Hiperqueratosis palmoplantar: cómo tratar las durezas de los pies

Escrito por: Dr. Víctor Hidalgo Muriel
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

Las durezas en los pies, también conocidas como hiperqueratosis palmoplantar, constituyen un problema muy frecuente, que genera molestias y que, en algunos casos, van acompañadas de otras lesiones. En este sentido, es importante acudir a un podólogo para acabar con estas durezas y poder recuperar el buen estado de la piel.

 

¿Qué es la hiperqueratosis palmoplantar?

Conocida como durezas o callos, la hiperqueratosis palmoplantar es un engrosamiento de la piel del pie a causa de un aumento de las células muertas y descamadas en esa zona.

 

Las durezas en los pies constituyen un problema muy frecuente,
que genera molestias y que van acompañadas de otras lesiones

 

Generalmente aparecen como consecuencia de la presión o roce continuo, que desplaza las capas superficiales de la piel. Entonces, es un sistema de defensa que genera el organismo al someter la piel a un sobreesfuerzo o roce continuado. Por ejemplo, cuando utilizamos un zapato que hace presión o si tenemos un dedo deformado, pueden aparecer las durezas.

 

De esta forma, aparece una capa gruesa de piel formada por células muertas, que generalmente aparece en los talones o en las plantas de los pies. Este engrosamiento de la piel puede ser molesto y doloroso, especialmente cuando se forman los clavos u ojos de gallo.

 

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

Hay una serie de síntomas que indican la presencia de callos o durezas. Los más frecuentes son los siguientes:

  • Piel dura
  • Color amarillento
  • Textura dura y áspera
  • Sequedad
  • Molestia

 

¿Por qué aparecen las durezas en los pies?

Generalmente, aparecen a causa de la presión o del roce continuado. Las causas más comunes son las siguientes:

  • Tipo de calzado utilizado: usar un zapato inadecuado y con punta estrecha, como los zapatos de tacón, fomenta la aparición de durezas, a causa de la presión del zapato, ya que oprime el pie y los dedos.
  • No usar calcetines: si no usamos calcetines, la piel rozará con el calzado y pueden aparecer durezas. Si el calcetín está mal colocado o arrugado, también puede fomentar su aparición.
  • Deformidades del pie: las personas que sufren deformidades (dedos en garra, martillo o juanetes) tienen más riesgo de aparición de hiperqueratosis, ya que éstas producen una mayor presión entre la piel y el zapato.
  • Deshidratación: favorece la presencia de callos o durezas, especialmente en los talones.

 

Cómo tratar la hiperqueratosis

En primer lugar, es muy importante acudir a la consulta de un podólogo, para valorar el caso concreto y elegir el tratamiento más adecuado para la situación.

 

Existen diferentes remedios para la hiperqueratosis:

  • Quiropodia

Es una alternativa común para tratar el problema y solucionarlo. Es un tratamiento que deslamina la piel para eliminar la acumulación de células muertas.

 

  • Estudio biomecánico de la pisada

Con este estudio, se pueden conocer los puntos de mayor presión de la pisada. De esta manera y, con unas plantillas personalizadas, es posible volver a equilibrar la presión y evitar que el problema se agrave.

 

  • Callicidas

Este tratamiento no elimina la causa del problema, sino que permite tratar durezas y callos, generando una herida y quemadura en la zona.

 

Cómo prevenir la formación de hiperqueratosis

Es importante seguir las recomendaciones del podólogo, ya que éste puede ofrecer una serie de pautas a la hora de elegir el zapato más adecuado en función de la forma de caminar del paciente. Esto permite reducir las probabilidades de que vuelva a aparecer el problema.

 

Para evitar las durezas es fundamental utilizar un calzado cómodo y adecuado, así como usar la piedra pómez para exfoliar la piel y eliminar las células muertas, e hidratar la piel para evitar la sequedad.

Por Dr. Víctor Hidalgo Muriel
Podología

El Sr. Víctor Hidalgo Muriel es un prestigioso podólogo en Málaga. Cuenta con más de 15 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos ámbitos de la especialidad. En concreto, es experto en podología deportiva, estudio de la marcha, análisis técnica de la carrera, ecografía, podología infantil y plantillas 3D, entre otros.

A lo largo de su trayectoria profesional, ha combinado su labor asistencial con la docencia, siendo profesor de distintas asignaturas de la especialidad en diferentes universidades nacionales. Además, ha participado como ponente en algunos congresos, jornadas y cursos de la especialidad. En la actualidad, ejerce en su clínica, la Clínica del Pie La Malagueta, fundada por el Dr. Hidalgo Muriel en 2004.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..