Las 6 ventajas de las lentes ICL

Escrito por: Dr. Reinaldo Cancino Muñoz
Publicado:
Editado por: David Moore Trias

¿Qué es la cirugía refractiva con lentes intraoculares ICL?

La cirugía refractiva con láser (LASIK, PRK) permite corregir la mayoría de los casos de miopía, hipermetropía y astigmatismo. Sin embargo, algunos casos no pueden ser tratados con esta técnica.

En estos casos puede que seas un candidato ideal para la implantación de lentes intraoculares ICL. Las lentes ICL están elaboradas con colámero, un material biocompatible que proporciona una visión de alta calidad y sin ocasionar molestias.

Estas lentes van colocadas dentro del ojo, entre el iris y el cristalino. Permanecen en esta posición de forma indefinida, sin necesidad de alterar ninguna estructura en el ojo.

 

¿Cuándo se recomiendan las lentes ICL?

En las personas jóvenes que no tengan síntomas de vista cansada (entre 21 y 40 años de edad) y en las cuales esté contraindicada la cirugía con láser (LASIK, PRK) debido a una graduación elevada, un espesor corneal muy fino o que presentan síntomas de ojo seco.

 

El 99% de los pacientes está satisfecho con las lentes ICL

 

¿Qué ventajas tienen estas lentes?

  • Cirugía reversible: Si la cirugía produce cambios significativos en la visión, estas lentes pueden ser retiradas y/o sustituidas.
  • Visión en alta definición: La visión es clara y bien definida, superior incluso a las lentes de contacto en la mayoría de los casos
  • No produce ojo seco: A diferencia de la cirugía con láser, esta técnica no altera la superficie corneal.
  • Intervención de 15-20 minutos: Cirugía ambulatoria de recuperación rápida, la mayoría de las personas pueden retomar sus actividades diarias en pocos días.
  • Estéticamente indetectables: A simple vista, estas lentes no se pueden ver.
  • Protección contra rayos UV: Su material permite crear una barrera UV al mismo tiempo que deja pasar la luz natural sin alterarla.
  • Excelentes resultados: Satisfacción en un 99% de los casos, con un perfil de seguridad alto y baja incidencia de complicaciones en comparación con otras técnicas.

 

¿En qué consiste la cirugía?

Esta intervención se realiza de forma ambulatoria, con anestesia local (gotas). A través de una pequeña incisión se implanta la lente ICL en un espacio llamado cámara posterior, que se encuentra entre el iris y el cristalino.  Esta operación dura unos 20 minutos y no requiere de sutura, lo que permite una recuperación visual muy rápida y un postoperatorio con pocas molestias.

 

¿Cómo es el postoperatorio?

Debido a que es una cirugía que no requiere de suturas y en la que la calidad óptica de la lente ICL es muy buena, la recuperación es muy rápida. Se puede realizar una vida normal después de la operación, evitando golpes en los ojos. Es normal que pueda haber halos los primeros días, los cuales suelen resolverse.

Para más información acerca de las lentes ICL, no dude en contactar con un especialista en Oftalmología.

Por Dr. Reinaldo Cancino Muñoz
Oftalmología

El Dr. Cancino Muñoz es un destacado especialista en Oftalmología, experto en Cirugía Refractiva, cataratas y patologías de la córnea.


Licenciado en Medicina por la Universidad de Concepción, realiza su residencia en la especialidad de Oftalmología en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, además de  especializarse en Cirugía Refractiva por la Universidad de Barcelona. 

Miembro de diversas sociedades médicas entre las que destacan la Sociedad Española de Cirugía Implanto-Refractiva, la European Society of Cataract and Refractive Surgery y la Sociedad Catalana de Oftalmología.

 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..