La importancia del agua en las personas con movilidad reducida

Escrito por: Dra. Elisabet Capdevila Tomás
Publicado:
Editado por: Albert González

El agua también es imprescindible. Debería ser nuestra principal fuente de hidratación. ¡Olvidemos los refrescos azucarados! Estar bien hidratado ayuda al buen funcionamiento de nuestro organismo porque recordemos que estamos constituidos mayoritariamente por agua. Beber lo suficiente nos sirve de protección para nuestra piel y mucosas, y ayuda a un buen funcionamiento de los riñones.

 

En las lesiones neurológicas, especialmente en las lesiones medulares, encontramos frecuentemente lo que llamamos vejiga neurógena: la vejiga de la orina no funciona bien, no vacía bien, y esto favorece las infecciones urinarias. Beber puede ayudar a “limpiar” el aparato urinario. Algunas veces existen limitaciones a la ingesta del agua. Por ejemplo, cuando es necesario realizar sondajes o cateterismos intermitentes, a veces se recomienda beber poco. Debemos comentarlo con el médico, pero, si se puede, se recomienda beber un poco más y hacer algún sondaje más al día, ya que puede ser beneficioso en la prevención de infecciones y litiasis.

 

También hay personas que tienen limitaciones para beber agua por la boca por problemas de deglución (disfagia). En estos casos, a veces se sustituye la ingesta oral por una sonda que va al estómago directamente y por la que podemos administrar el agua necesaria. Y si no, deberá tomar los líquidos con espesantes, por lo cual beber lo suficiente será más difícil. En ambos casos debemos estar atentos a la buena hidratación de aquella persona.

 

El agua también es imprescindible. Debe ser nuestra fuente de hidratación.

 

Recordemos que para ayudar a la evacuación, al tránsito intestinal, el agua también es un gran aliado. Otro producto especialmente interesante es la fibra. No se absorbe, pero es necesaria para regular el tránsito intestinal, para mantener nuestra microbiota y se relaciona con prevención del cáncer intestinal. Encontramos fibra en legumbres, cereales integrales, frutas, hortalizas y frutos secos.

 

El tránsito intestinal se ve frecuentemente afectado en las lesiones medulares y en la inmovilidad en general, por lo que conviene conocer qué alimentos pueden ayudar a evitar el estreñimiento: conviene comer fruta (mejor con piel, y especialmente las ciruelas, las cerezas y los kiwis), verduras (que también contienen fibra) y cereales integrales (que, además de fibra, aportan algunas vitaminas). A pesar de tomar la dieta adecuada, en algunas lesiones medulares se requerirá ayuda farmacológica de pautas establecidas con laxantes y supositorios, pero los alimentos adecuados, con fibra y una buena hidratación, pueden ayudar mucho.

Por Dra. Elisabet Capdevila Tomás
Medicina interna

Destacada especialista en Medicina Interna, la Dra. Capdevila forma parte del prestigioso Institut Guttmann. Con más de 25 años de experiencia, es experta en complicaciones médicas en pacientes neurológicos, enfermedades infecciosas y prevención del riesgo vascular.

Posee un Máster en Neurorrehabilitación y un postgrado/diplomatura en patología del lenguaje, ambos por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..