Descubre las causas principales de la pérdida de olfato

Escrito por: Top Doctors®
Publicado: | Actualizado: 23/02/2018
Editado por: Top Doctors®

La pérdida de olfato es una patología que afecta al funcionamiento de los demás sentidos, ya que el 80% del sabor que obtenemos por ejemplo por un alimento proviene del olfato y sólo el 20% proviene del gusto. Por lo tanto, como destaca el otorrinolaringólogo José María Guilemany Toste, ante una pérdida de olfato se produce una grave alteración del sabor de las cosas.

Las causas principales de la pérdida de olfato, parcial o total, están asociadas a la inflamación de la mucosa nasosinusal (rinosinusitis crónica con o sin pólipos, o rinitis alérgica), las infecciones nasosinusales (víricas o bacterianas, como una gripe), un traumatismo craneal (bulbo olfactorio o fibras olfatorias), enfermedades neurodegenerativas (como la esclerosis múltiple, Parkinson, Alzheimer) o el tabaquismo.

 

 

La rinosinusitis crónica afecta a más del 10% de la población española y con pólipos (poliposis nasal) a un 3-5% de la población general, asociada ésta última en muchos pacientes al asma y la intolerancia a los antiinflamatorios no esteroideos. No existe un tratamiento curativo para esta enfermedad y la cirugía se reserva para aquellos pacientes que no responden al tratamiento médico.

La pérdida de olfato en pacientes con poliposis es principalmente inflamatoria, ya que la poliposis nasal es una de las enfermedades que más inflama la mucosa nasal y de los senos, provocando la inflamación y posterior alteración de la mucosa olfativa. La rinitis alérgica, sobretodo la persistente, es una de las enfermedades que hace perder el olfato con más frecuencia, pero normalmente de forma parcial.

Factores de riesgo poco frecuentes

Otras causas menos frecuentes están relacionadas con la ingesta de medicamentos antidepresivos o antiinflamatorios, en personas adictas a la cocaína, la exposición a tóxicos domésticos e industriales, factores nutricionales como la falta de vitaminas (A, B6, B12), la radioterapia (cuando se padecen tumores de cabeza o de cuello) u otros factores congénitos (anosmia congénita o albinismo).  

Fuente: Dr. José María Guilemany Toste
 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors
Otorrinolaringología


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.