¿Dolor en el talón al caminar o correr? Conoce la fascitis plantar

Escrito por: Dr. David López Capapé
Publicado: | Actualizado: 19/06/2018
Editado por: Top Doctors®

¿Qué es la fascitis plantar?

La fascia plantar es una banda de tejido conjuntivo fibroso grueso que va desde el talón hacia los dedos constituyendo la “cuerda” del arco del pie. Ayuda a transmitir la energía en cada zancada al correr o caminar.

El área de más tensión se sitúa en su inserción en el calcáneo, a nivel del talón. La fascitis plantar es la inflamación que ocurre cuando la banda gruesa se sobrecarga demasiado o sufre microroturas, causando dolor en el talón o dolor en la planta del pie al andar o correr, que se nota especialmente en los primeros pasos después de levantarse.

Podemos realizar pruebas de imagen como la ecografía para valorar la fascia plantar que puede en estos casos encontrarse engrosada, degenerada o con alguna rotura pequeña. En ocasiones se ha formado un espolón calcáneo en la inserción de la fascia.

En casos crónicos o con dudas diagnósticas recomendamos realizar también Resonancia magnética.

Engrosamiento de la fascia plantar en el calcáneo y la inflamación alrededor de la misma
 

¿Cuál es la causa de la fascitis plantar?

Esta lesión es habitual en deportistas, principalmente en corredores. En personas sedentarias se puede dar debido a un exceso de peso, debilidad muscular del pie, alteración del apoyo del pie, pie cavo y acortamiento del gemelo entre otros.

El comienzo suele ser progresivo o insidioso, si es agudo debemos sospechar rotura parcial de la fascia.

Tratamiento para la fascitis plantar

Inicialmente el tratamiento debe consistir en dar descarga al pie, reducir el tiempo de carrera y de caminar. Si hay inflamación, puede aplicarse frio local.

La fisioterapia debe consistir en terapia manual de todo el sistema aquileo calcáneo plantar (es importante tratar la musculatura del gemelo y soleo y flexores de los dedos).

El tratamiento con tecarterapia en nuestra opinión es de primera elección cuando se dispone del mismo. El fisioterapeuta puede utilizar la punción seca también.

La evolución suele ser lenta y si no se toma con seriedad el tratamiento, el proceso se puede hacer crónico. Cuando esto sucede podemos probar otras alternativas terapéuticas. Las  infiltraciones con corticoide son una posibilidad en caso de mucho dolor o inflamación local, pero no deben repetirse si no funcionan y en ningún caso más de tres veces.

El tratamiento con ondas de choque extracorpóreas no es invasivo y es una buena alternativa si el paciente no presenta mejora tras algunos meses.

Las inyecciones con plasma rico en plaquetas se pueden usar en situaciones en las que hay una rotura parcial de la fascia plantar. En nuestra experiencia, esta es una técnica efectiva en esta clase de pacientes. Se suele realizar una infiltración cada 1-2 semanas, preferiblemente de forma ecoguiada y tras un estudio previo de imagen para valorar lo apropiado de este tratamiento.

Una alternativa novedosa  es tratar con radiofrecuencia el nervio calcáneo medial e inferior. Puede reservarse para casos rebeldes o en los que se sospeche un componente neural más importante.

Si ninguno de los tratamientos anteriores tiene éxito podemos plantear algunas opciones quirúrgicas que pueden curar al paciente:

  • Tratamiento percutáneo con un terminal de radiofrecuencia (topaz microdebrider). Perforamos la fascia en su zona patológica y degenerada, consiguiendo el estimulo para la curación del proceso.
  • Fasciotomia plantar: Consiste en soltar de forma parcial o total la fascia en el área de inserción, donde se encuentra la zona dañada. Se realiza habitualmente de forma percutánea.
  • Alargamiento del gemelo: en los pacientes en los que es objetivo un acortamiento del músculo gemelo interno que da excesiva tensión en la fascia. Es una intervención sencilla, en la que se secciona el tendón del gemelo interno a través de una pequeña incisión en la zona poplítea.
Rayos X en cirugía percutánea de la fascia plantar, con fasciotomia y resección del espolón calcáneo.
 

En caso de fracasar todas las opciones comentadas previamente, se debe realizar una exposición abierta de la zona y hacer fasciotomia total o parcial, además de la liberación de las ramas nerviosas que pueden verse afectadas por el proceso crónico.

Para recuperar la vida normal se da una recuperación progresiva, en ningún caso inmediato. Los corredores que hemos operado vuelve a la carrera a pie a partir de unas 6-8 semanas, pero pueden pasar algunos meses hasta que se puede entrenar al máximo nivel.

Para conocer más sobre la fascitis plantar contacte con un especialista.

Por Dr. David López Capapé
Traumatología

Médico especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología del Deporte, en la que se ha centrado desde el comienzo de su carrera profesional, dada su gran relación con el deporte, especialmente el Atletismo. La experiencia como atleta primero y entrenador actualmente, permite un mejor abordaje de las lesiones que sufre el deportista profesional o amateur. La aplicación de todos los avances en medicina deportiva a toda la población es de gran utilidad. Es médico referente en lesiones del Tendón de Aquiles, lesiones musculares, lesiones del cartílago articular, viscosuplementación con ácido hialurónico, lesiones del miembro inferior especialmente rodilla, tobillo y pie. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.