La mejor técnica de reproducción asistida

Escrito por: Dr. Ignasi Segura López
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

El doctor Segura explica en qué casos es aconsejable que una pareja recurra a las técnicas de fertilidad. Por otro lado explica qué es un estudio de fertilidad y por último habla sobre la técnica de reproducción asistida más recomendable en cada situación.

 

¿Cuándo se aconseja a una pareja recurrir a técnicas de fertilidad?

Habitualmente, y según los protocolos, recomendamos que cuando hay una pareja que está buscando embarazo durante más de 1 año ya se empiece a hacer un estudio de fertilidad y en parejas donde la mujer tiene entre 35 y 37 años se recomienda que este estudio se avance a los 6 meses de estar en búsqueda de embarazo.

 

¿En qué consiste un estudio de la fertilidad?

Consiste en la valoración de la fertilidad en los 2 componentes de la pareja. En el hombre lo que inicialmente se hace son 2 seminogramas, luego se puede hacer una valoración andrológica en función de los resultados, y en la mujer se hace un estudio de los diferentes niveles del aparato genital, se hace una valoración de los ovarios, concretamente hormonal, luego se hace una valoración de las trompas para valorar la permeabilidad de estas trompas, y luego una valoración general de todo el aparato genital por vía ecográfica valorando si hay posibles tumoraciones o nódulos en la pared del útero, en la cavidad uterina, quistes en el ovario, y también se hace lo que llamamos el recuento de folículos antrales que es un test muy fiel para valorar la fertilidad. Luego a partir de aquí se pueden hacer otros estudios pero básicamente consiste en esto.

La inseminación artificial y la fecundación in vitro son las 2 grandes técnicas de reproducción asistida existentes
 

¿Qué técnica de reproducción asistida es la más recomendable en cada caso?

De hecho hay 2 grandes técnicas de reproducción asistida que son la inseminación artificial con semen de pareja o de banco y luego la fecundación in vitro. Las 2 técnicas podrían estar indicadas en la gran mayoría de casos de esterilidad. La inseminación estaría más indicada para los casos en que tenemos un seminograma con una calidad en cuanto a movilidad y número algo reducidas pero no en exceso o bien cuando la mujer está haciendo unos ciclos irregulares y no se ovula correctamente. Estos casos también podrían ser tributarios para realizar una fecundación in vitro. En cuanto a la fecundación in vitro está indicada para todo el resto de casos de esterilidad que van desde el fallo ovárico, enfermedades ginecológicas como la endometriosis, esterilidad de origen desconocido cuando hace más de 2 años que no se encuentra una causa aparente y la pareja no queda embarazada y básicamente serían estos casos.

 

¿Cuál de ellas tiene una mayor tasa de éxito?

Bueno, existen las 2 técnicas, inseminación y fecundación in vitro. En la inseminación la tasa de embarazo está un poco por debajo de lo que es la tasa de fertilidad de la especie humana, alrededor del 22-24%, y en la fecundación in vitro la tasa de embarazo sube muy por encima de lo que es la tasa de embarazo espontáneo llegando al 40-50%.

Por Dr. Ignasi Segura López
Ginecología y Obstetricia

El Dr. Segura es un reputado ecógrafo especializado en el diagnóstico prenatal, con una dilatada experiencia y con más de 20 años de servicio en el centro médico Teknon. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes