La sedación consciente: la mejor forma de superar la fobia al dentista

Escrito por: Dra. María Nieto Blas
Publicado:
Editado por: Yoel Domínguez Boan

A día de hoy, un gran número de personas todavía tienen miedo a ir al dentista. El miedo al dolor puede llegar incluso a producir estrés y ansiedad, hasta malestar en los días previos a la cita y durante esta. El desconocimiento existente respecto hacia los nuevos tratamientos y avances con los que hoy contamos los especialistas en salud, influyen hasta en la decisión de evitar la salida o de retrasar la consulta.

Para estas personas, que sufren solo con pensar en su próxima visita al odontólogo, existe la sedación consciente. La sedación consciente se trata de una solución más eficiente que muchas técnicas de relajación que se recomiendan para superar el miedo al dentista.

 

Fobia al dentista
La sedación consciente es una gran solución para pacientes con fobia al dentista
 

 

¿Qué es la sedación consciente?

Muchas personas consideran que la mejor opción de no enterarse de nada durante una intervención es la anestesia. La anestesia elimina la sensibilidad de la parte seleccionada, y es una solución perfecta si el paciente no tiene ningún tipo de temor. Si se trata del caso contrario, la mejor opción es la sedación consciente.

La sedación consciente ayuda eficazmente a controlar los nervios y a eliminar la tensión del cuerpo, induciendo al paciente a un estado de comodidad y de relajación.

Existen tres tipos de sedación dental:

  1. Inhalatoria: en este caso, el paciente respirará a través de una mascarilla una mezcla de óxido nitrógeno y de oxígeno. Esta mezcla relajará los músculos del paciente, actuando con gran rapidez.
     
  2. Intravenosa: se trata de la conocida como anestesia general, y se utiliza normalmente en intervenciones de larga duración. Para poder aplicarla, es necesaria la presencia de un anestesista que controle tanto la dosis aplicada como el pulso cardíaco del paciente.
     
  3. Sedantes orales: deben administrarse unas horas antes del inicio del procedimiento y bajo prescripción médica. Estos sedantes no harán que el paciente pierda la consciencia, pero sí puede hacer que sienta relajación, somnolencia e incluso mostrar lentitud en su movimiento y en sus reflejos.

El especialista será el encargado final de determinar que sedación será la más eficaz en cada caso. Es importante que el paciente indique si padece algún tipo de alergia o si ha experimentado algún tipo de dificultad en intervenciones anteriores, especialmente en anestesia local. Para más información, consulte con un especialista en Odontología.

Dra. María Nieto Blas

Por Dra. María Nieto Blas
Odontología y estomatología


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.