Los beneficios de usar la realidad virtual en terapia psicológica

Escrito por: Dr. Juan Manuel Rodríguez Jiménez
Publicado:
Editado por: Marga Marquès Gener

El empleo de la realidad virtual en la terapia psicológica es aún incipiente, aunque su uso se extiende cada día, siendo previsible que en los próximos cinco años su uso se haya generalizado, no solamente en relación a su aplicación en la psicología, sino en otros ámbitos en los que resulta especialmente útil (formación, arquitectura, medicina, etc.).

 

El uso de la realidad virtual en terapia psicológica es
extremadamente útil para la mayoría de las personas

 

¿En qué casos resulta útil la terapia de realidad virtual?

La psicología en todas sus ramas encuentra en la realidad virtual un aliado tecnológico con un potencial enorme junto con elementos atractivos para los usuarios o pacientes.

 

Su uso se ha demostrado especialmente útil en el tratamiento de los siguientes problemas:

  • Fobias y conductas relacionadas con la evitación de estímulos concretos.
  • Intervención en problemas de ansiedad generalizada.
  • Ansiedad social.
  • Entrenamiento en habilidades sociales.
  • Tareas de exposición para el estrés postraumático.

 

Existen diferentes ámbitos además de los mencionados, en los que su uso no se encuentra tan extendido y en los que se está desarrollando investigación al respecto, como los programas desarrollados por el CIP, Centro de Investigación en Psicología, del Gabinete de Psicología Aplicada y Análisis de Conducta, también en colaboración con el INSASO, Grupo de Investigación en Salud y Servicios Sociales de la Universidad de Salamanca, donde llevamos a cabo investigación en diferentes áreas relacionadas con el desarrollo de conductas prosociales y reconducción de conductas antisociales, como el acoso o mobbing.

 

De este modo, otras áreas prometedoras en el empleo de la realidad virtual son:

  • Desarrollo de empatía y conductas prosociales.
  • Tratamiento de adicciones.
  • Tratamiento de trastornos relacionados con el control de los impulsos en general.
  • Tratamiento de juego patológico.
  • Entrenamientos específicos bajo demanda (hablar en público, asertividad, mindfulness, etc.).
  • Neuropsicología.

 

Es necesario incidir en una cuestión importante respecto al empleo terapéutico de la realidad virtual. En primer lugar, su empleo, salvo en determinados abordajes, es fundamentalmente coadyuvante. Esto quiere decir que se trata de un tratamiento asociado a otros tratamientos, contribuyendo a su potenciación. La excepción a esta consideración es el tratamiento de las fobias, siempre que no vayan acompañadas de otro tipo de trastorno. Esto es así porque en el caso mencionado, la desensibilización sistemática es el tratamiento de elección, y la realidad virtual puede constituirse en la herramienta fundamental para su abordaje. En ciertos casos de estrés post-traumático, también podría ser tratamiento de elección, puesto que la exposición con prevención de respuesta ofrece un mayor índice de eficacia terapéutica (siendo el que mayor eficacia muestra, el tratamiento de procesos traumáticos resulta especialmente difícil con todo tipo de opción terapéutica).

 

El uso de la realidad virtual en general, tal como se ha comentado y teniendo en cuenta las mencionadas excepciones, debe en todo caso estar asociado a otro tipo de tratamiento, sea cognitivo o puramente conductual. Por supuesto, el trabajo en equipo paciente-profesional es el concepto que debe seguir a todo tratamiento, y será dentro de ese equipo donde se tomen las decisiones sobre el empleo de la realidad virtual, sus objetivos inmediatos, a corto y largo plazo.

 

En segundo lugar, es necesario indicar que el empleo de sistemas de realidad virtual no está libre de inconvenientes. Puede producir mareos, pérdida de equilibrio o vértigo, así como crisis de ansiedad. En casos raros podría “sacarnos” tanto de la realidad que al volver podríamos experimentar sensaciones raras. Esta es la razón por la que, desde mi perspectiva profesional, no estaría indicada para sujetos inmersos en procesos psicóticos, disociación o pérdida del contacto con la realidad. Por supuesto personas con sensibilidad o vulnerables ante ataques epilépticos bajo ningún concepto son candidatos al tratamiento.

 

A pesar de lo comentado, y en términos generales teniendo en cuenta las mencionadas excepciones, su uso es extremadamente útil para la mayoría de las personas. Si además unimos el empleo de la realidad virtual con recursos tecnológicos basados en psicofisiología o biofeedback, tendremos un conjunto de aliados puestos al servicio de lo que importa: el usuario o paciente.

Por Dr. Juan Manuel Rodríguez Jiménez
Psicología

El Dr. Juan Manuel Rodríguez Jiménez es un gran especialista en Psicología en Oviedo. Cuenta con una extensa formación en distintos ámbitos de la especialidad, como ansiedad, depresión, trauma, terapia de pareja y adicciones, entre otros tratamientos y patologías.
 
Licenciado en Psicología por la Universidad de Oviedo, continuó su formación con el Doctorado en Psicología por la Universidad de Salamanca. Asimismo, es Miembro Ordinario de la División de Psicología Jurídica del Consejo General del COP y está Inscrito en listas de Peritos psicólogos forenses de los Juzgados de Asturias.

Miembro colaborador con el GIR INSASO
, Grupo de Investigación en Salud y Servicios Sociales de la Universidad de Salamanca.
Dirige el CIP, Centro de Investigación en Psicología, adscrito al Gabinete de Psicología Aplicada y Análisis de Conducta. El objetivo del CIP es la investigación en el campo de la psicología con la finalidad de conseguir la excelencia en tratamientos e intervenciones psicológicas tanto en beneficio del propio Gabinete como en beneficio de actores externos (Empresas, Centros de Psicología, organizaciones etc.).

Es colaborador docente de varias universidades, tanto en el área de formación en Grado en Psicología como en Máster de Psicología General Sanitaria y Máster en Psicología Forense.

Aplica técnicas con respaldo científico probado, tanto en los procesos de evaluación como en los de intervención, para lo cual cuenta con apoyo tecnológico innovador, tales como como Realidad Virtual, instrumental psicofisiológico y biofeedback (EMG, EEG, GSR, y otro tipo de instrumental coadyuvante) o apoyo tecnológico en la comunicación y contacto con el paciente, por ejemplo la propia intranet o las aplicaciones en servidor para los pacientes.
 
En la actualidad, ejerce como Director Técnico del Gabinete de Psicología Aplicada y Análisis de Conducta en Gijón y Oviedo
 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


  • Tratamientos relacionados
  • Cambio de sexo
    Tratamiento psicológico
    Terapia de pareja
    Psicología infantil
    Neuropsicología
    Evaluación psicológica
    Histeria
    Trastornos psicóticos
    Trastornos alimenticios
    Psicofarmacología
    Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.