La embolia y su prevención

Escrito por: Dr. Vicente Riambau
Publicado: | Actualizado: 16/02/2018
Editado por: Top Doctors®

¿Qué es exactamente una embolia?

Se define como embolia al fenómeno de migración o desplazamiento de cualquier elemento intravascular, generalmente un trombo o coagulo, que acaba deteniéndose en algún punto del árbol vascular provocando obstrucción circulatoria. Puede producirse en el territorio arterial o venoso. 

Las arteriales más frecuentes son las que ocluyen arterias cerebrales, provocando ictus o infarto cerebral, o las que van  a parar a las extremidades, provocando isquemia de las mismas. Su origen suele ser cardiológico asociado a fibrilación auricular o de lesiones de las propias arterias como pueden ser las carótidas que irrigan el cerebro. De las de origen venoso, la más temible es la tromboembolia pulmonar  (TEP) procedente de trombosis venosa de las piernas.

 

 

¿Cómo se puede prevenir?

La mejor forma de prevenir es detectar y tratando las posibles fuentes u orígenes de embolia. En el caso arterial, detectando y tratando arritmias o valvulopatías cardíacas o estenosis carotídeas; en el caso venoso, detectando trombosis venosas de las piernas. 

Para detectar arritmias como la fibrilación auricular es preciso realizar un electrocardiograma ante cualquier sensación de palpitaciones o mareos. Las valvulopatías, o malfuncionamiento de las válvulas del corazón,  se detectan con eco-cardiograma. La anticoagulación sanguínea es útil para evitar embolias de estos orígenes. La estenosis carotídea  se detecta con ecografia-doppler. El uso de antiplaquetarios y la corrección de los factores de riesgo como el tabaco, la hipertensión o la hipercolesterolemia son necesarios para evitar ictus. En algunas circunstancias, son necesarias intervenciones para corregir estos focos.

Las trombosis venosas de las piernas se detectan con ecografia-doppler tras presentar hinchazón y dolor repentino de la extremidad. La anticoagulación es también su tratamiento para prevenir embolias pulmonares.

 

¿Qué consecuencias tiene en la mayoría de los casos?

Las consecuencias pueden ser graves o muy graves. Estamos hablando de posibilidad de quedar impedido por un ictus o poner en peligro una extremidad o no poder respirar (embolia pulmonar). Incluso dependiendo de su gravedad o extensión, pueden ser mortales

Por Dr. Vicente Riambau
Angiología y Cirugía vascular

Es uno de los mejores médicos de la especialidad de angiología y cirugía vascular con prestigio a nivel nacional e internacional. Combina su consulta privada en el Centro Médico Teknon con el cargo de Jefe de Cirugía Vascular del Instituto del Tórax en el Hospital Clínico de Barcelona. Presidente de la  European Society for Vascular Surgery (ESVS) y vicepresidente de la ISVS (International Society for Vascular Surgery). 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.