¿Cuándo y cómo debe operarse el Reflujo Gastroesofágico (ERGE)?

Escrito por: Dr. Ramón Díaz Conradi
Publicado: | Actualizado: 19/02/2018
Editado por: Anna Raventós Rodríguez

El ardor o “quemazón” por detrás del esternón se usa para describir lo que en términos médicos se conoce como “pirosis” o reflujo gastroesofágico (RGE), es decir, que el contenido del estómago sube al esófago a causa de un fallo del esfínter esofágico inferior (EEI), una válvula que separa el esófago del estómago.

 

Al subir por el esófago, los ácidos gástricos producen ardor por detrás del esternón, que puede llegar hasta el cuello. Otros síntomas del ERGE pueden ser: tos crónica con ronquera, vómitos frecuentes y afectación crónica de la garganta (de hecho, muchos pacientes son diagnosticados en la consulta del Otorrino).

 

Causas del Reflujo Gastroesofágico (ERGE)

Cuando se come, el alimento pasa de la boca al estómago a través del esófago. Cuando el esfínter esofágico inferior (una válvula que separa el esófago del estómago impidiendo que los jugos gástricos “suban” al esófago) se altera, los ácidos gástricos pasan al esófago de forma descontrolada, produciendo la ERGE o Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico

 

Las causas de una alteración del esfínter esofágico inferior (EEI) son múltiples, siendo la más frecuente una hernia hiatal. Sin embargo, tener una hernia hiatal no significa que vaya a existir RGE; se puede tener RGE sin hernia de hiato.

Reflujo Gastroesofágico (ERGE)

 

Hay pacientes que por su constitución o de nacimiento tienen una alteración en el funcionamiento del EEI; también hay condiciones externas que alteran el EEI, como por ejemplo el alcohol, el tabaco, los ejercicios vigorosos…etc.

 

Reflujo gastroesofágico tratamiento

Para tratar el reflujo gastroesofágico hay que seguir tres pasos de manera progresiva:

 

  • Cambios en la vida habitual. Se realizarán comidas de fácil digestión evitando en todo momento los irritantes como el alcohol, picantes, café y comidas copiosas. También es aconsejable el ejercicio suave y levantar la cabecera de la cama 20 cms., pues por la noche es cuando más episodios de reflujo se producen (nunca nos tenemos que ir a la cama al finalizar la comida o cena, sino que hay que esperar 60-90 minutos a que se realice “la digestión”).
  • Tratamiento con medicamentos
  • Cirugía. Aquellos pacientes que no responden al tratamiento médico o bien no lo pueden seguir son subsidiarios de cirugía ya que la patología se va a solucionar en el 90% de los casos.

 

Ventajas del tratamiento del reflujo con laparoscopia

En el pasado, hacer una incisión de 20-30 cms. en abdomen era la única forma de operar esta enfermedad; hoy, mediante la cirugía laparoscópica, se puede reparar el reflujo gastroesofágico por medio de 4-5 incisiones de 0,5-1 cms.

 

Las principales ventajas de esta técnica son:

 

  • Menor dolor postoperatorio
  • Menor estancia en el hospital
  • Rápida tolerancia a los alimentos
  • Rápida instauración del funcionamiento intestinal
  • Rápida recuperación en la actividad normal.
  • Mejores resultados estéticos junto con menor índice de hernias o problemas en las heridas

 

Candidatos a una laparoscopia para tratar el reflujo gastroesofágico

Pese a que la Cirugía laparoscópica del Reflujo Gastroesofágico tiene muchas ventajas, puede no ser apropiada para algunos enfermos, hay que consultarlo siempre con su cirujano para averiguar cuál es la técnica más apropiada ya que hay determinadas enfermedades cardiacas, respiratorias y neurológicas que contraindican la Cirugía laparoscópica.

 

Preparación del paciente antes de una laparoscopia para tratar el reflujo gastroesofágico

El día antes de la laparoscopia para tratar el reflujo gastroesofágico, el paciente realizará una higiene personal intensa que consistirá en realizar 2 duchas. No es necesaria ninguna preparación alimenticia a parte del ayuno ocho horas antes de la intervención (tomando sólo los medicamentos que se le indique con un pequeño sorbo de agua si fuera necesario). El paciente debe dejar de tomar 5 días antes de la intervención aquellos medicamentos que alteran la coagulación de la sangre, como por ejemplo la Aspirina y derivados, el Sintrom y algunos antinflamatorios

 

Cirugía laparoscópica del reflujo gastroesofágico

El término cirugía laparoscópica se refiere a la forma con que el cirujano accede a la cavidad abdominal. Se insufla el abdomen con gas (CO2) para así poder introducir dentro del abdomen una cámara de TV junto con los instrumentos necesarios para realizar la cirugía. La intervención se realiza mirando un monitor que muestra las imágenes de la cámara introducida en el abdomen. A continuación se realiza la cirugía explicada previamente al paciente en la consulta.

 

Postoperatorio de la cirugía del reflujo gastroesofágico

El postoperatorio de la intervención dependerá del paciente y del tipo de cirugía; antes de enviarlo a planta, pasará por una unidad de vigilancia intensiva o media.

 

A las 24 horas el paciente Iniciará la ingesta de líquidos y de comida triturada (si su tolerancia es buena); a las 48 horas de la intervención, siempre que la tolerancia sea correcta, el paciente recibirá el alta. Entonces podrá realizar los ejercicios que las molestias abdominales le permitirán, recuperando su vida habitual al 5-7 día de la intervención.

 

El paciente estará con alimentación por Túrmix 10 días, acudiendo a consulta para retirar puntos y dándole la pauta alimentaria según su evolución.

 

Riesgos de la cirugía del reflujo gastroesofágico

Las complicaciones en la cirugía del reflujo gastroesofágico son raras, pero pueden ocurrir (hemorragias o infecciones, tanto dentro como fuera del abdomen).

 

También se pueden lesionar órganos internos como bazo, colon, intestino delgado, etc. Pero por norma general son muy raras También pueden ocurrir fenómenos tromboembólicos, a pesar de que se den medicamentos preventivos.

 

Es importante reconocer precozmente las complicaciones para tratarlas lo más urgentemente posible.

 

Se deberá llamar al cirujano en los siguientes casos:

 

  • Fiebre superior a 38º o escalofríos
  • Hemorragia por heridas o por el recto (esto último ocurre en poca cuantía los primeros días de la intervención). - Dolor abdominal que va en aumento o hinchazón del abdomen.
  • Imposibilidad para orinar.
  • Enrojecimiento o supuración de alguna de las heridas
  • Si tuviera síntomas respiratorios como tos persistente o dolor costal.

Por Dr. Ramón Díaz Conradi
Cirugía general

El Dr. Díaz Conradi ha realizado desde 1990 más de 3.200 intervenciones en Cirugía Laparoscópica, abarcando todo tipo de patología digestiva (Hígado, vesícula biliar, vía biliar, páncreas, esófago, estómago, intestino delgado, colon y recto), bazo, obesidad mórbida (bandas y by-Pass), cirugía suprarrenal así como cirugía de urgencias (traumatismos abdominales, apendicitis agudas, colecistitis, obstrucción intestinal, perforaciones de vísceras huecas y patología anexial urgente). Además, es conferenciante habitual y profesor en la Universidad San Pablo CEU.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.