¿Cuándo acudir al especialista si se sufre de insomnio?

Escrito por: Dra. Odile Romero Santo Tomás
Publicado:
Editado por: Mireia Frias

El insomnio es un trastorno del cual no disponemos de ningún marcador biológico, es decir, no existe ningún test que podamos hacer en el laboratorio como en otras enfermedades, y tampoco disponemos de una exploración de imagen, como puede ser un escáner, una radiografía o una resonancia. Por ello, se trata de un trastorno, cuyo diagnóstico se realiza en consulta mediante una entrevista clínica al paciente.

Se diagnostica de insomnio cuando se produce el trastorno mínimo
tres veces por semana

Diagnosticaremos un trastorno de insomnio define en aquellas personas que tienen problemas para iniciar el sueño, para mantenerlo o que se despiertan antes del tiempo deseado y esto, esta escasa calidad de sueño sucede como mínimo 3 veces a la semana  y comporta un trastorno durante el   periodo de vigilia. Si no hay una alteración durante el periodo de vigilia, es decir, están muy bien, tienen ganas de hacer cosas, no tienen cansancio, ni problemas de memoria o concentración, ni están somnolientos, no podemos diagnosticar ni definir un trastorno de insomnio

Es importante saber que este trastorno tiene que cumplirse mínimo tres veces por semana, si únicamente le pasa de vez en cuando, no se puede hablar propiamente de insomnio como trastorno. A partir de esta definición, si esto se prolonga más de tres meses en el tiempo, hablaremos de un insomnio crónico. Si estamos dentro del periodo donde han comenzado los problemas y todavía no han pasado los tres meses, hablamos de un insomnio agudo. 

 

¿A partir de cuándo es una problemática que debe tratarse por un especialista?

Siempre que afecte a la calidad de vida del paciente. Cuando el paciente ve que hay una afectación de su día a día por este problema es cuando se debería acudir a un especialista, porque si una persona se automedica el trastorno se cronifica y a veces empeora. Si se hace un tratamiento correcto desde el inicio, se evita que se alargue en el tiempo y no se necesitará tanto tratamiento.

 

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

La opción que está aprobada como primera de elección, sobre todo en el trastorno crónico, por todas las quías , tanto europea como americana, es la terapia cognitivo-conductual para el insomnio. No es una terapia psicológica, sino que consiste en 4 o 5 sesiones realizadas con un profesional experto en la técnica, el cual marca unas pautas muy específicas que a veces pueden estar también asociadas con fármacos. A veces no es necesario, pero si es un insomnio muy agudo o muy fuerte, al principio es bueno acompañar el tratamiento de fármacos, siempre con la idea de que el fármaco ha de poderse retirar en un momento determinado y el paciente, utilizando las estrategias y conocimientos adquiridos durante  esta terapia, debe ser capaz de poder abordar por sí mismo el insomnio. Es como un aprendizaje para que no vuelva a pasar. Los fármacos que hay actualmente en el mercado no curan el insomnio propiamente dicho, sino que hacen dormir al paciente, pero el intentar retirarlos, se convierte en una tarea muy complicada.

 

¿En qué consiste la Terapia cognitivo conductual?

Como hemos comentado, la terapia cognitivo conductual consiste en 4 o 5 sesiones donde el profesional del sueño y el paciente trabajan una serie de herramientas, no solamente las normas higiénicas de sueño (no tomar café, horario regular, no estar con luz a últimas horas de la noche, no comer mucho por la noche, hacer ejercicio por la mañana, etc.), sino trabajar los procesos biológicos que regulan el sueño e intentar implementarlos e interiorizarlos para que el paciente consiga dormir recuperando su sueño biológico normal.

 

¿Es un tratamiento muy largo?

Estas 4 o 5 sesiones se pueden pautar cada semana, cada 15 días, en función de cómo lo vea el paciente o el especialista. Lo óptimo sería en intervalos entre una y tres semanas y, cuando se acaban las sesiones, se finaliza el tratamiento.

 

¿Se puede aplicar a todos los pacientes?

Se puede aplicar a todos los pacientes que tengan insomnio psicofisiológico. Como esta terapia no tiene efectos secundarios, se puede aplicar a otro tipo de insomnios, pero en realidad donde está indicado es en el psicofisiológico. El insomnio psicofisiológico es aquel donde el paciente tiene una predisposición a sufrirlo, es decir, son pacientes con una determinada personalidad, tienden a ser más perfeccionistas, más obsesivos, que en un momento de su vida tienen un factor precipitante y estresor (la pérdida de un familiar, de un trabajo, estrés, una enfermedad, etc.), que marca el inicio de unos primeros síntomas y estos se van cronificando en el tiempo.

 

Si el insomnio se produce por cambios de rutina, la terapia puede ayudar a sincronizarte en ella, pero si los síntomas se cronifican y se alargan más de tres meses, lo más recomendable será acudir a un especialista. 

 

Puedes pedir cita con la Dra. Odile Romero, especialista en Medicina del sueño, en su perfil.

Por Dra. Odile Romero Santo Tomás
Medicina del sueño

La Dra. Odile Romero Santo Tomás es una prestigiosa especialista en Neurofisiología clínica, experta en insomnio, hipersomnia, síndrome de las piernas inquietas, sonambulismo, apnea del sueño y narcolepsia, entre otros tratamientos.

Licenciada en Medicina y Cirugía, se especializó en Neurofisiología clínica para poder ayudar a todas aquellas personas que presentan trastornos del sueño. Desde entonces ha trabajado en el Hospital Universitario Vall d'Hebron, Àptima Centre Clínic Mútua Terrassa, y en el Hospital Quirónsalud de Barcelona, donde sigue trabajando actualmente.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.