¿En qué consiste la implantación de un desfibrilador interno?

Escrito por: Dr. José Francisco Valderrama Marcos
Publicado: | Actualizado: 17/11/2018
Editado por: Top Doctors®

La implantación de un desfibrilador interno es una técnica que se suele realizar bajo anestesia general. Mediante una incisión localizada en la clavícula izquierda, se localiza una vena por donde se introduce el electrodo que lleva dos espirales, una en la punta y otra en la zona media del mismo.

A continuación, el extremo proximal se conecta al generador que incluye la batería y el circuito encargado del funcionamiento del desfibrilador, quedando alojado por debajo del músculo pectoral.

 

¿Qué pacientes son los idóneos para el desfibrilador interno?

El objetivo de instalar un desfibrilador automático implantable (DAI) es evitar la muerte súbita del paciente por fibrilación ventricular. En esta situación, el corazón y más concretamente su ventrículo izquierdo, late de forma rápida, desordenada y superficial, siendo por tanto ineficaz para enviar la sangre al resto del organismo.

Se ha demostrado que el DAI evita la muerte súbita en pacientes con una contracción cardíaca muy comprometida y que además, o bien han tenido un infarto de miocardio o bien presentan una enfermedad del músculo cardiaco que hace que éste se dilate demasiado. Es lo que llamamos prevención primaria.

La prevención secundaria consiste en implantar un DAI para prevenir la muerte súbita en pacientes que ya han sufrido un episodio de fibrilación o de arritmia maligna ventricular. Está indicada en pacientes que han tenido infarto de miocardio o que presentan ciertas enfermedades cardíacas.

 

¿Qué tipo de vida y qué cuidados deberá seguir el paciente tras la intervención?

La limitación vendrá impuesta por su enfermedad de base. Además, tras la intervención, la herida quirúrgica se deberá curar durante los primeros días hasta su cicatrización. El paciente deberá evitar los campos magnéticos, pues el desfibrilador es un dispositivo metálico y con un circuito sensible en su interior.

Tras la implantación, el experto en Cirugía Cardíaca entrega un folleto explicativo al paciente donde se indican las precauciones a tener en cuenta. De forma periódica una vez al año, el paciente debería acudir a consulta para revisar el dispositivo y comprobar la duración de la batería.

 

¿Qué riesgos conlleva esta intervención?

Hoy día los riesgos son mínimos siempre que sea realizada por manos expertas. Aun así, toda intervención tiene unos riesgos que en cualquier caso siempre son inferiores al de no implantar el dispositivo.

Por Dr. José Francisco Valderrama Marcos
Cirugía cardíaca

Prestigioso especialista en Cirugía Cardiovascular, el Dr. Valderrama Marcos es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga desde 1997 y Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada desde 2002. Actualmente es Cirujano Cardiovascular en el Hospital Regional de Málaga (antiguo Carlos Haya) del Servicio Andaluz de Salud, además de asistir a nivel privado el Hospital Vithas Parque San Antonio, en su propia clínica, en el Hospital El Ángel y en Life&Sun Clinic. Autor de distintos artículos divulgados en publicaciones de nivel nacional e internacional y revisor de revistas especializadas. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Andaluza de Cirugía Cardiovascular. A lo largo de su trayectoria, ha compaginado su labor profesional con la docente, impartiendo clases en numerosos cursos, incluyendo la Facultad de Medicina de la Universidad de Málaga.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes