El 90% de la vitamina D se asimila a través de la exposición solar y el 10% a través de la alimentación

Escrito por: Dra. Mar Hernando López
Publicado: | Actualizado: 19/11/2018
Editado por: Top Doctors®

España es uno de los países con más horas de sol de Europa, algo que puede suponer una ventaja en lo que a nuestra salud se refiere cuando hablamos de la vitamina D. Conocida como antirraquítica, ya que su deficiencia provoca alteraciones de crecimiento.

 

Importancia de la vitamina D

La vitamina D es una hormona más que una vitamina en el sentido clásico ya que, si hay exposición suficiente a la luz solar no se necesita ningún suplemento dietético. Ejerce sus funciones fisiológicas sobre el hueso, el intestino, el riñón y las glándulas paratiroides para regular el metabolismo del calcio y del fósforo. Su influencia en la asimilación del calcio pone de relieve la importancia de mantener unos niveles óptimos de la misma para conservar nuestra salud ósea y prevenir las fracturas en personas adultas. Además, de la  relación de su deficiencia  con enfermedades crónicas, como patología infecciosa, autoinmune y cáncer.

Sin embargo, a pesar de la ventaja de nuestro clima, en la actualidad es frecuente encontrarnos con personas que presentan déficit de esta vitamina. Los cambios en nuestros hábitos de vida están causando que los niveles de vitamina D sean cada vez más bajos entre la población española, tanto por la escasez de actividades al aire libre, como por la nutrición. Los alimentos que presentan un mayor contenido en vitamina D son pescados azules, moluscos, crustáceos y derivados, huevos, lácteos, setas o el aceite de hígado de bacalao. Sobre la exposición solar, se recomienda pasar entre 10 y 15 minutos al sol con baja protección, exponiendo manos y piernas, a primera hora de la mañana o a última de la tarde.

se recomienda pasar entre 10 y 15 minutos al sol con baja protección a primera hora de la mañana o a última de la tarde
 

Existen una serie de factores que pueden generar cierta predisposición hacia una posible carencia de vitamina D, como el fototipo cutáneo, el lugar de residencia, aspectos nutricionales y hábitos personales.

  • Ancianos: especialmente si sus actividades al aire libre son escasas.
  • Mujeres postmenopáusicas: se recomienda monitorizar los niveles de vitamina D, ya que se encuentran en riesgo de sufrir fracturas.
  • Embarazadas y mujeres en período de lactancia: La Sociedad Americana de Endocrinología recomiendan la toma de suplementos en este colectivo.
  • Personas de piel oscura: presentan una mayor dificultad en la asimilación de la vitamina D a través de la exposición solar.
  • Personas con obesidad: necesitan un aporte superior al resto de adultos.

Las personas que presentan un déficit de vitamina D no suelen tener síntomas específicos. A través de un análisis de sangre se pueden medir los niveles y en caso de situarse por debajo de lo recomendado se pueden corregir a través de la toma de suplementos, siempre bajo supervisión médica.

Por Dra. Mar Hernando López
Endocrinología

La Dra. Hernando López es especialista en Endocrinología. La doctora es experta en diabetes, tiroides y obesidad. Actualmente ejerce como endocrinóloga en el Hospital HM Torrelodones.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.