"La artrosis es degeneración mecánica del cartílago de una o varias articulaciones"

Escrito por: Dr. Raphaël Idiart
Publicado:
Editado por: Yoel Domínguez Boan

La osteoartrosis (OA) o artrosis consiste en la degeneración mecánica del cartílago de una o varias articulaciones del cuerpo. No hay que confundirla con la artritis que consiste una afectación inflamatoria de las articulaciones. Puede afectar a cualquier articulación del cuerpo, aunque las más afectadas son las interfalángicas de las manos, la rodilla y la cadera. 

 

 

¿Qué es exactamente la artrosis de rodilla?

La artrosis de rodilla o gonartrosis afecta al cartílago que recubre la rodilla en su interior. Es decir, el que recubre la superficie articular del fémur de la tibia y de la rótula. Puede afectar una de estas zonas o varias a la vez. Es entonces, un desgaste prematuro del cartílago empeorado por factores mecánicos.

El aspecto normal del cartílago articular es liso y de color blanco nacarado. En cambio, en un cartílago artrósico se vuelve rugoso, adelgazado y de color amarillento hasta que en los casos más severos desaparece dejando al desnudo el hueso subyacente.

 

 

¿Cómo nos afecta la artrosis?

Estos cambios en el cartílago y en el hueso van dando signos que se pueden observar en pruebas de imagen como una radiografía, una resonancia magnética o un escáner.

Generalmente la radiología simple es suficiente para su diagnóstico. En casos más incipientes la resonancia nos puede ayudar. El síntoma principal de la artrosis es el dolor. Se puede acompañar principalmente de rigidez y bloqueos articulares, así como derrames articulares. No obstante, no siempre hay correlación entre el dolor y la afectación radiológica. 

 

Radiografía de caso de artrosis de rodilla
Radiografía de caso de artrosis de rodilla
 

 

¿Qué causa la artrosis de rodilla? ¿Se puede prevenir?

Hay que distinguir entre la gonartrosis primaria y la secundaria. Esta última aparece principalmente en el paciente que ha tenido un antecedente traumático con afectación de la articulación. Principalmente fracturas articulares o lesiones ligamentosas o meniscales. Para la gonartrosis primaria existen factores de riesgo no modificables y modificables.

Los no modificables son principalmente la edad, el sexo femenino, la genética, la morfología de la rodilla, la etnia, los factores hormonales y la densidad ósea. Sobre la mayoría de estos factores no se puede actuar de forma preventiva.

En cambio, sobre los factores modificables si podemos actuar, previniendo así la aparición de artrosis o frenando su evolución. El principal factor modificable de la gonartrosis es el sobrepeso y la obesidad. Otros factores modificables son la actividad deportiva intensa y ciertas actividades laborales.

El tratamiento no médico de la artrosis se basa principalmente en la educación del paciente y el adoptar un estilo de vida saludable. Para adoptar este estilo de vida saludable, es necesario “educar” al paciente dándole programas de autogestión, planes de ejercicio y tratamientos individualizados. En segundo lugar, hay que promocionar la práctica de ejercicio físico aeróbico suave como puede ser andar o ejercicios de movilización articular con fisioterapia u osteopatía y la pérdida de peso.

La mayoría de los tratamientos farmacológicos son sintomáticos y tienen como objetivo aliviar el dolor. Estamos hablando principalmente de antiinflamatorios y analgésicos orales, así como infiltraciones. Sean de corticoides, ácido hialurónico o factores de crecimiento (PRP). Cada tratamiento tiene sus propias características e indicaciones.

En esta línea, tienen un uso cada vez más extendido los llamados SYSDOAS (Symptomatic Slow Acting Drugs for OsteoArthritis) que son condroprotectores y tienen como objetivo, aunque ciertamente discutido, modificar el avance de la enfermedad.

Por último, tenemos que hablar de las diferentes opciones quirúrgicas. El tratamiento definitivo consiste, en las formas severas y resistentes las opciones antes descritas, en el recambio articular o colocación de una prótesis de rodilla. Estas pueden ser totales o parciales según las zonas afectadas.

Otras opciones quirúrgicas son la artroscopia de rodilla y las osteotomías. La artroscopia no está indicada para el tratamiento de la artrosis como tal sino para para solucionar problemas que pueden convivir con la artrosis, como por ejemplo las lesiones meniscales. Las osteotomías tienen en cambio el objetivo de modificar el eje de la pierna y repartir así las cargas en una zona sana. 

Si desea más información, consulte con un especialista en Traumatología.

Por Dr. Raphaël Idiart
Traumatología

El Dr. Raphael Idiart es un reputado traumatólogo en Benalmádena, Málaga. Cuenta con varios años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos campos de la especialidad, habiendo realizado numerosos cursos en instituciones y universidades de prestigio a nivel nacional. En concreto, es experto en artrosis de rodilla y cadera, en lesiones deportivas de rodilla, patología de pie y tobillo, cirugía del ligamento cruzado anterior y reparación meniscal, entre otros procedimientos, patologías y técnicas.

A lo largo de su trayectoria ha combinado su labor asistencial con una importante actividad investigadora y divulgativa, siendo ponente asiduo en congresos de la especialidad, y habiendo recibido premios al respecto, como el premio a la mejor comunicación oral en patología de cadera por la ponencia: "Tratamiento con células mesenquimales y proteínas óseas morfogenéticas en el tratamiento de la necrosis avascular de cabeza femoral". En la actualidad ejerce en el Hospital CHIP y en el Hospital Vithas Xanit de Benalmádnea, entre otros centros y clínicas de Málaga

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.