La muerte súbita en deportistas jóvenes

Escrito por: Dr. Fernando de la Guía Galipienso
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

La muerte súbita en deportistas sigue siendo uno de los temas que más repercusión tiene a nivel social. Evidentemente la muerte inesperada de un deportista joven es traumática. Todo el mundo piensa que, en esas edades y con el nivel competitivo que tienen, no es posible que puede acontecer este tipo de situaciones.

 

Una de los grandes dificultades que subyace en estos deportistas
es que pueden no dan síntomas hasta que tienen el evento fatídico

 

¿Cuáles son las causas de a muerte súbita en deportistas jóvenes?

Dentro de las posibles causas o etiologías de estas muertes súbitas, cuando nos centramos en deportistas jóvenes, habitualmente nos hallaríamos ante una enfermedad cardíaca, generalmente de etiología congénita. Por el contrario, la muerte súbita en un deportista de mayor edad (a partir de los 35 años) suele deberse a una enfermedad arterial coronaria aterosclerótica, es decir, a un posible infarto de miocardio.

 

Si nos centramos en las causas de muerte súbita en deportistas jóvenes, hay una gran variedad de cardiopatías congénitas. La mayoría de ellas se clasifican en variedades estructurales y no estructurales.

 

Las cardiopatías estructurales congénitas suelen afectar al flujo sanguíneo, tanto dentro del corazón como al flujo que sale desde el corazón. Algunos ejemplos son la miocardiopatía hipertrófica obstructiva, la miocardiopatía ventricular arritmogénica y las anomalías de las arterias coronarias.

 

Por su parte, las cardiopatías no estructurales implican defectos en el sistema eléctrico del corazón, que pueden inducir arritmias ventriculares muy inestables y peligrosas. Entre ellas, destacar el síndrome de QT largo, el síndrome de Brugada, el síndrome de Wolff-Parkinson-White y la taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica. Además, hay que considerar los efectos cardíacos inducidos por fármacos, tales como los esteroides anabolizantes y las hormonas peptídicas, que pueden inducir cambios estructurales en el corazón y arritmias peligrosas.

 

¿Existen algunos síntomas antes de que se produzca la muerte súbita?

Una de los grandes dificultades que subyace en estos deportistas, es que pueden no dan síntomas hasta que tienen el evento fatídico. Algunos pueden presentar mareos inespecíficos, situaciones presincopales o llegar a perder el conocimiento (lo que se conoce como síncope o pérdida transitoria de conciencia). Otros pueden presentar palpitaciones o molestias torácicas, de ahí la importancia de realizar una detección precoz para identificar aquellas enfermedades relacionadas con muerte súbita cardiaca.

 

Se debate sobre la necesidad de realizar un "screening" o cribado a la población deportista para identificar estas entidades, que incluya un exhaustivo examen físico deportivo, una evaluación de los antecedentes personales y familiares, un examen físico y un electrocardiograma, que puede ser una herramienta de cribado útil en atletas asintomáticos y de bajo riesgo; mientras que los deportistas de mayor riesgo, es decir, aquellos que acuden a nuestras consultas con síntomas o hallazgos anormales, pueden requerir pruebas más exhaustivas.

 

Sin duda, estamos ante un campo donde es necesario una toma de decisiones compartida y consensuada entre médicos, pacientes y el entorno que lo rodea, para que en el caso de hallar algún problema cardiológico serio, obtener su diagnóstico, con un óptimo tratamiento para evitar la complicación más temida en el mundo de la cardiología del deporte, es decir, la muerte súbita.

Por Dr. Fernando de la Guía Galipienso
Cardiología

El Dr. Fernando de la Guía Galipienso es un prestigioso especialista en Cardiología, experto en arritmias, dolor torácico, cardiología preventiva, hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca y cardiología deportiva

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valencia en 1992, se especializó en Medicina Familiar y Cardiología en 1996 y 2004, respectivamente, y se doctoró en 1997 con sobresaliente cum laude por la misma universidad. Asimismo, posteriormente ha ampliado su formación con un Máster en Prevención Cardiovascular y Rehabilitación cardíaca, así como en Ecocardiografia Transesofágica y un curso de experto en Fibrilación Auricular.

Actualmente, es director y co-fundador del Instituto Cardiológico de la Marina Alta (ICMA), así como especialista en Cardiología en el Hospital Clínica Benidorm y el responsable de la Cardiologia en Policlínica Glorieta Dénia y Clínica REMA.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..