¿Cuánto hace que no te das un respiro?

Escrito por: Carlos Antonio Rodríguez Méndez
Publicado:
Editado por: Albert González

¿Cuánto hace que afilaste tu hacha por última vez? Esta metáfora nos habla de las veces que estamos tan ocupados trabajando que nos olvidamos de recargar las pilas:

 

"En el bosque, un leñador muy trabajador cortaba madera con afán. El primer día, el leñador consiguió talar 18 árboles, una cifra impresionante. El hombre se esforzaba al máximo pero creía que podía hacerlo todavía mejor.

 

Sin embargo, al día siguiente, solo pudo con 15 troncos. Y al siguiente tan sólo regresó con 10. Pasaban los días y el leñador se esforzaba por superarse, pero cada vez volvía con menos madera. Estaba desesperado.

 

– No lo entiendo, cada día corto menos árboles – dijo. A lo que su compañero le contestó:

– ¿Hace cuánto que no afilas el hacha?

 

“¡Necesito unas vacaciones de las vacaciones!”

Deseamos que lleguen las vacaciones para poder por fin permitirnos un descanso y, cuando llegan, ocupamos todas las horas del día con actividades que nos estresan más. Nuestra “frase estrella” que indica que no tenemos el hacha afilada para la vuelta a la rutina es aquella de: Necesito unas vacaciones de las vacaciones.

 

Lo que necesitas es descansar, escuchar a tu cuerpo y ofrecerle lo que te está pidiendo. Pero recargar pilas no es algo que sea obligatorio relegar al periodo vacacional. Es una labor que incluir en nuestro día a día.

 

No pospongas tu autocuidado

Seguir trabajando sin pararnos a "afilar" nuestro cuerpo y mente se nos puede volver en contra y hacernos caer dentro de un círculo vicioso. El descanso no es exclusivo para el periodo vacacional. Ni tan solo para los fines de semana. Ni siquiera para cuando por fin alcanzas tus objetivos. Debemos incluir bloques de autocuidado en nuestro día a día para poder mantener el nivel de exigencia con nuestra mayor energía.

 

Lo que necesitas es descansar y escuchar a tu cuerpo.

 

¿Esto te suena?

  • Trabajo muchas horas.
  • Llego tarde a casa.
  • Como cualquier cosa.
  • Me acuesto tarde viendo una peli.
  • Me despierto con prisa, más cansado/a y con agobio.
  • Finalmente, mis resultados empeoran.

 

¿Cuándo no estás afilando tu hacha?

Conectarnos a la televisión o comprometernos con reuniones sociales es enriquecedor pues son actividades que nos distraen. Pero no nos recuperan ni nos son renovadoras. Nos completan y son importantes, pero son actividades que consumen todavía más nuestra energía. A continuación se muestran algunas de los hábitos que parecen de autocuidado, pero que en realidad no lo son:

  • Largos trayectos de transporte.
  • Citas por compromiso.
  • Dos o más planes en un mismo día.
  • Usar las pantallas para pasar las horas muertas.
  • Whatsappear.
  • Hacer recados.
  • Limpiar el hogar.
  • Avanzar trabajo de la semana.

 

¿Qué hábitos sí afilan nuestra hacha?

Todas aquellas actividades que estén en el ámbito del autoconocimiento. Las mañanas pueden ser el momento ideal para sacar la mejor versión de nosotros y dedicarnos tiempo de calidad. “Afilar el hacha” consiste en pararse y observarse a uno mismo. Preguntarnos qué tal está nuestro cuerpo hoy, permitirnos sentir lo que surja y hacerlo con paciencia sin viajar más allá del ahora:

  • Practicar ejercicio.
  • Meditar.
  • Leer.
  • Mirar por la ventana.
  • Pasear al aire libre.
  • Escribir en un diario.
  • Agradecer.
  • Organizar tu agenda.

Por Carlos Antonio Rodríguez Méndez
Psicología

Carlos Antonio Rodríguez Méndez es un reputado psicólogo de Madrid, experto en los tratamientos de Psicología general, infanto - juvenil, coaching, cognitivo - conductual, crisis de pareja y duelo, entre otros. 

Su desempeño profesional como ingeniero en distintas empresas le permitió conocer de primera mano la importancia vital que tienen las personas en una empresa. Esto le llevó a estudiar Psicología y a viajar a más de 50 países, donde aprendió a conocer sus culturas.

Carlos Rodríguez rechaza los juicios y utiliza una metodología de trabajo basada en la escucha activa y la empatía con el paciente. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..