Hemorroides internas y externas

Escrito por: Dra. María Antonia Lequerica Cabello
Publicado: | Actualizado: 19/02/2018
Editado por: Top Doctors®

El tejido hemorroidal es un componente normal de la anatomía humana. Se trata de un engrosamiento de la submucosa del canal anal (parte final del recto) que contiene una combinación de vasos venosos y arteriales, musculatura lisa y tejido de sostén que actúa a modo de almohadilla y que contribuye a un cierre más efectivo del ano. Cuando dicho tejido se hipertrofia, prolapsa externamente y produce una sintomatología más o menos severa, es cuando recibe el nombre de hemorroides.

Tipos de hemorroides

Por un lado, las Hemorroides externas,  visibles alrededor del ano y recubiertas de piel y, por otro las Hemorroides internas no visibles al estar situadas por encima del ano, en el interior del recto y recubiertas de mucosa.

Las hemorroides se convierten en un problema de salud cuando dan síntomas al paciente. El más común  e inicial es el sangrado pero posteriormente pueden evolucionar y provocar dolor, picor, manchado de ropa interior, trombosis.

 

Las hemorroides internas se clasifican en 4 grados:

-          Grado I: al defecar sólo existe sangrado.

-          Grado II: sobresalen al defecar pero se reintroducen espontáneamente al detener el esfuerzo defecatorio.

-          Grado III: : sobresalen al defecar pero se deben reintroducir manualmente

-          Grado IV:  son irreductible y siempre están prolapsadas.

 

Hábitos recomendados

No existe un tratamiento único para las hemorroides ni todos los pacientes con hemorroides deben ser operados. Dependiendo del  grado de hemorroides existen diferentes opciones terapéuticas.

En los grados I, II y en los III iniciales se realiza tratamiento no quirúrgico que consiste en seguir una o varias medidas a la vez.

En primer lugar, medidas dietéticas como ingerir una cantidad mínima de fibra (fruta, verdura, aditivos tipo plantago, ovata…), beber abundantes líquidos (1,5- 2 litros/dia) y suprimir alimentos con especias, picantes alcohol y café. Por otro no estar más de 10 minutos en el lavabo y hacer baños de asiento con agua tibia-caliente (3 o 4 al día con una duración de unos 5 minutos).

Estas medidas se pueden completar con la aplicación de pomadas tópicas que sirven para reducir las molestias y la inflamación. Sin embargo, se debe tener en cuenta que este tipo de productos no curan, en ningún caso deben aplicarse de forma habitual ya que su uso continuado puede provocar dermatitis anal y atrofia cutánea. Además, se puede recurrir a las ustancias venotónicas, éstas son también puramente sintomáticas, no curativas (Daflon, venoruton…).

En el caso de las hemorroides de menor grado (I y II) existen una serie de métodos no quirúrgicos que, realizados en diversas sesiones en la consulta médica, consiguen con escasas molestias, la reducción de las hemorroides. Dichos métodos incluyen: inyección de sustancias esclerosantes o coagulación ya sea con infrarrojos o con láser no quirúrgico. Actualmente el método más utilizado es la ligadura con bandas elásticas.

Dra. María Antonia Lequerica Cabello

Por Dra. María Antonia Lequerica Cabello
Cirugía general

Es una de las mejores especialistas en coloproctología y cirugía laparoscópica de colon, recto y suelo pélvico. Forma parte del equipo multidisciplinar de cáncer colorrectal del Hospital Quirón-Dexeus de Barcelona. Experta en cirugía de la endometriosis compleja, colabora también con el equipo de ginecología de Dexeus. Junto al Dr. Centeno, lidera la Unidad de Colon y Recto del equipo Quirúrgica Cirujanos Asociados. 


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.