Los efectos de las NTIC en menores

Escrito por: Dra. Inmaculada Moreo Mir
Publicado:
Editado por: Cristina Mateo

Se entiende por adicción la dependencia de una sustancia o una actividad. Controlan los pensamientos y los comportamientos de las personas y genera graves consecuencias en las actividades de la vida diaria propia y de otras personas cercanas.

 

Características de las adicciones

 

  • Tolerancia: Cada vez se necesita más.
  • Dependencia: Necesidad de consumir para no experimentar síntomas de abstinencia.
  • Síndrome de abstinencia: Cambio físicos y psíquicos que ocurren cuando se interrumpe la administración.

 

Síntomas de las adicciones

 

  1. Físicos: Dañan el organismo.
  2. Psicológicos: Inciden negativamente sobre la relación de la persona consigo misma o con su entorno afectivo.
  3. Sociales: Problemas en sus actividades académicas, en sus relaciones sociales y en sus relaciones familiares.

 

Adicciones comportamentales

 

Cualquier actividad que provoca satisfacción en nuestra vida diaria, puede convertirse en conducta adictiva si se pierde el control sobre su uso = Abuso.

 

Ciertos hábitos de conducta aparentemente inofensivos también pueden convertirse en adiciones: TV, móvil, videojuegos, compras, redes sociales, comida, o incluso al deporte…

 

La adicción a las TIC provoca cierta desconexión de la realidad.

 

Las adicciones se producen por alteraciones de estas y además alteran el equilibrio necesario

 

En la etapa de crecimiento es aún más peligroso y fácil que desarrollemos una adicción ya que en los menores el sistema nervioso central y el resto de sistemas están en pleno proceso de formación, por lo que la sobre-estimulación exclusivamente por sentido visual y el auditivo afectan e interfieren en un desarrollo equilibrado, en una edad donde su desarrollo debería estar centrado en la exploración sensorial, lo que trastorna el concepto real de espacio y tiempo, provocando desconexión sobre cómo funciona el mundo real y una sobredosis de dopamina que se puede convertir en adicción.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que 1 de cada 4 personas sufre trastornos de conducta vinculados con las nuevas tecnologías.

 

La tecnología ha provocado y seguirá provocando cambios muy importantes en la vida y en el funcionamiento de la sociedad, pues su utilización afecta a ámbitos muy variados. Son omnipresentes, están por todos lados, nos acompañan todo el día y exigen nuestra atención y dedicación casi en exclusiva, provocando dejar de hacer otras actividades (como leer, salir con amigos, hacer deporte…).

 

Los niños de entre 4 y 12 años pasan 960 horas al año en el colegio. Prácticamente, la misma cantidad de tiempo pasan frente al televisor, según un estudio de la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios.

 

Además, el 50% de los jóvenes de entre 10 y 19 años pasa más de dos horas al día viendo la televisión.

 

El niño o adolescente que usa las nuevas tecnologías para divertirse, comunicarse o jugar y disfruta con dicha actividad, está haciendo un uso normal de estas. Pero, cuando la tecnología pasa de ser un medio a convertirse en un fin, tenemos que plantearnos que puede estar desarrollándose un trastorno adictivo comportamental.

 

Para que entendamos como funciona nuestro cerebro es interesante conocer esto:

 

  • La atención

30 - 40 minutos/día: Nuestro cerebro descansa.

 

Más de una hora/día: Nuestro cerebro se cansa.

 

Más de 2 horas/día: Nuestro cerebro se debilita.

 

Como padres, ¿qué nos debe preocupar?

 

Los principales síntomas de adicción a la tecnología son:

  • Pérdida de interés por actividades o aficiones.
  • Alteraciones del estado de ánimo; irritabilidad, ira y nerviosismo, e incapacidad de controlar la conducta.
  • Dificultad para dormirse y no dormir lo suficiente.
  • Alteraciones en la alimentación.
  • Ansiedad, estrés, depresión.
  • Perdida de concentración.
  • Deseo imperioso de seguir consumiendo.
  • No reconocimiento del problema causado por la adicción.
  • Disminución de la calidad de vida.
  • Aislamiento familiar.

 

Ante cualquier signo de alarma, es recomendable solicitar ayuda médica o psicológica.

Por Dra. Inmaculada Moreo Mir
Medicina Familiar

La Dra. Moreo Mir es una especialista en Medicina Familiar y Comunitaria , con una excelente trayectoria en la salud y desarrollo de niños y adolescentes. Su exhaustiva formación cuenta con numerosas titulaciones y méritos académicos de especialización en distintos campos de le Medicina Familiar y Pediatría. A lo largo de su trayectoria profesional, ha ocupado puestos de responsabilidad en centros de prestigio y, actualmente, es coordinadora de la Unidad de Medicina Adolescente en Hospital Juaneda Miramar 

La Dra. Moreo Mir ha publicado diversos artículos médicos en revistas de prestigio y es miembro de la Sociedad Española de Medicina del Adolescente . Posee el título de Médico puericultor así como Experta en Urgencias Pediátricas. Actualmente combina su trabajo como coordinadora de la Unidad de Medicina Adolescente con su trabajo como pediatra en el servicio de urgencias del Hospital Juaneda Miramar. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.