Liposucción VS lipoescultura, ¿se diferencian?

El verano no es la mejor época para realizarse una liposucción

Escrito por: Dr. José María Franco Góngora
Publicado: | Actualizado: 15/08/2018
Editado por: Alicia Arévalo Bernal

¿Hay alguna época recomendable para someterse a una liposucción?

Gracias a que se trata de una cirugía mínimamente invasiva a través de incisiones de 3mm, ocultas en pliegues naturales de nuestro cuerpo, cualquier época del año es apropiada para la realización de una liposucción. No obstante, debido a que durante el postoperatorio será preciso llevar una prenda compresiva al menos un mes y la recomendación de no tomar el sol durante los 6 meses posteriores a la cirugía, es aconsejable intervenirse en los meses fríos de otoño e invierno y evitar la época de verano para así favorecer una recuperación más confortable.
 

Preparación antes de la intervención

La liposucción no precisa de ninguna preparación en particular. Como en cualquier otra cirugía se debe realizar un estudio preoperatorio que incluya una analítica completa con pruebas de coagulación, un electrocardiograma y en caso de realizarse con anestesia general, una radiografía de tórax. Estará especialmente indicada en aquellas pacientes que realizan ejercicio con regularidad, consumen una dieta equilibrada y mantienen un peso estable y proporcionado, pero no son capaces de deshacerse de determinados acúmulos de grasa localizados.

Cualquier candidata a una liposucción debe saber que no se trata de una intervención para perder peso, pero si para definir una silueta más atractiva.
 

Recuperación tras la cirugía de la liposucción

La recuperación de una intervención de liposucción vendrá determinada por la cantidad de zonas del cuerpo a tratar y la cantidad de grasa aspirada, aunque en líneas generales las pacientes se incorporan a su vida laboral y social en un plazo de 48-72 horas.

Es propio de los primeros días sentir molestias tipo “pinchazo” o “agujeta” en las áreas intervenidas, acompañadas de una pigmentación hemática de la piel que se resuelve en unas 2 semanas.

En nuestra clínica somos partidarios de la movilización precoz, indicando a la paciente que empiece a dar paseos a las 24 horas de la intervención. A partir de la primera semana iniciamos el drenaje linfático que contribuirá a una más rápida y efectiva recuperación. Se puede reiniciar el ejercicio físico a partir de la 3ª o 4ª semana.

 

La liposucción no es una intervención para perder peso
 

 

Liposucción VS lipoescultura, ¿se diferencian?

La liposucción es una de las intervenciones con mayor grado de satisfacción en Cirugía Plástica. Generalmente se puede realizar en régimen de Hospital de Día o media estancia, bajo sedación o anestesia regional (epidural). La cirugía es llevada a cabo a través de mínimas incisiones por las que se introduce una solución salina que asocia un anestésico (generalmente lidocaína) para un mayor confort postoperatorio y adrenalina para evitar de este modo el sangrado o hematomas. Estas mismas incisiones son empleadas para posteriormente realizar la extracción de la grasa mediante aspiración con cánulas romas.

La principal diferencia estriba en que con la lipoescultura, la grasa obtenida mediante la liposucción es empleada para infiltrarla en otras zonas del cuerpo y de este modo conseguir una remodelación corporal más armónica y con mejores resultados.

En nuestra clínica esta intervención se lleva a cabo gracias al innovador sistema REVOLVE®, mediante el cual la grasa extraída se somete a un proceso de filtrado, lavado y centrifugado, todo integrado en un circuito cerrado, lo cual evita la contaminación del tejido adiposo y permite obtener una grasa más pura y rica en células madre que asegura una mayor supervivencia y duración del injerto graso.

Este procedimiento es cada vez más demandado por nuestras pacientes, ya que su uso permite muchas aplicaciones, tales como el aumento glúteo, aumento mamario, tratamiento de cicatrices o secuelas de traumatismo y especialmente el rejuvenecimiento facial. Es precisamente este último tratamiento el que más auge ha experimentado en los últimos años, ya que el injerto graso nos permite rellenar las ojeras, aumentar los pómulos o disimular surcos de la cara de forma mucho más natural y duradera que con el tradicional relleno con ácido hialurónico, mejorando también la textura y aspecto de la piel y sin apenas aumentar el tiempo de recuperación. La más reciente e innovadora asociación de la grasa obtenida con plasma rico en plaquetas (PRP) ha mejorado sin duda alguna los resultados de este tratamiento y su durabilidad.
 

Duración de los resultados y seguimiento

Es de absoluta importancia que toda paciente que esté pensando en someterse a una liposucción debe entender que este procedimiento forma parte integral de un objetivo: mejorar su figura. Y para ello, es fundamental que la paciente comprenda que sus hábitos de vida continúen siendo saludables para de este modo perpetuar los resultados. Por tanto, además de los cambios que la cirugía va a ayudarle a conseguir, recomendamos seguir una alimentación equilibrada así como realizar ejercicio con cierta frecuencia y de este modo el objetivo alcanzado se mantendrá en el tiempo.

Como en cualquiera de nuestros tratamientos llevamos a cabo una estricta supervisión del postoperatorio inmediato y todas nuestras pacientes disponen de un teléfono las 24 horas del día. Es preciso acudir a las revisiones que de manera protocolaria se realizan a la semana, al mes, 3, 6 y 12 meses tras la intervención. Durante el primer mes postoperatorio es preciso llevar una faja postoperatoria que ayudará a reducir la inflamación y mejorar la adaptación de la piel para así conseguir el mejor resultado posible. Para completar el tratamiento postoperatorio, nuestra fisioterapeuta realiza varias sesiones de drenaje linfático sobre la zona tratada lo que permite una mejor y más rápida recuperación.
 

¿Qué riesgos implica?

Como en cualquier otro procedimiento quirúrgico, la mejor manera de minimizar los riesgos es acudir a un profesional cualificado y someterse a la intervención en un centro debidamente autorizado, de las máximas garantías, que cuente con todo tipo de recursos. En este sentido, la paciente debe asegurarse que su cirugía es llevada a cabo por un Cirujano Plástico titulado vía MIR y que ésta tenga lugar en un hospital que disponga de todas las instalaciones precisas (sala de despertar, UCI….).

Los riesgos anestésicos también se reducen exponencialmente cuando todo el proceso es supervisado por anestesistas titulados. No obstante como toda cirugía no está exenta de posibles complicaciones. Son poco frecuentes y generalmente de carácter leve, tales como:

  • Irregularidades en superficie
  • Cambios en la pigmentación de la piel
  • Pequeños hematomas residuales, que en su mayoría se acaban resolviendo con el tiempo.
     

Sin embargo, aunque se producen con excepcionalidad, es preciso mencionar otras complicaciones de mayor entidad asociadas a este procedimiento:

  1. Tromboembolismo graso . La movilización del tejido adiposo aumenta el riesgo de invasión del torrente circulatorio por grasa pudiendo originar este cuadro.
  2. Trombosis venosa profunda. Mayor riesgo cuando se realizan liposucciones largas, con inmovilización prolongada y/o ausencia de medidas profilácticas como prendas compresivas o heparina postoperatoria.
  3. Infección tisular. Este raro e infrecuente cuadro requiere generalmente de la administración intravenosa de antibióticos y en casos de afectación generalizada, desbridamiento del tejido e ingreso hospitalario.
  4. Necrosis. Riesgo aumentado en pacientes fumadoras y relacionado con un traumatismo excesivo de la superficie cutánea.
  5. Perforación visceral. En liposucciones abdominales y en presencia de hernias o eventraciones existe un riesgo mayor No obstante las complicaciones mayores en liposucción son muy poco habituales y su frecuencia disminuye con la técnica apropiada aplicada por un Cirujano Plástico titulado y en un ambiente hospitalario que ofrezca la mayor seguridad y garantía posible a la paciente.

Por Dr. José María Franco Góngora
Cirugía plástica, estética y reparadora

El Dr. José María Franco Góngora es un referente en la especialidad de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética con una amplia formación y experiencia profesional. Ha colaborado profesionalmente con especialistas de renombre mundial y ha completado su formación en hospitales de reconocido prestigio.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.