Coronavirus y aire acondicionado, ¿binomio perfecto?

Escrito por: Dr. Joaquín Lamela López
Publicado:
Editado por: Cristina Mateo

Llega el verano, buen tiempo y el calor y ante todo buscamos refrescarnos y mantener el cuerpo aclimatado. Si hasta ahora esto no era un problema gracias al aire acondicionado, ¿puede llegar a serlo este verano? 

 

Preguntado por el riesgo de contagio, el Dr. Joaquin Lamela, neumólogo y especialista en enfermedades pulmonares, no cree que el uso del aire acondicionado sea realmente un peligro. El doctor apunta que hasta ahora no se ha demostrado y ni siquiera hay indicios hasta ahora de que el aire acondicionado pueda favorecer la transmisión del coronavirus tipo 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-Cov-2).

 

 

¿Qué ocurre con las gotículas que quedan “flotando” en el aire?

 

Después de toser, estornudar, incluso después de hablar alto, el enfermo con la Covid-19 puede eliminar el virus con las pequeñas gotas de las secreciones respiratorias producidas. El virus suspendido en el aire es capaz de aguantar hasta tres horas, pero no se ha demostrado que tenga la misma capacidad de contagio que cuando acaba de ser eliminado.

 

Salvo en ambientes hospitalarios, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es poco probable que haya partículas del virus flotando en el aire que puedan contagiar.

 

Existen dos tipos de aire acondicionado. Por un lado, el que simplemente modifica la temperatura y por otro, aquel que permite renovar el aire. ¿Hay un mayor riesgo de contagio para alguno de estos dos modelos de aire acondicionado?

 

Tampoco se ha demostrado riesgo de contagio en ninguno de los dos tipos de aire acondicionado, a pesar de bulos que se están publicando en redes sociales advirtiendo de la salida del coronavirus al encender el aparato de aire acondicionado.

 

Puede aconsejarse reforzar la limpieza de los filtros de aire y aumentar el nivel de ventilación de los sistemas de climatización para renovar el aire de manera más habitual. Hasta el momento no existen evidencias científicas que relacionen la utilización del aire acondicionado con la propagación del coronavirus.

 

No existen evidencias que demuestren un mayor riesgo de contagio.

 

Aunque, si es posible, puede ser prudente combinar el aire acondicionado con la ventilación natural. Si después de todo no existen evidencias claras que demuestren la transmisión del virus por medio del aire, ¿por qué esta alarma acerca del uso del aire acondicionado? Lo que nos ha de quedar claro es que la transmisión por el aire más allá de dos metros de la persona infectada al toser o estornudar parece poco probable.

 

Investigadores de Singapur tomaron muestras de aire en habitaciones de pacientes sintomáticos con Covid-19 y no hallaron ARN viral en el aire. Tampoco en estudios llevados a cabo en China se han reportado contagio por transmisión aérea del virus.

 

Es cierto que todavía falta evidencia científica sobre el coronavirus SARS-CoV-2, ya que es muy probable que el riesgo de contagio se alce en espacios cerrados sin una buena buena circulación de aire y estando cerca de personas infectadas. Así sucedió en un gimnasio de Corea del Sur.

 

El espacio del gimnasio reducido y a la vez colapsado de gente junta y apretada en un espacio cerrado respirando el mismo aire durante 50 minutos. Finalmente, el instructor enfermo acabó contagiando a más de 100 personas.

 

La epidemióloga Emily Gurley de la Universidad Johns Hopkins asegura que hay que ponerle muchos matices a la posibilidad de contagiarse del coronavirus por esa vía, lo que comúnmente entenderíamos “por el aire”.

 

La epidemóloga no niega que el contagio a través del aire sea posible, pero también advierte de que es más probable que se produzca por el contacto próximo y prolongado con pacientes infecciosos más que por la razón de compartir un mismo espacio.

 

 

¿Qué medidas podemos tomar este verano para reducir el riesgo de propagación del virus a través de los mecanismos de aire acondicionado?

 

Dado que todavía no se ha demostrado que el CoV-Sars2 se pueda transmitir y contagiar a personas a través del aire acondicionado resultaría imprudente alarmarse.

 

Al parecer no existe riesgo de contagio en lugares públicos o privados con aire acondicionado. Por el momento, solo existe este riesgo si nos encontramos hacinados con otras personas, en un lugar con o sin aire acondicionado y alguna de ellas está infectada.

Por Dr. Joaquín Lamela López
Neumología

El Dr. Lamela es un prestigioso especialista en Neumología y Neumología Infantil. Cuenta con más de 35 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos campos de la especialidad. En concreto, es experto en asma, EPOC, insomnio, rinitis, bronquitis y apnea del sueño, entre otros trastornos y patologías respiratorias, tanto en adultos como en niños.

A lo largo de su trayectoria ha combinado su labor asistencial con una importante labor investigadora y divulgativa. En este sentido ha dirigido trabajos de investigación financiados por el Fondo de Investigación Sanitaria (FIS) como investigados principal y ha participado en otros como investigador secundario y colaborador. Por otra parte, ha publicado trabajos científicos en revistas nacionales e internacionales de la especialidad y escrito capítulos de libros sobre enfermedades respiratorias. También es ponente asiduo en congresos y conferencias nacionales e internacionales de la especialidad, así como colaborador en medios de comunicación. En la actualidad dirige su propia consulta de Neumología en Ourense. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..