Diagnóstico y tratamiento de la amigdalitis

Escrito por: Dr. Miguel Ángel Melchor Díaz
Publicado:
Editado por: Yoel Domínguez Boan

Las amígdalas se encuentran en una zona del cuerpo que hace sencilla su revisión durante una revisión médica, por lo que gracias a un diagnóstico adecuado se puede evitar que la causa de demasiados problemas al paciente.

 

Además del diagnóstico visual es interesante conocer la naturaleza de la amigdalitis para poder pautar el tratamiento correcto. Esto se logra mediante una hematología o un análisis de exudado. Así podremos conocer si la causa es vírica o bacteriana.

 

Cuando se trata de una amigdalitis aguda hace falta un uso ordenado de analgésicos, tanto para paliar el dolor de garganta como para mejorar la fiebre a causa de la infección. También se pueden pautar medicamentos específicos para la disfagia para facilitar al paciente la tarea de tragar alimentos con mayor facilidad.

 

En aquellos casos que esté indicado también se puede pautar el uso de antibióticos y antiinflamatorios para tratar directamente los tejidos afectados. Este tratamiento es conveniente que vaya acompañado de una ingesta elevada de líquidos, como por ejemplo agua o zumos con alta concentración de Vitamina C.

 

En casos en que las infecciones sean recurrentes y a pesar del tratamiento con antibióticos, se haya producido flemón o absceso amigdalar, se debe recomendar la resección quirúrgica o amigdalectomía. Esta técnica actualmente la realizamos con radiofrecuencia que minimiza los síntomas postquirúrgicos y las posibles complicaciones.

 

La amigdalitis es la inflamación de las amígdalas. Se trata de una patología más habitual en niños que en adultos
 

 

Factores de riesgo y prevención de la amigdalitis

Para poder prevenir la enfermedad existen una serie de medidas que se pueden llevar a cabo. En niños y adolescentes es importante fortalecer el sistema inmunitario para prevenir el desarrollo de la amigdalitis con vacunaciones anuales o autovacunas.

 

Al tratarse de una enfermedad vírica es importante tener una buena higiene, lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto con personas que padezcan la enfermedad.

 

Fumar, respirar humo de manera pasiva y el abuso de bebidas alcohólicas son hábitos que perjudican la salud en general, y que en este caso afectan al sistema inmunológico y crean unas concisiones que hace que la persona desarrolle amigdalitis con mayor facilidad.

 

Para más información sobre la amigdalitis, consulte con un especialista en Otorrinolaringología.

Por Dr. Miguel Ángel Melchor Díaz
Otorrinolaringología

El Dr. Melchor Díaz es un destacado otorrinolaringólogo miembro del equipo del Instituto de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello de Madrid. Ha realizado intervenciones en niños y adultos en todas las áreas de la especialidad, incluyendo cirugía oncológica y colgajos, cirugía de fosa nasal y senos, incluyendo cirugía endoscópica nasosinusal básica y avanzada con base de cráneo. 

 

 

 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..