Dosis de refuerzo COVID y fobia a las agujas

Escrito por: Marina Dolgopol
Publicado: | Actualizado: 06/04/2022
Editado por: Yoel Domínguez Boan
¿Se acerca la tercera o cuarta dosis de la vacuna contra la COVID y sientes mucho temor? ¿Todavía no te has vacunado y has pasado por situaciones muy negativas y no quieres ir a hacerlo? ¿Te sientes avergonzado por lo que sientes y no quieres comentarlo con tu familia o gente conocida? ¿Entiendes que tu miedo es desproporcionado, pero no puedes hacer nada con él? ¿Cuándo aparecen en la televisión imágenes de personas vacunándose te tapas los ojos, te pones tenso o quieres irte? En síntesis, ¿tienes mucho miedo a vacunarte por temor a pasarlo mal o desmayarte? ¿Le sucede esto a un ser querido? Probablemente estemos hablando de una fobia. 
 
 

¿Qué una fobia?

Una fobia es un miedo intenso y progresivo o ansiedad por un determinado objeto, animal, actividad o situación que ofrece poco o ningún peligro real ¿Es normal tener fobias? No, no es normal, pero es probable. De hecho, el 10% de la población padece una fobia, siendo el trastorno de ansiedad que más suele verse en la consulta. La fobia tiene fácil tratamiento y con muy buenos resultados. Los tratamientos han avanzado mucho utilizando realidad virtual como parte del mismo.
 
 

¿Cuáles son las fobias más habituales?

Las fobias más comunes son las siguientes:
  • Encontrarse en lugares donde es difícil escapar, como entre multitudes, puentes o estar solo en el exterior.
  • Sangre, inyecciones y otros procedimientos médicos.
  • Algunos animales, como, por ejemplo, los perros, las arañas o las serpientes.
  • Espacios cerrados.
  • Volar.
  • Lugares altos.
  • Insectos o arañas.
 
 

¿Existe un perfil concreto de personas con tendencia a tener fobias?

Las personas más sensibles o con tendencia a la tristeza, las personas sobreprotegidas o con problemas para regular la ansiedad son más propensas a padecer fobias, así como aquellas personas que hayan transitado por alguna experiencia traumática relacionada con la situación, objeto o situación relacionada con su fobia.
 
 

¿Es normal tener fobia a la tercera dosis de la vacuna del COVID? 

Puede ocurrir, no es normal, pero las personas que hayan pasado por una experiencia negativa están en situación de mayor riesgo. Si hemos tenido alguna mala experiencia, si nos han dado información negativa sobre la vacunación, si sabemos de algún familiar que lo ha pasado mal, si en el momento de vacunarnos escuchamos o vemos a una persona que se siente no está bien, se pueden dar las condiciones para que la vacunación termine siendo una situación muy negativa. No debemos olvidarnos que esto no es suficiente, también es normal que se dé en mayor proporción en personas más preocupadizas y que se anticipan más a situaciones negativas, incluso sin tener ninguna evidencia.
 
La fobia a las agujas está incluida en un grupo específico de fobias y se caracteriza por sentir miedo muy intenso y persistente que no tiene total relación con la situación que lo provoca. Las personas que tienen esta fobia entienden que su miedo es incontrolable, pero no pueden hacer nada para sentirse mejor. Esta fobia puede generar una limitación importante en las personas que la padecen, evitar controles médicos, no acercarse a centros de salud, no poder acompañar a familiares a consultas médicas e incluso no asistir a las revisiones periódicas con el odontólogo. 
 
Se acerca la dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID o la primera dosis en aquellos que todavía no hubieran decidido vacunarse y muchas personas pueden pasar por estas circunstancias. Esto puede ser posible por haber tenido una experiencia negativa en el momento de recibir cualquiera de las dosis anteriores o por traer este problema desde el pasado.
 
Se estima que en torno al 3% de la población tiene miedo a la sangre, y el miedo a las inyecciones o agujas generan evitación de extracciones de sangre, un hecho que puede retrasar de forma importante el diagnóstico de enfermedades.
 
La respuesta de esta fobia se presenta en dos fases. En primera instancia, la persona ve la aguja o la sangre, lo que se traduce en un aumento de las pulsaciones, de la frecuencia respiratoria, de la ansiedad y/o la sudoración.
 
En la segunda fase, se produce una disminución rápida de la presión arterial y del pulso cardíaco, lo que lleva a la pérdida de conciencia
 
Fobia a la vacuna de refuerzo
Fobia a la vacuna de refuerzo
 

 

 

Caso práctico de fobia a las agujas

María tiene 18 años. En su niñez recuerda haber tenido varias experiencias muy desafortunadas que la llevó a tener pánico a las agujas y a las extracciones de sangre. Cada vez que pensaba en esta situación o veía en televisión información relacionada e imágenes de personas vacunándose, se angustiaba. Su cuerpo se tensaba totalmente, se tapaba los ojos y necesitaba irse de donde estaba. Como forma de afrontar este temor, María no accedía a hacerse analíticas, pasar controles médicos u odontológicos.
 
María convive con una persona de riesgo, y con la llegada de la pandemia toma la decisión de vacunarse. Pide ayuda para poder transitar la situación que para ella es incontrolable y comienza un tratamiento de desensibilización sistemática en la consulta de un psicólogo.
 
Las fobias pueden iniciarse luego de pasar por una situación traumática que nos lleva a evitar sistemáticamente esta circunstancia haciendo que el miedo aumente cada vez más. A veces, puede suceder que quienes la padecen han recibido información muy negativa de familiares o conocidos, o simplemente porque el tiempo que pasa entre una situación en donde se exponen y la siguiente es largo y no permite que la persona vaya disminuyendo su temor.
 
 

¿Cómo se tratan las fobias?

El tratamiento que más consenso genera para tratar las fobias es la psicoterapia. Entre sus diferentes corrientes y variantes, la terapia cognitivo conductual es la que mejores resultados proporciona. 
 
La terapia de exposición es la técnica cognitivo-conductual que se utiliza para el tratamiento de las fobias. Si se reconoce en alguna de estas situaciones o está transitando por una dificultad de este tipo le recomendamos que consulte con un profesional de la salud.
 
Los datos aportados en este artículo son orientativos y dependen siempre de la consulta y diagnóstico de un profesional. Si desea más información, contacte con un especialista en Psicología.

Por Marina Dolgopol
Psicología

Con más de dos décadas de experiencia profesional como psicóloga en Argentina y España, la Sra. Marina Dolgopol se ha especializado en el tratamiento de los trastornos de ansiedad, trastornos del estado de ánimo y en habilidades en regulación emocional. Actualmente, ejerce como psicóloga en Málaga, donde trata la depresión, fobias, control emocional, agorafobia, estrés o terapia cognitiva-conductual.

Graduada como psicóloga por la Universidad de Belgrano en Buenos Aires y especialista en trastornos de ansiedad por la Universidad Complutense de Madrid y la Asociación Argentina de Trastornos de Ansiedad, ha combinado su tarea clínica con la colaboración en empresas dedicadas a la comercialización de productos de lujo en España. La Sra. Dolgopol tiene especial interés en brindar asesoramiento a empresas en gestión efectiva del bienestar emocional y en el tratamiento de la ansiedad y el abuso de la tecnología.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.