Las diferentes etapas de crecimiento en la infancia y adolescencia

Escrito por: Dra. Gertrudis Martí Aromir
Publicado:
Editado por: Albert González

Es importante diferenciar las distintas etapas del crecimiento y desarrollo de nuestros niños, entendiendo que cada individuo lleva su propio ritmo.

 

El crecimiento es un fenómeno biológico apasionante a la vez que complejo. Reúne en un mismo tiempo el incremento de la masa corporal y la maduración morfológica y psicológica hasta adquirir de forma progresiva una capacidad funcional completa y autónoma.

 

Por ello me gusta diferenciar varias etapas, cada una de ellas importante, irrepetible y distinta:

  • Etapa fetal: destaca la importancia de la alimentación de la madre durante la gestación.
  • Etapa neonatal (1 mes): no hay que olvidar la alimentación de la madre durante la lactancia.
  • Etapa lactante- infantil (2 meses hasta los 5 años): se trata de un periodo en el que aumenta la velocidad de crecimiento y en el que se dan grandes cambios en poco tiempo que el niño cumple los 2 años, aproximadamente. Es importante no olvidarse del gran papel de la leche humana de los 0-6 meses. También, se inicia la fase de la diversificación alimentaria y la alimentación complementaria a partir de los 6 meses.
  • Etapa infantil (2-5 años): una etapa muy importante para la adquisición y consolidación de hábitos saludables, así como para la detección de problemas derivados de malos hábitos. Es un periodo que nos ofrece importantes oportunidades para establecer hábitos dietéticos saludables que persistan durante toda la vida.
  • Etapa juvenil (desde los 5 años hasta el comienzo de la adolescencia): importante hacer hincapié en el mantenimiento de los hábitos saludables, así como en la cultura de cuidarse y disfrutar de ello. Deben implicarse en conseguir una vida sana (alimentación, actividad física y equilibrio emocional).
  • Etapa adolescente: deben irse rectificando los malos hábitos y las modas no saludables, insistiendo en que son el ejemplo de los más pequeños. En esta etapa se da el segundo incremento de la velocidad de crecimiento de la vida.

 

De este modo, el niño que ha iniciado su vida extrauterina como un receptor pasivo de alimentos acaba asumiendo el control completo de su ingesta dietética, de su actividad física y de su parte emocional.

 

Es importante asumir de forma positiva y enriquecedora los cambios que se han producido en las diversas estructuras familiares. Estamos obligados a ayudarles con todas sus dudas e inquietudes con el fin de que consigan la base de una vida con hábitos saludables.

 

Requerimientos nutricionales durante la etapa de crecimiento. ¿Qué nutrientes son los necesarios para que un niño crezca y se desarrolle bien?

Los nutrientes son los elementos nutritivos de un alimento. Se diferencian en esenciales y energéticos.

 

Los esenciales precisan ser tomados del exterior o del medio ambiente, ya que el organismo no puede sintetizarlos; son unos 40-50, entre ellos todas las vitaminas y minerales (Mg, Fe), ácido graso linoleico y aminoácidos.

 

Los niños necesitan alimentos de calidad, y en cantidades adecuadas, para alcanzar un crecimiento y desarrollo óptimos. Los lactantes y los niños pequeños son más vulnerables que los adultos a una nutrición deficiente por varios motivos:

  • Tienen los depósitos nutritivos bajos.
  • Requieren grandes demandas para asegurar un crecimiento adecuado y un rápido desarrollo neuronal.

 

El crecimiento es un fenómeno biológico apasionante a la vez que complejo.

 

La ingesta de todos los alimentos, preparados de forma saludable y en cantidades adecuadas permitirá un crecimiento adecuado e implicará una inversión a largo plazo en salud y calidad de vida (nuestros niños van a ser adultos más sanos). En este aspecto, es el pediatra el profesional idóneo para promover la salud valorando un adecuado estado nutricional.

 

¿Existe alguna edad en la que un niño no puede decidir llevar una dieta restrictiva (vegetariano, vegano, flexivegano, etc.)?

La dieta vegetariana consiste en evitar el consumo de carne y pescado. Dependiendo de lo más o menos estricta que se realice la podemos clasificar en:

  • Dieta ovo-lacto vegetariana: incluye alimentos derivados de los animales como los huevos y los productos lácteos.
  • Dieta lacto vegetariana: incluye productos vegetales y lácteos.
  • Dieta vegana: rechaza la ingesta de cualquier producto o derivado de origen animal (huevos, lácteos, miel).

 

Los pediatras, endocrinólogos y nutricionistas recomendamos una alimentación completa, variada y equilibrada en nutrientes. Así, estas dietas restrictivas en varios nutrientes, seguidas de forma continua y sin control pueden generar deficiencias que degeneren en enfermedades. No se aconsejan suplementos nutricionales en los niños siempre que estos se puedan conseguir a través de una dieta equilibrada.

 

El cumplimiento de una dieta restrictiva obliga a asegurar un aporte adecuado de Omega 3, Hierro, Calcio, Vitamina D y Vitamina B12. Esta última solamente presente en productos de origen animal. Su déficit puede causar enfermedades (anemia, neuropatía, aterosclerosis).

 

La elección de un tipo de dieta concreta por parte de los padres para sus hijos implica un control estricto y responsable por pediatras, endocrinólogos y nutricionistas con la finalidad de planificar y evitar un déficit nutricional.

 

Como pediatras que nos ocupamos del bienestar de nuestros lactantes, niños y adolescentes, ante todo destacamos que es fundamental el correcto desarrollo durante el periodo de crecimiento.

 

¿Cuáles son las alarmas que nos tiene que hacer sospechar que un niño no crece bien?

El control rutinario por parte del pediatra es básico para detectar cualquier anomalía en el crecimiento y el desarrollo del niño. La realización meticulosa de curvas de crecimiento y de velocidad de crecimiento actualizadas para edad, sexo, etnia, modificadas según el estado madurativo del paciente, nos va a permitir hacer un seguimiento en el tiempo, valorar la tendencia de crecimiento anual y estar a tiempo de derivarlo, si procede, a un endocrinólogo pediatra. El especialista será el encargado de hacer una valoración y solicitar exploraciones complementarias para llegar a un buen diagnóstico de alteración en el crecimiento.

 

¿Qué tratamientos puede necesitar un niño que no crece bien?

La orientación o tratamientos que puede necesitar un niño que no crece bien pueden ir desde optimización de su alimentación, mejoría de su estado emocional, detección de una enfermedad concurrente y su tratamiento, hasta necesitar hormona de crecimiento, en el caso de llegar a un correcto diagnóstico de déficit de esta hormona.

Por Dra. Gertrudis Martí Aromir
Endocrinología infantil

La Dra. Martí Aromir es una reconocida especialista en Endocrinología y Nutrición Pediátrica que destaca por su excelencia médica en el tratamiento de la obesidad infantojuvenil, el control del crecimiento y desarrollo, y las patologías tiroideas, como el hipotiroidismo y el hipertiroidismo.

Su exhaustiva formación cuenta con diversas titulaciones de especialización, como un Máster en Endocrinología y Nutrición Pediátrica por la Universidad  Autónoma de Barcelona, doctora en Medicina y Cirugía con calificación de sobresaliente "Cum Laude" por la Universidad de Valencia o acreditación en Endocrinología Pediátrica por la Asociación Española de Pediatría. Recibió el premio extraordinario de licenciatura por la Universitat Rovira i Virgili y estuvo como becaria en la Unidad de investigación de Endocrinología Pediátrica del Hospital Vall d'Hebrón

A lo largo de su trayectoria profesional ha ocupado puestos de responsabilidad en centros hospitalarios de prestigio. Actualmente atiende a sus pacientes en el Hospital Quirón de Barcelona. Además, es miembro numerario de la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica (SEEP) y componente de Grupo de Endocrinología Pediátrica de la Sociedad Catalana de  Pediatría (SCP).

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..