Enfermedad Inflamatoria Intestinal: causas, síntomas y tratamiento

Escrito por: Dr. José Antonio Pons Miñano
Publicado: | Actualizado: 14/11/2018
Editado por: Top Doctors®

El término Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) es un concepto global que hace referencia a enfermedades que cursan con inflamación crónica del intestino, de las cuales la Enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa son las dos formas más importantes.

Según los especialistas, en la Enfermedad de Crohn la inflamación puede afectar a cualquier parte del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano, inflamando toda la pared del tubo digestivo de forma discontinua. No obstante, la zona que se afecta con más frecuencia es la parte final del intestino delgado (Íleon) y el intestino grueso (colon). La Colitis Ulcerosa, en cambio, se caracteriza por inflamación con úlceras de la mucosa que afectan solamente al Intestino grueso (colon), bien a una parte del mismo o a todo, no afectando normalmente al resto de la pared del intestino como la Enfermedad de Crohn.

 

La Enfermedad de Crohn o la Colitis Ulcerosa son
algunas de las patologías inflamatorias intestinales más comunes

 

Causas de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

La causa de la EII es desconocida, no obstante, se reconoce que es una enfermedad de causa inmune, es decir, donde las defensas (sistema inmune) del paciente actúan de forma anormal contra la mucosa de su propio intestino. Posiblemente, aunque no demostrado totalmente, dicha respuesta inmune anómala se precipite por una mezcla de factores genéticos no bien conocidos y factores ambientales (tabaco, fármacos como antibióticos, anticonceptivos, antinflamatorios, etcétera).

Síntomas de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

Los síntomas, aunque parecidos, suelen ser distintos en la Enfermedad de Crohn y en la Colitis Ulcerosa y tienen en común la aparición en brotes con periodos variables sin síntomas.

La Enfermedad de Crohn, al poder afectar a distintos tramos del tubo digestivo y afectar con mayor o menor gravedad, tiene síntomas muy variables y heterogéneos. No obstante, los síntomas más frecuentes son el dolor abdominal, la diarrea con o sin sangre, la fiebre y la pérdida de peso. En los pacientes con afectación de la parte final del colon y del recto pueden aparecer fístulas perianales (trayectos entre el recto y la piel que rodea el ano).

La Colitis Ulcerosa, al afectar al colon suele producir diarrea con sangre y dolor abdominal. En los pacientes que solo tienen ulceras en la parte final del colon (recto), el síntoma más frecuente es la presencia de sangre con heces de consistencia normal.

En ambas enfermedades pueden existir síntomas extraintestinales (fuera del intestino) como dolores articulares, lesiones rojas en la piel, inflamación en los ojos (uveítis), etcétera.

Tratamiento para la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

Aunque los fármacos utilizados en ambas enfermedades son parecidos, cada enfermedad se trata de una forma distinta, dependiendo de la gravedad de los síntomas, la localización, la respuesta previa al tratamiento y de otros factores que determinan en la mayoría de los casos una personalización del tratamiento. En ambas enfermedades se pueden utilizar corticoides, aminosalicilatos (fármacos que disminuyen la inflamación del colon), e inmunosupresores (disminuyen la respuesta de las defensas inmunes que atacan al intestino).

En los últimos años se utilizan unos fármacos llamados biológicos, que luchan contra moléculas que inflaman el intestino, como el TNF alfa (molécula que produce inflamación) que está aumentado en los pacientes con EII. Estos fármacos son los llamados Anticuerpos anti TNF. En algunos pacientes con EII, cuando fracasa el tratamiento médico o aparecen complicaciones, puede ser necesaria la cirugía.

Prevención de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

La aparición de EII, bien Colitis Ulcerosa o Enfermedad de Crohn no puede prevenirse, ya que se desconocen con precisión los factores genéticos y la combinación de estos con factores ambientales, que hacen que comience la enfermedad en una persona concreta. Sí se puede prevenir o disminuir la aparición de brotes de la enfermedad siguiendo el tratamiento y las medidas higiénicas y dietéticas que aconseje el especialista en aparato digestivo.

Dieta recomendada para los pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

En general los pacientes con EII deben seguir una dieta completa y adaptada al momento de su enfermedad. De forma general no está restringida la ingesta de leche ni de ningún tipo de alimento durante los periodos sin síntomas. De forma estricta los pacientes con EII no deben fumar, muy especialmente los pacientes con Enfermedad de Crohn. El ejercicio físico es beneficioso en general, pero especialmente para esos pacientes.

 

Se aconseja consultar la página del Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (geteccu.org), asociación de médicos expertos con especial interés en el análisis y tratamiento de la EII. En dicha página existe un apartado para pacientes con información completa sobre la EII.

Por Dr. José Antonio Pons Miñano
Aparato digestivo

El Dr. Pons Miñano es un prestigioso experto en Aparato Digestivo. Con más de 30 años de experiencia en la profesión, es considerado un gran especialista en enfermedades hepáticas y digestivas, obteniendo un amplio reconocimiento nacional e internacional. A lo largo de su trayectoria profesional ha ejercido en diversos centros de prestigio y se ha formado de forma continuada, tanto en España como en el extranjero. Actualmente es FEA del servicio de Aparato Digestivo de la Clínica Cardiosalus y del Centro Médico Virgen de la Caridad, además de jefe de sección de Aparato Digestivo del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca. Ha combinado su labor asistencial con la docencia, siendo profesor asociado de la Universidad de Murcia y colaborador docente de cirugía, unidad de trasplante hepático y Departamento de Cirugía del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, entre otros. Por otra parte, ha contribuido en 11 proyectos con financiación pública, 5 de ellos como investigador principal y 6 como colaborador. Cuenta con más de 132 comunicaciones en congresos nacionales e internacionales de la especialidad, es autor y co-autor de 150 publicaciones científicas y de 24 capítulos de libros, siendo también referee- evaluador de revistas científicas de la especialidad.

 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes