Dieta proteinada: un tratamiento multidisciplinar muy bajo en calorías

Escrito por: Dra. Marta Rodríguez González
Publicado: | Actualizado: 10/11/2018
Editado por: Top Doctors®

La Dra. Rodríguez es una reputada especialista en Medicina Interna. Cuenta con más de 20 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos campos de la especialidad. En concreto, es experta en temas de dieta proteinada y nutrigenómica.

 

¿Qué es la dieta proteinada?

La dieta proteinada se basa en un aporte muy bajo de calorías, aproximadamente entre 600 y 800 kilocalorías al día, un aporte muy bajo de grasas y un aporte normal de proteínas, es decir, no se modifican las proteínas que el organismo debe tomar cada día. Este aporte bajo en grasas y en hidratos de carbono lo que hace es que entremos en una situación de cetosis, el organismo entra en cetosis, porque necesita energía que va a obtener a base de consumir las grasas de depósito; el exceso de grasa lo transformará en energía y esto es lo que producirá la conocida cetosis. Se mantiene también un aporte normal de micronutrientes. Por tanto, el objetivo principal es conseguir la cetosis y poder ir utilizando y quemando nuestras grasas para así perder peso, no por que comamos menos, sino porque estamos perdiendo esa grasa que tenemos de depósito. Hasta hace poco había el mito de que la dieta proteinada era perjudicial. Lo primero que quiero aclarar es que en ningún caso se trata de una dieta hiperprotéica, que es una de las confusiones que a veces se tiene cuando se habla de dieta proteinada, se piensa que es hiperprotéica.

 

De hecho, no es así, sencillamente es como un aporte de proteínas que no se disminuye lo único que se disminuye son las grasas y los hidratos de carbono. Es entonces una dieta absolutamente segura que a día de hoy tenemos amplios estudios y amplia bibliografía de que es una dieta efectiva y segura. Pero, ¿como ponemos en marcha una dieta proteinada? para llevar a cabo una dieta proteinada lo que vamos a necesitar es un equipo multidisciplinar, en primer lugar el médico que será el que, como en mi caso, va a supervisar la dieta, acompañar al paciente, ver cualquier problema que pudiera surgir o cualquier contraindicación incluso que pudiera tener el individuo. Aparte vamos a necesitar una nutricionista, que va ayudar al paciente a organizar sus comidas, a aconsejarle en como prepararlas, en cómo estructurarlas y también va a tener un papel de coaching y de acompañamiento del paciente, de cómo ayudarle a solucionar sus complicaciones del día a día con respecto a la dieta.

Es necesario complementar la dieta proteinada con ejercicio físico para conseguir unos buenos resultados
 

Además, vamos a necesitar el ejercicio físico, bien por nuestra cuenta haciendo una pauta de ejercicios o bien con entrenadores personales o con monitores que nos ayuden a realizar una pauta de ejercicios con una cierta regularidad. Volviendo otra vez a la dieta proteinada, cómo la vamos a hacer: en primer lugar, no vamos a tomar una proteína animal directamente sino que será una proteína preparada de alto valor biológico que contiene todos los aminoácidos y que se absorbe cien por cien. Posteriormente, cuando hemos perdido ya un ochenta por ciento del peso que deseamos perder empezaremos por sustituir ya alguna de esta proteína preparada por proteína animal como la carne, el pescado, los huevos hasta que más o menos hemos perdido el peso que deseábamos. A partir de ahí, no podemos pasar a comer normal porque, si entendemos por normal como comíamos antes, pues eso no nos va a llevar por buen camino. Aparte, no podemos introducir de golpe y de una forma desordenada los alimentos, sino que tendremos que seguir un programa con una introducción progresiva de los alimentos de forma muy estratégica, teniendo en cuenta el momento del día donde hay mayor gasto calórico.

 

Iremos introduciendo los diferentes grupos: hidratos de carbono por la mañana, proteína, lácteos, derivados de los lácteos, frutas. Posteriormente, iremos ampliando hasta finalmente introducir los hidratos de carbono tipo legumbres, cereales, tipo la patata, etc. Hasta que hayamos introducido todos los grupos alimentarios . A partir de ahí y en adelante debemos comer de forma equilibrada, con buenos hábitos, que es lo que conocemos como una dieta saludable, en este caso nuestra dieta mediterránea es un buen ejemplo de ello. La importancia de no pasar de haber perdido peso a comer como comíamos antes, o de forma desordenada, está en que si lo hacemos así tardaremos poco tiempo en volver a recuperar el peso. Necesitamos un tiempo en que nosotros vayamos introduciendo de forma progresiva los diferentes grupos alimentarios para que nuestro organismo se vaya acostumbrando a poner en funcionamiento todos los mecanismos y poder ir asimilándolos y acostumbrándose hacia ésta dieta normal, equilibrada y con buenos hábitos. Si conseguimos esto habremos conseguido un buen programa de pérdida de peso, de estabilización del peso perdido y posiblemente de mantenimiento del peso a largo plazo.

 

¿Qué es la nutrigenómica?

La nutrigenómica consiste en analizar una serie de genes (ver si hay mutaciones) que están implicados en el mantenimiento del peso del individuo. Son diferentes tipos de genes, algunos de ellos estarán implicados directamente en el metabolismo, es decir, tenemos o no alteraciones en genes que están implicados en el metabolismo de las grasas. Esto es importante porque ello nos indicará si esa persona es más susceptible o no a engordar, a subir de peso cuando come grasas. Otros genes podrían ser los reguladores del apetito, es decir, ver si hay alteración o mutaciones en genes que regulan el apetito y que pueden hacer que tengamos más o menos apetito. Otros genes están implicados en el mecanismo energético, es decir, consumimos más o menos energía en relación con el ejercicio físico. Estos tres bloques son los principales, habría muchos analizar, pero fundamentalmente cuando hablamos de nutrigenómica nos basamos en estos tres pilares. Es decir, metabolismo de las grasas en la regulación del apetito y en el consumo energético a la hora del ejercicio físico. En ocasiones puede haber alteraciones en un grupo de genes y en otros no.

 

Esto nos indica que si, por ejemplo, nosotros tenemos alteraciones de mutaciones en los genes reguladores del metabolismo de las grasas, significa que si nosotros hacemos dieta exenta de grasas perderemos peso; en el caso en que tengamos mutaciones en los genes reguladores del apetito ello significa que tenemos que tener muy en cuenta como comemos, es decir, nuestros hábitos a la hora de comer. Nosotros empezamos a notar sensación de saciedad a partir de los veinte minutos de estar comiendo. Por tanto, nos hemos de esforzar más si tenemos alteración a nivel de estos genes: nos hemos de esforzar en comer despacio y masticar bien, en sentarnos de forma correcta, etc... Porque todo ello nos facilitará y nos ayudará a sentir la sensación de saciedad.

 

Y, por último, el último pilar de estos tres que tienen intervención en la pérdida de peso, sería como nos influye el ejercicio físico: hay personas que pueden hacer mucho ejercicio físico y les cuesta bajar de peso esto sucede porque puede haber alteraciones a nivel de los genes que regulan el gasto energético. Entonces, hacemos mucho ejercicio, incluso ganamos masa muscular pero no perdemos peso. Por tanto nos será mucho más útil el comer bajo en grasas para perder peso que no hacer mucho ejercicio. Por lo tanto, cada grupo nos dará información de donde debemos incidir más para poder obtener mejores resultados a la hora de seguir un programa de pérdida de peso.

 

Factores esenciales para que una dieta sea efectiva

El factor más importante para que una dieta sea efectiva es la motivación, es decir, qué motivación tenemos para seguir una dieta. A partir de ahí, es elaborar una lista de todas aquellas ventajas que nos puede aportar, tener el firme propósito de seguirlo y por supuesto rodearnos de un equipo multidisciplinar que nos ayuda a ello. Es importante disponer de un médico que nos oriente y que nos dirija toda la dieta, disponer de dietista y de un asesor en ejercicio físico. Si no es multidisciplinar va a ser muy difícil porque la obesidad es una enfermedad crónica y por tanto vamos a recaer muchas veces y a encontrarnos muchos obstáculos. Por tanto vamos a necesitar de diferentes personas que nos apoyen en diferentes aspectos de ese programa de pérdida de peso.

 

¿Cómo complementa la nutrigenómica a la dieta proteinada?

Es un buen complemento; la dieta proteinada nos va a ayudar a bajar peso, de hecho, seguro que vamos a bajar peso. Pero la nutrigenómica nos va a aportar información de cómo nos puede ayudar la dieta proteinada y, dijéramos que el cortejo multidisciplinar que lleva consigo la dieta proteinada, por que la nutrigenómca nos va a ayudar a regular el tipo de comida que podemos hacer, nos va dar información sobre el ejercicio físico y nos va a dar información sobre los hábitos a la hora de comer. Es decir, podremos incidir más o menos en un apartado o en otro. La nutrigenómica no sería más que un complemento y una información de ayuda para el programa de la dieta proteinada.

Por Dra. Marta Rodríguez González
Medicina interna

La Dra. Rodríguez es una reputada especialista en Medicina Interna. Cuenta con más de 20 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos campos de la especialidad. En concreto, es experta en temas de dieta proteinada y nutrigenómica. A lo largo de su trayectoria ha combinado su labor asistencial con la docencia, habiendo impartido diversos cursos y seminarios en la Universitat Pompeu Fabra y la Universitat Rovira i Virgili. Asimismo, también es colaboradora asidua en medios de comunicación. Ha ejercido en diversos hospitales y centros de prestigio de la ciudad, Consorci Sanitari de Terrassa, el Hospital CIMA-Sanitas , el Centro Médico Delfos ,o Clínica Corachán, manteniendo actualmente su actividad en estos dos últimos , actualmente ejerce también en el Instituto de Ars Médica.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes