Malas notas por dificultad en el aprendizaje o por causas emocionales

Escrito por: Dr. Sergio Arques Egea
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

Las calificaciones escolares suponen un momento difícil para muchas familias, especialmente cuando el niño no ha obtenido las notas esperadas. En este sentido, la reacción de las familias es fundamental para que el niño pueda reconducir sus estudios. Es importante observar las cifras de fracaso escolar y abandono de los estudios en España que, según los datos del Ministerio de Educación, se sitúan en un 17,9% de la población estudiantil.

 

Nuestra sociedad es competitiva, de manera que los niños son considerados mejores o peores en función de sus notas. Por este motivo, resulta muy importante la reacción de los padres ante las calificaciones de sus hijos, ya que la presión y la comparación con otros compañeros, puede generar desmotivación y puede repercutir en la seguridad del niño. De esta manera, es fundamental intentar saber si existe alguna dificultad en el aprendizaje o si se trata de un motivo emocional o una falta de interés por parte del niño.

 

Los adolescentes no tienen la suficiente madurez para marcar los límites, de
manera que se deben establecer unas rutinas horarias de forma conjunta

 

En este sentido, es recomendable reaccionar con empatía. Aunque a veces es difícil, cuando los niños perciben el apoyo de sus padres les resulta más fácil profundizar en el problema que existe detrás de las malas notas. Hay que sentarse con ellos, mantener la calma y escucharlos. De este modo, les ayudaremos a motivarse en sus estudios, reforzar su autoestima y la confianza.

 

Cada niño es diferente, de manera que el ritmo de aprendizaje también varía de un niño a otro. Por este motivo, es importante valorar el esfuerzo del niño a nivel individual y ofrecerles herramientas para dirigir sus estudios y potenciar sus habilidades. Es importante que estén interesados en aprender, no preocupados por aprobar. Tampoco hay que castigarles o prometerles premios en caso de sacar buenas notas.

 

Por otro lado, debe haber una comunicación fluida y continuada con la escuela y el tutor del niño, porque son los que pueden percibir cambios en su comportamiento.

 

La importancia de marcar una rutina horaria

En muchas ocasiones, especialmente en los jóvenes, su mayor interés está en las redes sociales. Muchos adolescentes están enganchados a ese mundo virtual y ya no encuentran tiempo para estudiar, hacer deberes e incluso dormir.

 

En este sentido, es fundamental marcar unos horarios para los estudios y para el uso de las tecnologías.

 

Los adolescentes por sí mismos no tienen la suficiente madurez para marcar los límites, de manera que se debe explicar el motivo y establecer unas rutinas horarias de forma conjunta.

 

También se recomienda pasar tiempo en familia para mejorar la comunicación con ellos. No se recomienda cargarles con muchas actividades extraescolares, ya que no les permitan tener tiempo libre. Finalmente, es importante fomentar el interés por actividades enriquecedoras como la lectura o el deporte.

Por Dr. Sergio Arques Egea
Psiquiatría

El Dr. Sergio Arqués es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valencia y experto en Psiquiatría. Es especialista en neuropsiquiatría, psicogeriatría, psiquiatría forense y adicciones, y destaca por el tratamiento de la ansiedad, depresión, esquizofreniatrastorno bipolar y patología dual.

Complementa su actividad profesional con la elaboración de informes periciales y desarrolla su profesión en el ámbito de la sanidad pública y privada. Actualmente, visita en la Clínica Ntra. Sra. De La Seo, Clínica Montesinos y en el Hospital Vithas en Castellón.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.