Inyecciones intravítreas para el tratamiento de patologías oculares

Escrito por: Dr. Roberto Gallego Pinazo
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

Las inyecciones intravítreas consisten en la introducción de agujas milimétricas en el humor vítreo. La principal patología que se trata es la forma exudativa de degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Un correcto seguimiento y administración de las inyecciones reduce prácticamente a cero la probabilidad de ceguera. 

Inyección intravítrea: en qué consiste

La técnica de inyección intravítrea consiste en la cuidadosa introducción en el interior del ojo (en el humor vítreo), a través de la esclera (parte blanca del ojo), de agujas de muy pequeño tamaño. El tratamiento se realiza con anestesia local empleando una combinación de anestésicos en gotas, con lo que el dolor es soportable, y tiene una duración extremadamente breve, equivalente a las inyecciones para sacar sangre en el brazo. 

 


Patologías tratables con inyecciones intravítreas

Actualmente la principal patología que se trata con inyección intravítrea es la forma exudativa de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Se emplean tratamientos biológicos que inhiben el factor vascular de crecimiento endotelial (VEGF), principal responsable de esta enfermedad, así como de la retinopatía diabética y el edema macular diabético, de la degeneración macular asociada a la miopía, y del edema macular producido por trombosis retinianas. Alternativamente pueden también emplearse inyecciones intravítreas de corticoides en contextos determinados.
Mucho menos frecuente es el empleo de quimioterapia intraocular para tratar tumores intraoculares, linfomas o inflamaciones intraoculares. También los antibióticos y antivirales para determinadas infecciones intraoculares. O las inyecciones intravítreas de aire o gases que puede ser de utilidad para algunas formas de desprendimiento de la retina.


Contraindicaciones ante la inyección intravítrea

En general no existe contraindicación para recibir inyecciones intravítreas. La única precaución especial que hay que tener es que no exista ninguna infección ocular (conjuntivitis, orzuelos…) en el momento de la inyección, por el riesgo de desarrollar complicaciones graves como infecciones intraoculares.
La eficacia del tratamiento es mayor cuanto antes se inicia desde que aparece la enfermedad, y cuanto mayor es la frecuencia de revisiones e inyecciones en los meses iniciales de la enfermedad. Por ejemplo, en la forma exudativa de degeneración macular asociada a la edad (DMAE), los períodos entre visitas de seguimiento no deben ser, en general, superiores a 6 u 8 semanas.


Resultados de la inyección intravítrea

Los resultados con inyección intravítrea son favorables en la inmensa mayoría de casos. Pero lo verdaderamente importante es la pauta de tratamiento y los tiempos que pasan entre las inyecciones intravítreas administradas. 
No existe un límite máximo en el número de inyecciones que puede recibir un ojo. Y habitualmente las inyecciones se repiten cuando es necesario cada 4 semanas.


Tratamiento previo o posterior a las inyecciones intravítreas

No se requiere ningún tratamiento previo ni posterior por parte de los pacientes que reciben inyecciones intravítreas. Se ha demostrado que la aplicación de antibióticos antes y/o después de la inyección es peligrosa y no previene el riesgo de infección, sino que lo aumenta. En los instantes anteriores a la inyección intravítrea se ponen gotas de povidona yodada diluida para aseptizar el punto de la inyección. Esto es suficiente y aceptado por las guías internacionales de práctica clínica.
Los pacientes deben estar atentos a posibles pérdidas de visión y dolor en los días siguientes a la inyección. En tal caso, deben consultar inmediatamente con su especialista en Oftalmología y retina para descartar que exista una infección secundaria a la inyección, lo que se produce de forma muy excepcional en aproximadamente 1 de cada 1000 inyecciones. 
En conclusión se podría afirmar que, si como paciente te hacen un correcto seguimiento y colocan correctamente las inyecciones en los tiempos correctos, la posibilidad de quedarse ciego es mínima. 

Por Dr. Roberto Gallego Pinazo
Oftalmología

El Dr. Gallego Pinazo es un especialista de primer nivel en Oftalmología, licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valencia, Doctorado Cum Laude por la misma universidad y Diplomado en estudios superiores de Oftalmología por la Escuela Europea de Estudios Avanzados en Oftalmología de Lugano (Suiza). En 2012 hizo un fellowship bajo la tutela de los Doctores Lawrence A. Yannuzzi y K. Bailey Freund en diversos centros estadounidenses: Vitreos Retina Macula Consultants de Nueva York, el Hospital Royal Manhattan Eye, Ear and Throat y el Hospital New York University Bellevue.

Fue consultor en la Unidad de Mácula del servicio de Oftalmología del Hospital Universitario y Politécnico la Fe de Valencia entre 2008 y 2017.  Por otra parte, es investigador principal en diversos centros y entidades, así como autor de más de 170 publicaciones en revistas internacionales. Asimismo, es coeditor de la Revista Española de Patología Macular y Cofundador del Club Español de la Mácula. Forma parte del comité editorial ejerciendo como editor asociado responsable de la sección de retina en las revistas Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología y BMC Ophtalmology.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.