Esclerosis múltiple: una enfermedad crónica

Escrito por: Pablo Abal Rey
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica del sistema nervioso central, que se encuentra caracterizada por la existencia de inflamación, desmielinización, cicatrización glial y daño neuroaxonal, produciendo todo ello grados variables de lesión neurológica persistente.

 

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

Los síntomas más comunes en la esclerosis múltiple son a nivel motor la debilidad muscular, espasticidad y alteración de reflejos. En el plano sensitivo, la termoalgesia, el dolor o el signo de Lhermitte. Además, también se presenta con frecuencia sintomatología a nivel autonómico, como la disfunción vesical e intestinal. Por último, la fatiga (síntoma misceláneo) es reconocido como la principal limitación en el día a día de las personas con un diagnóstico de esclerosis múltiple.

 

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica del sistema
nervioso central, que produce una lesión neurológica persistente

 

¿A qué edad puede aparecer esta patología?

La edad más frecuente de aparición de esta patología es en la franja de los 20-40 años de edad. Es por ello que se considera, actualmente, la primera causa de discapacidad no traumática en adultos jóvenes, siendo más común en mujeres que en hombres, con una razón de 2:1.

 

¿Cuáles son las etapas en la evolución de la enfermedad?

En una patología como la esclerosis múltiple, no podremos hablar concretamente de cómo evolucionará la enfermedad. En primer lugar, debemos distinguir los 4 tipos de esclerosis múltiple que existen:

  • EM Remitente-Recurrente: sus síntomas se presentan en forma de brotes de diferente duración, variando de un brote a otro.
  • EM Primaria Progresiva: los síntomas van apareciendo de manera progresiva, destacando los relacionados con la habilidad para caminar y la fuerza motora.
  • EM Secundaria Progresiva: este tipo de EM afecta a un 25% de las personas que inicialmente poseen un diagnóstico de EM Remitente-Recurrente tras un empeoramiento neurológico de carácter progresivo.
  • EM Progresiva Recurrente: es el tipo de EM que afecta a menos población y se encuentra caracterizada por una constante progresión de la enfermedad, pudiendo experimentar o no mejoría tras los brotes.

 

Dadas las características de la EM, no se puede conocer con seguridad cómo evolucionará la enfermedad en cada caso. Con el paso del tiempo, puede que la persona refiera varias secuelas derivadas de los brotes o un empeoramiento funcional progresivo. Por otro lado, otras personas podrán mantenerse dentro de una cierta estabilidad.

 

Podemos aportar que, un gran porcentaje de los pacientes con EM Remitente Recurrente, tendrán que superar episodios en los que empeorará su sintomatología previa o aparecerán síntomas nuevos, pudiendo mejorar total o parcialmente.

 

¿Cuáles son los tratamientos disponibles?

Actualmente, no existe ningún tratamiento farmacológico que cure la enfermedad, pero la Agencia Europea del Medicamento ha llegado a aprobar hasta 14 fármacos que ayudarán a ralentizar el progreso de la patología. Entre ellos, destaca el “Ocrelizumab” por su eficacia superior o comparable a los demás medicamentos, por su perfil seguro y por ofrecer un paquete completo y valioso para el tratamiento. Recientemente, en el año 2020, la EMA ha concedido una licencia para “Siponimod”, con el objetivo de tratar adultos con EM Secundaria Progresiva.

 

Como ya se ha mencionado, no se halla ningún tratamiento que frene por completo la enfermedad. Esto significa que, de momento, el tratamiento solo hará efecto sobre las lesiones ya establecidas, con lo cuál es imprescindible actuar de manera rápida para que no surjan limitaciones irreversibles. Los tratamientos pueden clasificarse como: tratamiento de los brotes, tratamiento sintomático, tratamiento modificador de la enfermedad y rehabilitación. Desde esta última categoría es imprescindible llevar a cabo estrategias que se encuentren encaminadas a prevenir la evolución y complicaciones de la enfermedad.

 

Especialidades necesarias para el abordaje multidisciplinar de la esclerosis múltiple

Las especialidades necesarias para el abordaje multidisciplinar de la esclerosis múltiple son:

 

  • Neurología

Su papel es central, tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de la enfermedad. El neurólogo es la figura principal que diseñe los tratamientos farmacológicos potenciales.

 

  • Terapia Ocupacional

La Terapia Ocupacional es una disciplina clave para proporcionar los recursos necesarios, facilitando que la persona pueda desempeñar de forma autónoma sus actividades diarias y las ocupaciones que desee.

 

  • Fisioterapia

Los objetivos de esta disciplina pueden dirigirse a mejorar la fuerza, estabilidad postural, recuperación del movimiento, respiración, abordaje del dolor y fomento de estilos de vida saludables, de cara una mayor independencia funcional.

 

  • Neuropsicología

La Neuropsicología intervendrá en síntomas tan importante como la fatiga, las emociones o la cognición.

 

  • Logopedia

El logopeda intervendrá dado que los trastornos más habituales en la EM son de deglución (disfagia) y de habla y voz (disartria). La intervención logopédica tiene como objetivo mejorar la inteligibilidad del habla, su potencia y el control de la voz. Además, buscará también aumentar la seguridad durante el acto de deglución o mejorar la escritura si se encontrase afectada.

 

  • Nutrición

La disciplina de nutrición posee importancia en el ámbito neurorehabilitador enfocado al control de peso corporal para favorecer el movimiento, funcionalidad e independencia del paciente ya que, en múltiples ocasiones puede encontrar restricciones en su movilidad.

 

  • Trabajo social

El trabajo de esta disciplina con la población con EM van encaminadas (además del fomento de información de salud a través de la sensibilización y visibilización de la enfermedad) a la formación, asesoramiento y gestión de los recursos sociales y sanitarios disponibles para esta población.

 

  • Educación social

Acompañará a la personas con EM en sus procesos de crecimiento y desarrollo.

 

  • Enfermería

Desde la Enfermería, el abordaje se basa en una visión amplia y colaborativa, fomentando hábitos de vida saludables.

Por Pablo Abal Rey
Fisioterapia

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..