Insomnio: ¿qué tipos existen y cómo podemos prevenirlo?

Escrito por: Dra. Odile Romero Santo Tomás
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

El insomnio es un trastorno que describen los pacientes como la dificultad para conciliar el sueño, despertarse frecuentemente durante la noche, o despertarse antes de la hora que ellos consideran la habitual.

 

Además de esta alteración nocturna, los pacientes tienen también afectación en su calidad de vida por no haber descansado bien. En general, tienen dificultades de concentración, están mas malhumorados, más agitados, tienen más sueño y están más cansados.

 

No tenemos una prueba o exploración especifica, por tanto para el diagnóstico de trastorno de insomnio, es fundamental la entrevista con el paciente.

 

Para prevenir el insomnio es importante intentar cuidar
el sueño e intentar mantener unas normas higiénicas de sueño

 

¿Hay diferentes tipos de insomnio?

La última clasificación internacional de trastornos del sueño que habla sobre el trastorno de insomnio, únicamente lo divide en insomnio agudo o insomnio crónico.

 

Anteriormente, se hablaba de insomnio primario, insomnio secundario, etc. Sin embargo, tras observar que el insomnio por sí mismo comporta una enfermedad y comporta riesgo (como, por ejemplo, riesgo cardiovascular o de sufrir enfermedad psiquiátrica…), aunque sea debido a otros motivos, debe ser tratado. Por ello , en la última clasificación, independientemente de si está relacionado con un hipertiroidismo, con una anemia o con una depresión, entre otros, debemos  diferenciarlo entre insomnio agudo o crónico y realizar un tratamiento. El insomnio agudo es aquel que afecta a la persona durante un tiempo inferior a tres meses. Cuando el insomnio perdura más de 3 meses, hablaremos de un insomnio crónico. De esta manera, si el insomnio es agudo, pero dura más de 3 meses, no se resuelve y persiste el problema, entonces se convierte en crónico.

 

¿Cuáles son las causas del insomnio?

El insomnio tiene causas multifactoriales. Normalmente, hay un detonante o factor estresor, pero este factor puede ser variado. Puede ser:

  • Un disgusto
  • Conflicto familiar
  • Aparición de dolor
  • Una enfermedad
  • Pérdida de trabajo

 

Es decir, el motivo que provoca el insomnio es multifactorial, de manera que puede tener su origen en muchas causas.

 

¿Cuáles son los mejores consejos para prevenir el insomnio?

De entrada, intentar cuidar el sueño e intentar mantener unas normas higiénicas de sueño. Esto se puede conseguir mediante:

  • La regularización de los horarios
  • No tomar estimulantes
  • Exponerse a mucha luz por la mañana
  • No abusar de la luz (como los dispositivos móviles) y de las actividades estresantes de cara a la tarde

 

¿Cómo se puede tratar?

Actualmente, las guías nos dicen que la primera línea de tratamiento es la terapia cognitivo-conductual, que puede ser aislada o asociada a fármacos, en función de las necesidades de cada paciente.

 

Esto quiere decir que los fármacos o hipnóticos utilizados hasta ahora no curan el problema que causa el insomnio, aunque a veces se deben utilizar.

 

Es decir, si el problema que causó el insomnio fue una pérdida de trabajo, el hipnótico no le va a devolver el trabajo al paciente, sino que le va facilitar el sueño durante el periodo de tiempo que dure el tratamiento farmacológico, pero no está exento de efectos secundarios. Entonces, el hipnótico no es un tratamiento propiamente de la etiología del problema, sino un tratamiento de síntomas, que permite potenciar el sueño, pero cuando se quiere retirar este fármaco, el problema que causó el insomnio no se ha solucionado.

 

Puede darse el caso de que un paciente sufre insomnio, porque perdió su trabajo y toma hipnóticos durante un tiempo. Si durante este periodo recupera su trabajo, se habrá resuelto la etiología que provocó el insomnio, de manera que cuando deje de tomar el hipnótico, quizás  se habrá resuelto el insomnio. Sin embargo, no se habrá curado por el hipnótico.

 

Por este motivo, se postula la terapia cognitivo-conductual para reforzar todos aquellos procesos que van a facilitar el sueño biológico, así como todas aquellas actitudes y comportamientos que hacemos a veces incorrectos de cara a perpetuar nuestro problema de insomnio.

Por Dra. Odile Romero Santo Tomás
Medicina del sueño

La Dra. Odile Romero Santo Tomás es una prestigiosa especialista en Neurofisiología clínica, experta en insomnio, hipersomnia, síndrome de las piernas inquietas, sonambulismo, apnea del sueño y narcolepsia, entre otros tratamientos.

Licenciada en Medicina y Cirugía, se especializó en Neurofisiología clínica para poder ayudar a todas aquellas personas que presentan trastornos del sueño. Desde entonces ha trabajado en el Hospital Universitario Vall d'Hebron, Àptima Centre Clínic Mútua Terrassa, y en el Hospital Quirónsalud de Barcelona, donde sigue trabajando actualmente.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.