La relación de las Redes Sociales y la depresión en los adolescentes

Escrito por: Dra. Cristina Giner Bartolomé
Publicado:
Editado por: Alicia Arévalo

¿En qué momento el uso abusivo de las RRSS puede desembocar en una depresión?

Primero, hay que dejar claro que la relación entre redes sociales y depresión no siempre es causa-efecto, es decir, usar redes sociales no provoca directamente depresión. Podríamos decir que es algo que se retroalimenta, si partimos de una base en la que hay determinados problemas emocionales que no están resueltos y, además, se hace un abuso de las redes sociales, esto puede ser un factor más que agrave toda la problemática.

 

¿Cuándo podemos considerar que realmente hay un problema con el uso de las redes sociales o de internet en general?

Cuando vemos que la persona, aparte de pasar muchas horas consumiendo este tipo de contenido, deja de hacer otras actividades que antes realizaba, deja de relacionarse con otras personas por estar conectado a redes sociales. Básicamente, cuando vemos que la fuente de placer de esa persona está centrada en el consumo de redes sociales y, por otro lado, descuida el resto de aspectos de su vida, tiene una bajada en su rendimiento escolar e, incluso, existen cambios en su actitud.

El adolescente usa las RRSS como un método de evasión,
ya que en las RRSS encontramos muchos refuerzos positivos.

 

¿Por qué es peligrosa la adicción a las redes sociales para un adolescente?

Lo alarmante es que cuando hay un problema sin resolver o existe algún tipo de problema familiar o personal, en vez de afrontarlo, el adolescente usa las RRSS como un método de evasión, ya que en las RRSS encontramos muchos refuerzos positivos. Por ejemplo, cuelgo una foto y me dan un like. Es una forma de relacionarnos virtualmente con otras personas, ahí se encuentra una parcela que provoca cierto placer, pero a la vez estoy dejando de resolver un problema que tengo en mi vida real por estar conectado y se puede ir creando poco a poco una dependencia. Esta dependencia supone un problema, ya que a veces se proyecta en las RRSS una vida idílica que no es verdad y los jóvenes tienden a compararse mucho. Por ello, las redes sociales también pueden ser una gran fuente de frustración.

 

¿Cuáles son los principales indicadores que le permiten a una familia detectar si su hija/o tiene depresión?

No hay una señal aislada que nos indique que el adolescente puede sufrir depresión. Hay diferentes ámbitos:

  • La conducta: la persona deja de hacer actividades que antes hacía o está más apática. También puede mostrar conductas más antisociales o disruptivas (como son estar más irritable o agresiva), consumir drogas, etc.
  • A nivel cognitivo: les cuesta más concentrarse, se les “ralentiza” el pensamiento, les puede costar más tomar decisiones, etc.
  • A nivel fisiológico: pueden darse situaciones de aumento excesivo del apetito o reducción del mismo. Además, normalmente tienen alteraciones del sueño, ya sea por dormir más de la cuenta, o dormir peor (insomnio).

 

Normalmente, cuando hay un cambio más o menos repentino de conducta y se dan varios de los elementos comentados, es un momento en el que pueden saltar las alarmas.
 

Una vez que está detectado que el adolescente padece depresión vinculada a las redes sociales, ¿cuáles son las técnicas para abordar la depresión y dicha adicción?

Tanto en el caso de la adicción, como en el caso de la depresión, la principal terapia es la terapia psicológica con un especialista den Psicología. Además de la terapia, el tratamiento psiquiátrico-farmacológico puede ayudar a tratar estas patologías.
 

Asimismo, en el Instituto Brain 360 aplicamos la técnica de estimulación magnética transcraneal no invasiva (TMS, por sus siglas en inglés), una terapia avanzada del campo de la neurociencia que a través de unos impulsos electromagnéticos modulan la actividad de ciertas áreas de la corteza cerebral de manera no invasiva. Se sabe que determinadas zonas del cerebro no funcionan correctamente cuando la persona sufre algún problema de salud mental; así, estimulando estas zonas a través de la TMS, podemos ayudar a restablecer su funcionamiento normal y así contribuir a la mejoría clínica de los pacientes.

Por Dra. Cristina Giner Bartolomé
Psicología

La Dra. Cristina Giner es doctora en Psicología y Psicóloga General Sanitaria por la Universidad de Barcelona. Está especializada en adicción al juego y trastornos de la conducta alimentaria. Además, tiene experiencia tanto clínica como investigadora en la aplicación de nuevas tecnologías en el campo de la salud mental, como la realidad virtual y videojuegos terapéuticos (Serious Games). 
 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.