Cuándo someterse a una reducción de mamas

Escrito por: Dr. Julio Puig
Publicado: | Actualizado: 20/02/2018
Editado por: Top Doctors®

La reducción de mamas proporciona a la paciente unos pechos más pequeños y proporcionados a su cuerpo. Sin embargo, es muy importante evaluar cada caso para que la cirugía sea exitosa.

La reducción de pecho o mamoplastia de reducción es un procedimiento quirúrgico para disminuir el tamaño de las mamas, mediante la extirpación de grasa, tejido mamario y piel, haciéndolas más pequeñas, ligeras y firmes. Además, se puede reducir el tamaño de la areola. Las mujeres con senos grandes pueden presentar algunos problemas debidos al exceso de peso, tales como dolor de espalda y de cuello, irritaciones de la piel debajo de la mama y problemas respiratorios. La finalidad de la mamoplastia de reducción es proporcionar a la mujer unos pechos más pequeños y con una forma más proporcional al resto de su cuerpo.

 

Quién puede someterse a una reducción de mamas

La reducción de pecho se realiza, generalmente, para aliviar un problema físico, más que por motivos puramente estéticos. Tal como afirman los expertos en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, muchas mujeres que se someten a esta intervención están preocupadas por el excesivo volumen de sus pechos, que interfiere con muchas actividades y causa molestias físicas. En la mayoría de los casos se espera hasta que se haya desarrollado completamente, aunque puede realizarse antes si los problemas físicos son muy importantes. Este procedimiento no está recomendado en mujeres que pretendan dar el pecho tras el embarazo.

 

Planificar la cirugía de reducción de mamas

Durante la primera consulta se evalúa  el tamaño y la forma de las mamas, la firmeza de la piel y su estado general de salud. Se realizará, además, una exploración de los senos y, en algunos casos, se solicitará un estudio mamográfico. Asimismo, se le explicarán a la paciente las distintas técnicas quirúrgicas, se hablará sobre el tamaño y la forma que tendrán sus pechos y las opciones o la combinación de procedimientos que sean mejor para ella. 
Por otra parte, la paciente debe exponer sus expectativas de manera sincera y franca, para que el cirujano plástico sea también franco y le muestre las alternativas disponibles para su problema, con los riesgos y limitaciones de cada una de ellas. La paciente debe contar si es fumadora o toma alguna medicación o vitamina, el número de embarazos previos y si piensa volver a quedarse embarazada o dar de mamar. 

 

La cirugía de reducción de mamas y la anestesia

La cirugía de reducción de mamas se realiza en un quirófano, dentro de un hospital. Suele ser preciso el ingreso, dándose el alta a su domicilio generalmente al día siguiente. La cirugía se realiza bajo anestesia general.
El tiempo quirúrgico en una reducción de mamas suele ser de unas dos horas, aproximadamente. Existen diversas técnicas pero, normalmente, las incisiones tienen forma de ancla, colocándose alrededor de la areola, en una línea vertical hacia abajo desde la areola y en una línea horizontal en el surco que hay debajo de la mama. A través de estas incisiones se extirpa el exceso de piel, grasa y tejido mamario y se recoloca la areola y el pezón en su nueva posición; en algunos casos se puede asociar liposucción. 

 

Posoperatorio en la cirugía de reducción de mamas

Tras la cirugía de mamas es normal encontrarse algo cansada unos días, pero la paciente podrá hacer vida casi normal a las 24-48 horas. La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita por el cirujano plástico. El vendaje o los apósitos serán retirados en unos días, siendo sustituidos por un sujetador especial, que deberá llevar durante un período entre 4 y 6 semanas. Tras la cirugía la paciente podrá volver al trabajo en 1 o 2 semanas, aunque en pocos días podrá hacer vida casi normal. No obstante, debe limitar las actividades físicas fuertes durante unas semanas, hasta que se recupere de la operación.

 

Resultados de la reducción de mamas

Tras una reducción de mamas pasarán unos meses hasta que estas adquieran el aspecto definitivo; aun así, las mamas cambiarán ante los estímulos hormonales normales, el embarazo o los cambios de peso. La paciente puede necesitar algo de tiempo hasta acostumbrarse a su nueva imagen corporal. Si sus expectativas son realistas la paciente estará muy satisfecha con el resultado. 

 

Por Dr. Julio Puig
Cirugía plástica, estética y reparadora

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valencia en 1987.

El Dr. Julio Puig es un reconocido Cirujano Plástico que ha trabajando durante sus más de 25 años de experiencia en la profesión en centros de excelencia médica en España y Estados Unidos. 

Entre sus muchos logros destaca que fue fundador y director de la Unidad de Hospitalización Domiciliaria del Hospital Universitario La Fe de Valencia en los años de 1989 a 1991.

Es médico especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora por oposición MIR en el Hospital de Bellvitge de Barcelona.

Ha sido Jefe de la Unidad de Cirugía Plástica de la Clínica del Pilar de Barcelona entre 2000 y 2015.

En la actualidad es Cirujano Plástico en el Hospital VITHAS-NISA 9 de Octubre de Valencia.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.