Eyaculación precoz: cómo aprender a controlarla y qué factores influyen

Escrito por: Dr. François Peinado Ibarra
Publicado:
Editado por: Patricia Pujante Crespo

La eyaculación consiste en una falta de control del reflejo eyaculatorio y, por lo tanto, un trastorno de la fase del orgasmo durante el acto sexual.

 

La mayoría de hombres podrá experimentar eyaculación precoz en algún momento de su vida sexual. De hecho, es el problema sexual más frecuente en varones, y afecta entre el 25% y el 40%.

 

Los especialistas en Urología definen la eyaculación precoz como una falta de control de la eyaculación, lo cual interfiere en el bienestar sexual y emocional de una parte o ambas de la pareja.

 

Hay dos tipos de eyaculación precoz:

  • Eyaculación precoz primaria, que es aquella que ha existido siempre, ya que el hombre no ha controlado la eyaculación nunca.
  • Eyaculación precoz secundaria, que se da cuando se produce en un momento determinado tras iniciarse la vida sexual.

 

Es común que los jóvenes tengan algún episodio de eyaculación precoz en sus primeras relaciones sexuales pero, con el tiempo, aprenden mejor el control eyaculatorio.

 

Como hay una gran variabilidad entre el tiempo que tarda un hombre en eyacular y el tiempo que ambas personas de la pareja quieren que dure la relación sexual, los investigadores han empezado a formular una definición cuantitativa de la eyaculación precoz. Esto demuestra que, hasta ahora, hay un “Tiempo Latente de Eyaculación Intravaginal” (IELT, por sus siglas en inglés), de unos seis minutos y medio en un hombre de entre 18 y 30 años en una relación con pareja femenina.

Plano de piernas de un hombre caminando por un pasillo - eyaculación precoz - by Top Doctors
La eyaculación afecta entre el 25% y el 40% de los hombres

 

¿Por qué se produce la eyaculación precoz?

La excitación aumenta en el hombre de manera progresiva durante una relación sexual normal. Llega a la fase denominada “meseta” disfrutando de su placer sexual hasta que, de manera voluntaria, llega el “clímax”. El hombre con eyaculación precoz no puede “quedarse” en la fase de la “meseta”, sino que hay una excitación rápida, así como una eyaculación temprana e involuntaria.

 

En la mayoría de casos la eyaculación precoz es signo de afección psicológica (ansiedad, nerviosismo) o emocional (angustia, culpabilidad…). Pocas veces es debido a trastornos anatómicos o fisiológicos.

 

Posibles causas genéticas de la eyaculación precoz

Se cree que el neurotransmisor serotonina (5HT) tiene un papel esencial en la modulación de la eyaculación. Por lo tanto, se considera que los bajos niveles de serotonina podrían provocar la eyaculación precoz. Hace tiempo que los científicos han sospechado que haya una influencia genética en algunas eyaculaciones prematuras. Según un estudio, el 91% de hombres estudiados con eyaculación precoz durante toda su vida tenían algún familiar directo con ese mismo trastorno.

 

Causas orgánicas por las que se produce la eyaculación precoz

La eyaculación precoz puede ser el resultado de infecciones urogenitales de la próstata o de la uretra posterior, pero también de alteraciones neurológicas, alteraciones vasculares, trastornos degenerativos, algunos fármacos (antihipertensivos, estimulantes, antidepresivos y antigripales), desequilibrios hormonales y otras enfermedades que alteran los mecanismos reflejos para eyacular.

 

Además, algunos trastornos psiquiátricos, como el trastorno bipolar y el trastorno por estrés postraumático, también pueden producir una disfunción sexual.

 

Factores psicológicos o ambientales que pueden influir en la eyaculación precoz

Hay factores no físicos que influyen en la eyaculación precoz. Aunque los hombres suelen subestimar la relación entre el bienestar emocional y el acto sexual satisfactorio, la eyaculación precoz puede tener una causa temporal que resida en una depresión, un estrés causado por asuntos económicos, expectativas poco realistas sobre su propia capacidad sexual, alguna historia clínica de represión sexual o bien una falta de autoconfianza.

 

Las dinámicas interpersonales contribuyen en mejoras en las relaciones sexuales. Esto significa que la eyaculación precoz puede estar causada por una falta de comunicación en la pareja y sus círculos sociales, por alguna herida emocional o bien por conflictos no resueltos que puedan interferir con la habilidad de conseguir intimidad emocional.

 

Por otra parte, la eyaculación prematura neurológica puede conllevar otras disfunciones sexuales o hacer más intenso un problema subyacente, sobre todo por crear ansiedad y zozobra en relación al rendimiento sexual. En un caso contrario y menos patológico, la eyaculación puede deberse a un estado de extremo deseo y excitación.

 

¿Cómo debe tratarse la eyaculación precoz?

Según la severidad la eyaculación precoz podrá reducirse. Los tratamientos para los casos leves se centrar en entrenar al paciente, mejorando su condicionamiento mental al sexo, así como su estímulo erótico.

 

En algunos casos clínicos, hay fármacos que retardan o bien eliminan la disfunción sexual, con buenos resultados.

 

Sin embargo, muchos temores sexuales pueden resolverse en pareja, según los expertos. En este sentido, la orientación y educación sexual es esencial. La mayoría de sexólogos prescriben ejercicios que permiten que el paciente retome el control eyaculatorio. Aunque la intención de los ejercicios está enfocada a pacientes con eyaculación precoz, otros hombres pueden emplearlos para intensificar sus relaciones sexuales.

 

Uno de estos ejercicios es el denominado “Parar y Continuar”, documentado por Semans en 1956. La técnica tiene variantes pero el propósito es el mismo, es decir, hacer que el hombre se acostumbre a mantener una erección durante un periodo más largo, a la vez que se aumenta su tolerancia sexual. El 95% de varones sometidos a estos ejercicios consiguen aprender a controlar la eyaculación entre 5 y 10 minutos. Cuando hace estos ejercicios el hombre suele conseguir una erección por su propia estimulación o masturbación. Cuando se consigue la erección, se detiene la estimulación hasta que pierde la erección. Es en este punto cuando se reanuda la estimulación erógena para conseguir erecciones simultáneas. De forma gradual, y por un periodo de diversas semanas, consigue estimularse con medios más largos, ganando autocontrol eyaculatorio. Para que la técnica funcione es necesario que el paciente no se desanime si, en los primeros ejercicios, eyacula rápidamente. En lugar de eso se recomienda que emplee su respuesta sexual humana y así aprender cómo variar la técnica para conseguir el mejor y sostenido beneficio.

 

Otra técnica es estimular el cuerpo hasta el frenillo del pene. Con el tiempo, seguir explorando también el glande según se mejore el control. Otras variantes consisten en fortalecer el músculo pubocoxígeo, centrado en ambos sexos. Esto significa que la pareja se integra en los ejercicios. Se puede estimular al paciente empleando la técnica de Parar y Continuar y, cuando el hombre haya conseguido cierto nivel de control de la eyaculación, la pareja puede entonces ser penetrada, primero sin la ritmicidad penetrante, hasta que ambas partes estén listas para la eyaculación. Una vez el pene del paciente se acostumbre a estar dentro de la pareja, puede añadir ritmos y variantes, según sus habilidades, empleando todavía la técnica de Parar y Continuar.

Por Dr. François Peinado Ibarra
Urología

El Dr. Peinado es Doctor en Medicina con calificiación Cum Laude por la Universidad Autónoma de Madrid y cuenta con más de dos décadas de experiencia en su especialidad.

El doctor ha desarrollado una amplia experiencia en la utilización de las nuevas técnicas en urología, en particular, el láser para el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata, la cirugía de las diferentes enfermedades del pene como la curvatura de pene y el diagnóstico y tratamiento de la disfunción eréctil.

Actualmente, es el Jefe de Urología del Hospital Quirón Ruber 39 de Madrid.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..