Hilos tensores: cómo rejuvenecer el rostro

Escrito por: Dr. Justo Miguel Alcolea López
Publicado: | Actualizado: 19/11/2018
Editado por: Top Doctors®

Existe una gran variedad de marcas y materiales en el mercado que pueden provocar confusión entre el público. Básicamente, si se atiende a la permanencia del hilo en el tejido hay 2 tipos: los llamados permanentes, que son de material no absorbible; y los temporales, que se absorben en el transcurso del tiempo.

 

Entre los absorbibles se emplean mayoritariamente dos tipos: 

  • Hilos de polidioxanona, o hilos PDO, también llamados coreanos. Pueden ser monofilamentos lisos o polifilamentos espiculados. Se absorben en unos 6 meses
  • Hilos de ácido poliláctico con conos (Sllhouette Soft). Son hilos largos con 8, 12 y 16 conos. El ácido poliláctico (hilo) puede durar de 18 a 24 meses, mientras los conos de material lacto-glucídico se absorben en 6 meses.

 

Casos en los que se aplican los hilos tensores

Son de aplicación en todas aquellas personas con tejidos blandos descolgados, que mantienen un buen soporte de los huesos y músculos y presentan buena calidad de piel. La selección del paciente es muy importante; si se aplican a personas con piel gruesa, pesada y muy descolgada el resultado será pobre. También cuenta la edad, aunque esto es más variable y es mejor regirse por las características antes mencionadas.

 

La razón de emplear hilos es que los pacientes no quieren someterse a tratamientos invasivos como el clásico lifting. Desean llevar una vida normal y no verse retirados durante un tiempo indefinido de sus tareas laborales o sociales. La colocación de hilos suele hacerse, en función del número de ellos, en menos de 1 hora.

 

Las zonas de aplicación son fundamentalmente la cara y el cuello. También se aplican en otras partes del cuerpo aunque los estudios son escasos y no hay seguimientos controlados.

 

En la cara se colocan en la frente para elevación de las cejas; en la región lateral, pómulos y mejillas, para mejorar el rictus, y también en la zona de la mandíbula. En este caso trabajan bien los hilos de ácido poliláctico con conos, pues al ser largos sujetan mejor los tejidos blandos, sobre todo si el anclaje de estos hilos se hace sobre la región temporal.

 

Cuando existe flacidez en el cuello también son de utilidad los hilos de ácido poliláctico, especialmente los largos, porque tienen más capacidad de tracción y sujeción en la región lateral posterior del cuello.

 

Imagen proporcionada por el Dr. Alcolea

 

Beneficios de los hilos tensores

Los hilos largos aportan 3 beneficios importantes:

- Colación del tejido de nuevo en su lugar debido a la tracción y al anclaje. Es de suma importancia para que los ligamentos, vasos sanguíneos y nervios actúen con eficacia.

- Aumento de volumen por compactación del tejido. Los hilos con conos sujetan el tejido que se dispone sobre los conos invertidos, ya que tienen un anclaje de mayor superficie (360º) en relación a las espículas.

- Regeneración tisular debido a la formación de nuevo colágeno. Este detalle es de suma importancia porque el colágeno es la proteína que sustenta la piel y estimula su formación, lo que significa más vitalidad y mejor tensión.

 

Resultados de los hilos tensores

Los mejores resultados se obtienen con los hilos largos de ácido poliláctico con conos. Cuando se colocan de modo correcto, lo primero que se aprecia es la recuperación del óvalo de la cara, devolviendo la juventud al rostro. En segundo lugar, es fundamental corregir la línea de la mandíbula, pues la edad produce que se descuelgue la piel y la grasa en esta región lateral creando unas bolsas antiestéticas que con el tratamiento deben corregirse. En tercer lugar, debe atenderse a la posición de las cejas. Cuando las cejas caen se acentúa el aspecto avejentado y de cansancio de la persona. Por ello, su elevación ampliando la mirada es tan importante. Por último, también se utilizan contra la flacidez y para recuperar el ángulo entre el mentón y el cuello.

 

En definitiva, debe actuarse a favor de crear armonía en la cara y el cuello, de esta forma los tratamientos lucen naturales, lo que hace que los pacientes estén satisfechos.

 

La duración de los resultados puede alcanzar de año y medio a dos años, siempre referido al empleo de hilos de poliláctico con conos correctamente colocados.

Por Dr. Justo Miguel Alcolea López
Medicina estética

El Dr. Justo Alcolea es un prestigioso especialista en Medicina Estética y Láser Médico Quirúrgico. Se licenció en Medicina y Cirugía en la Universidad de Salamanca. Cuenta con más de 30 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en múltiples campos de las especialidades. A lo largo de su trayectoria ha combinado su labor asistencial con la docencia, siendo director, coordinador y profesor de diversos cursos de postgrado en universidades de prestigio a nivel nacional. Asimismo, también desarrolla una importante tarea divulgadora como ponente asiduo en congresos de la especialidad. 

Actualmente es director de Clínica Alcolea Medicina Estética Láser. Co - Director del Máster en Medicina Estética y del Bienestar (Universidad de Barcelona). Asesor y coordinador científico de la revista de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME). Co - Director del Curso de Insuficiencia Venolinfática de la SEME.

 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.