La hidrocefalia y su tratamiento endoscópico en GEN

Escrito por: Dr. Manuel Juliá Narváez
Publicado:
Editado por: Yoel Domínguez Boan

La hidrocefalia se trata de una patología compleja, causada por un aumento de la cantidad o de la presión del líquido cefalorraquídeo en las cavidades ventriculares del cerebro.

 

 

Causas de la hidrocefalia

Las causas de la hidrocefalia se dividen en dos grupos. Por un lado, están las causas obstructivas, que se originan con una resistencia tras el paso del líquido cefalorraquídeo por su circuito fisiológico (estenosis congénitas, tumores intraventriculares…).

 

Por otro lado están las causas por una reducción o disminución de la capacidad reabsortiva del líquido cefalorraquídeo (postraumáticas, hidrocefalia crónica…).

 

No obstante, la etiología obstructiva es la más habitual en la edad pediátrica y durante las primeras décadas de la vida, mientras que la arreabsortiva es más habitual en edades más avanzadas de la vida, aunque ambas pueden darse a cualquier edad.

 

 

Signos y síntomas de la hidrocefalia

La hidrocefalia puede darse de manera aguda, con síntomas que consisten básicamente en un deterioro neurológico, vómitos, náuseas y con un bajo nivel de conciencia, siendo estos síntomas más frecuentes en la hidrocefalia obstructiva.

 

La otra opción es que la hidrocefalia se presente de forma crónica. En este caso, los síntomas más frecuentes son la alteración de la marcha, la incapacidad para controlar el esfínter y el deterioro progresivo de la memoria (más habitual en la arreabsortiva).

 

Para realizar el diagnóstico de esta patología es necesario —al margen de una historia clínica detallada— la realización de pruebas de diagnóstico por imagen, como pueden ser la Resonancia Magnética o un TAC. Éstas, pueden complementarse con pruebas hidrodinámicas y funcionales. En GEN llevamos a cabo las pruebas más modernas para el estudio y el diagnóstico de esta patología.

 

Ejemplo de niño sin y con hidrocefalia
Hablamos de hidrocefalia cuando aumenta la cantidad o la presión de LCR en el cerebro
 

 

 

Tratamiento de la hidrocefalia

Una vez que se ha establecido la causa de la enfermedad se pueden colocar válvulas de derivación ventrículo-peritoneal, que canalizarán el líquido cefalorraquídeo desde el sistema ventricular a la cavidad peritoneal, donde se reabsorbe. Otra opción es la realización de una endoscopia intraventicular, indicándose esta técnica en el caso de patología obstructiva. Ésta se basa en el abordaje a con una microcámara de las cavidades ventriculares y se realizan aperturas que conecten el sistema ventricular con otros espacios subaracnoideos, para encontrar otro camino hacia el líquido cefalorraquídeo. Con este procedimiento también pueden extirparse y hacerse biopsias de lesiones cerebrales que puedan comprometer o comprometan el flujo normal del LCR.

 

 

Tratamiento endoscópico para la hidrocefalia

En los últimos años se ha trabajado y desarrollado en la aplicación de técnicas endoscópicas aplicadas en Neurocirugía. De hecho, este instrumento ha demostrado que tiene múltiples opciones dentro de la patología neuroquirúrgica, y en el grupo GEN se ha realizado un importante esfuerzo para dominar su utilización, aplicándolo así a una cantidad elevada de intervenciones.

 

Hoy en día, se avala el uso de la endoscopia para hacer intervenciones tanto a nivel cerebral, interventricular o endonasal como a nivel espinal. La endoscopia se puede aplicar a un número elevado de patologías, tanto en cirugías que se hacen a través del propio endoscopio como en cirugías asistidas por endoscopia.

 

La incorporación de esta tecnología permite llevar a cabo abordajes mínimamente invasivos en zonas de acceso muy difícil, consiguiendo buenos resultados que logran agredir en menor cantidad a los tejidos adyacentes, un hecho que se traduce en que el postoperatorio será más sencillo y la estancia hospitalaria mucho más corta.

 

Si desea más información sobre la hidrocefalia o sobre algún problema similar, consulte con un especialista en Neurocirugía

Por Dr. Manuel Juliá Narváez
Neurocirugía

Licenciado y Doctor en Medicina y Cirugía, el Dr. Manuel Juliá es un referente nacional en Neurocirugía. Especialista en las ramas de Cirugía General, Traumatología y Cirugía Ortopédica, el Dr. Juliá ha destacado a lo largo de su extensa trayectoria en la rama de la Neurología y la Neurocirugía, comenzando en el Hospital Virgen del Rocío, en el que entró en 1972. 

Tan solo una década después, el Dr. Juliá obtenía la plaza de Jefe de Sección del Servicio de Neurocirugía del mencionado hospital, en el que inició modernas técnicas como la neuroestimulación, tunelización radioscópica y la bomba programable, entre otros. Y es que a lo largo de los 80 el Dr. Juliá investigó en cirugía de columna, siendo pionero en técnicas poco invasivas no utilizadas hasta la fecha. 

Ha compaginado su labor asistencial con la docencia, ejerciendo durante más de una década como profesor asociado de la Universidad de Sevilla. Ha sido Presidente de la Sociedad Andaluza de Neurocirugía y pertenece a diversas sociedades médicas de prestigio. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.