¿Cuándo se puede hablar de TDAH?

Escrito por: Dra. Marta Grau Olivares
Publicado: | Actualizado: 13/11/2018
Editado por: Carlota Rincón Muñoz

La Dra. Marta Grau Olivares, reputada psicóloga experta en Neuropsicología, habla de TDAH, trastorno que afecta tanto a niños en mayor medida. Según la OMS, el TDAH es un trastorno que se inicia en la infancia y se caracteriza por problemas para mantener la atención, hiperactividad o exceso de movimiento e impulsividad o dificultades en el control de los impulsos. Esta patología puede afectar sólo a la atención (TDA o Tipo con predominio de déficit de atención), ir acompañado de problemas de impulsividad y/o hiperactividad (TDAH tipo combinado) o con predominio de impulsividad/hiperactividad.

 

Características del TDAH

  • Este trastorno hace que sea extraordinariamente difícil para los niños el concentrarse en tareas, prestar atención, estarse quietos, y controlar el comportamiento impulsivo, por lo que repercute de manera significativa en su rendimiento académico. Son niños que se levantan continuamente de su asiento, charlan con los compañeros, hacen ruido... lo que provoca una interrupción constante del profesor y del ritmo de la clase.
  • Los niños que sufren de esta patología tienen que dedicar más tiempo a las tareas escolares, aunque por el contrario, suelen obtener rendimientos más bajos y dificultades de aprendizaje.
  • Su impulsividad les suele llevar a terminar las tareas lo más rápido posible, lo que provoca que cometan muchos errores, como comerse sílabas o palabras cuando escriben o leen, confundir unas palabras con otras, etc.
  • A todas estas características hay que sumarles el alto grado de frustración que les produce el no realizar las tareas con la misma rapidez y diligencia de sus compañeros, las continuas quejas de sus profesores, el rechazo de sus compañeros, que en ocasiones les lleva a reaccionar con rabietas o estallidos, mostrándose hacia los demás como un niño con poca capacidad de autocontrol.
Los niños que padecen TDAH suelen sufrir alteraciones psicológicas y emocionales

¿Cómo se puede diagnosticar el TDAH?

Principalmente, hay que distinguir el TDAH de comportamientos propios de la edad en niños activos, retraso mental, situaciones de ambiente académico poco estimulante o desmotivación del niño y sujetos con trastornos del comportamiento. También es importante distinguir el TDAH de otros trastornos del aprendizaje, como la dislexia, de problemas de lateralidad cruzada lo que puede llevar al niño a tener una conducta para llamar la atención.

Para poder realizar el diagnóstico de TDAH es fundamental que se cumplan una serie de criterios. Se trata de un trastorno neurobiológico de carácter crónico, sintomáticamente evolutivo y de probable transmisión genética que afecta entre un 5 y un 10% de la población infantil, llegando incluso a la edad adulta en el 60% de los casos. Las alteraciones provocadas por los síntomas del TDAH deben presentarse en dos o más ambientes (por ejemplo en casa y en la escuela). También debe haber pruebas claras de deterioro clínicamente significativo de la actividad social, académica o laboral, es decir, de que los síntomas interfieren de forma significativa en la vida del niño. Además, los síntomas deben persistir de forma continua por un mínimo de 6 meses y no ser algo puntual o esporádico.

 

Relación entre TDAH y las alteraciones psicológicas y neurológicas

Los niños que padecen TDAH suelen sufrir alteraciones psicológicas y emocionales como consecuencia de sus dificultades escolares y debidas al posible rechazo de profesores y compañeros. Esto puede repercutir en una mayor posibilidad de padecer trastornos de conducta. Los niños/as con TDAH presentan un comportamiento más hostil y disruptivo, reaccionan con enfadado y con altos niveles de frustración cuando se les provoca y suelen ser poco empáticos. Todo ello puede llevar a problemas de autoestima, ansiedad y depresión. Numerosos estudios también han evidenciado la presencia de alteraciones estructurales cerebrales en niños/as con TDAH y un nivel de maduración inferior al de las personas de su edad que no sufren esta patología.

 

Tratamientos para el TDAH

El tratamiento de un niño con TDAH siempre debe ser individualizado y se debe tener en cuenta el grado de intensidad de los síntomas. En general, el mejor enfoque es el tratamiento multimodal, que incluye el uso de fármacos si es preciso (metilfenidato), tratamiento psicológico y psicopedagógico. Es por ello que se requiere de un equipo multidisciplinar de profesionales que traten al niño/a, así como de una buena coordinación y colaboración entre escuela-familia-servicios médicos. Para más información, contacte con un experto en TDAH.

Por Dra. Marta Grau Olivares
Psicología

Licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, la Dra. Grau es una reputada Psicóloga especializada en Neuropsicología. Actualmente desempeña la mencionada especialidad en Neurocirugía Barcelona y en el Instituto de Medicina y Cirugía de Barcelona. Desde 2014 ejerce como miembro facultativo del Instituto de Psicología Forense de Barcelona. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes