Hilos tensores, lo último en rejuvenecimiento facial

Escrito por: Dr. Rafael Serena
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

Los hilos tensores son una técnica de rejuvenecimiento facial que estimula los tejidos internos para reafirmar y corregir la flacidez de la piel.

Los hilos tensores son una nueva técnica de rejuvenecimiento facial que ha revolucionado la Medicina Estética, como en su día fue el láser o la toxina botulínica. Los hilos mágicos, como también se los conoce, son los más populares y están hechos de Polidioxanona (PDO) un material bio-reabsorbible que se ha utilizado hasta ahora en Cirugía Cardíaca para suturar el corazón.

Estos hilos tensores se pueden poner por todo el cuerpo para reafirmar la flacidez de los muslos, el abdomen o los brazos, pero sobre todo se emplean para corregir la flacidez y el envejecimiento facial y cuello, incluso en los casos más avanzados. Corrigen surcos nasogenianos (líneas de marioneta), arrugas radiales peribucales (código de barras), contornos de ojos, arco mandibular, papada, cuello y escote.

 

Tipos de hilos tensores

Hay muchos tipos de hilos y cada uno de ellos tiene una indicación concreta. Lo ideal es combinarlos según las necesidades del paciente, buscando siempre un resultado natural. Según la duración se pueden dividir en dos tipos:

1.- Los Definitivos o Permanentes: Requieren una pequeña intervención quirúrgica de forma ambulatoria y son definitivos debido a que no desaparecen con el tiempo, y

2.- Los Transitorios o Bio-reabsorbibles, que podemos dividir a su vez en:

- Monofilamentos: formados por un único hilo que se introducen por completo en la piel. A su alrededor se formará un tejido de fibrosis y colágeno que actuará a modo de columna para aumentar la firmeza en la zona tratada.

- Multifilamentos: estos a su vez puede ser en forma de espiral, dentados o multidentados y con conos. Estos hilos también se introducen en la piel pero pueden dejar fuera un extremo para poder tirar de ellos y tensar la piel. Corrigen la flacidez y las arrugas faciales.

 

Tratamiento y post tratamiento de los hilos tensores

El tratamiento es rápido e indoloro. Los hilos tensores se pueden colocar en una única sesión que suele durar entre 20 y 40 minutos, dependiendo de las zonas a tratar.

La paciente sólo sentirá unos pequeños pinchazos que no causan dolor. Sólo cuando es necesario estirar la piel, se aplica un poco de anestesia local en la zona. Además, no dejan prácticamente marcas. Tan solo en el 10% de los pacientes puede aparecer un leve hematoma que desaparece en pocos días.

El paciente puede reincorporarse a la vida laboral y social normal al salir de la consulta pero durante tres semanas no puede realizar ningún tratamiento facial y al lavar o aplicar las cremas habituales debe hacerlo siempre en dirección hacia arriba. Los efectos de los hilos tensores pueden llegar a durar más de un año pero se recomienda revisarlo a los doce meses por si fuera necesario hacer una nueva sesión.

Por Dr. Rafael Serena
Medicina estética

El Dr. Serena es un reputado especialista en Medicina Estética. Cuenta con más de 20 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos campos de la especialidad. En concreto, es experto en las últimas técnicas láser aplicadas a Medicina Estética. A lo largo de su trayectoria ha combinado su labor asistencial con la docencia, siendo coordinador del Curso Anual de Láser Médico-quirúrgico organizado por la Universitat Autònoma de Barcelona y la Clínica Planas y también fue profesor de Anatomia Humana en el St George's Hospital Medical School de Londres. Es un reconocido conferenciante, profesor y líder de opinión, con cargos en distintas sociedades científicas a nivel nacional y europeo. Actualmente es director médico de Serena Clinic.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes