¿En qué consiste congelar óvulos?

Escrito por: Dra. Laura Blasco Gastón
Publicado: | Actualizado: 26/01/2021
Editado por: Yoel Domínguez Boan

El tratamiento de congelación de óvulos está basado en ofrecer una medicación hormonal inyectable que estimule los ovarios entre siete y diez días, para que maduren varios óvulos, que se recuperarán pinchando los ovarios, bajo sedación y control ecográfico.

Congelar óvulos es un tratamiento sencillo y rápido, y permite que la mujer pueda preservar su fertilidad, es decir, se asegura que en un futuro podrá ser madre si así lo desea sin tener que preocuparse por su reloj biológico.

Hoy en día, se trata de uno de los tratamientos con más demanda en Reproducción Asistida, ya que es cada vez más alto el número de mujeres que deciden posponer su maternidad. El tratamiento de congelación de óvulos cuenta con tres fases: la estimulación de los ovarios, la extracción de los óvulos y su vitrificación en el laboratorio.

 

 

Estimulación de ovarios

En un ciclo normal de ovulación, el ovario de la mujer seleccionará una serie de folículos, y entre los seleccionados, permitirá únicamente el crecimiento de un único óvulo. En el momento en el que se realiza un tratamiento de congelación de óvulos, será necesario estimular el ovario con hormonas para que todos los folículos seleccionados en la primera fase del ciclo crezcan con normalidad.

Para que esto suceda, será necesario administrar las hormonas que produce el cuerpo, pero a dosis más altas. Esta medicación se puede inyectar, y está diseñada para que la paciente se la pueda administrar de forma rápida y sencilla desde casa, por lo que el proceso de congelación de óvulos no interfiere con el ritmo de vida habitual de la paciente.

 

Reproducción asistida
La congelación de óvulo permite preservar la fertilidad
 

 

Extracción de los óvulos

Para que se puedan congelar los óvulos, es necesaria su extracción de los ovarios. El momento más adecuado para hacer la extracción lo dirán la ecografía y el análisis estradiol. Cuando el tamaño del folículo sea adecuado y los niveles de estradiol sean buenos, significará que en ese folículo existe un óvulo maduro.

Para extraer los óvulos, es necesaria la punción folicular. Se trata de una intervención sencilla que se lleva a cabo por vía vaginal y bajo control ecográfico. La extracción se basa en pinchar los folículos con una aguja fina, para aspirar el líquido folicular en el que están los óvulos. La extracción se realiza bajo sedación para evitar molestias.

Se recomienda que el día de la punción folicular se haga reposo en casa, para evitar molestias y complicaciones. No obstante, al día siguiente el paciente podrá recuperar su ritmo de vida habitual.

 

 

Vitrificación de óvulos

Se hace el mismo día de la punción folicular. La vitrificación, como tal, consiste en congelar los óvulos en nitrógeno líquido a -196ºC en el laboratorio, después de haber sido tratado con sustancias crioprotectoras. De esta manera, los óvulos mantienen intactas sus propiedades hasta que se requiera su uso.

Por Dra. Laura Blasco Gastón
Reproducción asistida

La Dra. Laura Blasco Gastón es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Madrid, especialista en Ginecología y Obstetricia en el Hospital Universitario La Paz y ha realizado estudios de doctorado sobre screening de infección por citomegalovirus durante la gestación.

Cuenta con diversas publicaciones y conferencias sobre Reproducción Asistida, especialmente sobre protocolos de estimulación y calidad ovocitaria y embrionaria.

Actualmente forma parte de la Clínica de la Fertilidad Ginefiv.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..