Consejos para afrontar la ansiedad (II)

Escrito por: Dr. Jordi Blanch Andreu
Publicado: | Actualizado: 16/11/2018
Editado por: Top Doctors®

El Dr. Jordi Blanch Andreu es reputado psiquiatra con una larga trayectoria en el ámbito de la Salud Mental. En 2015 se le concedió el Premio a la Excelencia Profesional en Salud Mental, otorgado por el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona.

 

¿Todas las personas sufren el mismo tipo de ansiedad?

La ansiedad es una reacción fisiológica que a menudo suele ser debido a un estímulo, a una situación o una noticia que nos genera una preocupación nos genera una situación de miedo. Es cierto que, si somos una persona con ya una cierta aprensión, es decir, personas con tendencia a la ansiedad, tendencia a la superpreocupación, por cuestiones de personalidad, por cuestiones de aprendizaje, etcétera, las mismas situaciones pueden generar más ansiedad en esta persona más ansiosa que en otras personas de la población general. Y, si esto ocurre muy a menudo y realmente estas situaciones se van repitiendo, esta persona a la larga puede generar o puede sufrir un trastorno de ansiedad de tipo de ansiedad generalizada.

 

Hay otras formas de ansiedad como pueden ser trastornos de angustia, los ataques de pánico, que suelen ser reacciones que aparecen de forma espontánea, sin ningún estímulo aparente, es decir, la persona está en una situación de relativa calma puede estar relajada, mirando la tele, viajando, leyendo un libro y de repente sufrir una crisis de angustia sin ningún estímulo aparente, sin ningún estímulo que la desencadene esto es lo que se describe o se define como crisis de angustia, crisis de pánico, si esta persona tiene estas crisis con mucha frecuencia hablaremos de trastorno de angustia, trastorno de pánico.

 

Este tipo de trastornos tiene una clara base biológica y muchas veces requiere también un tratamiento biológico, en forma de tratamiento psicofarmacológico. Hay dos formas de ansiedad, como son la ansiedad debido a un estímulo, las fobias simples que son bastante habituales también: la fobia a las serpientes, la fobia a las arañas, la fobia a las alturas, son fobias o ansiedad que son muy limitadas a determinados estímulos muy concretos. A veces son estímulos que parecen absurdos o esta persona no ha generado ningún condicionamiento, no ha tenido ninguna mala experiencia con ese estímulo, una persona que nunca haya visto una serpiente pero en cambio verbalice que tiene miedo a las serpientes o una persona puede tener miedo a los perros y nunca haya sufrido ninguna mordedura, ninguna agresión por parte de ningún perro. 

Hay personas que ya son sufridoras, ansiosos por su forma de ser, personas que tienden a controlar o intentar controlar su entorno
 

Son reacciones emocionales en forma de ansiedad que probablemente tengan una base filogenética, una serie de evolución histórica o prehistórica que han hecho que determinados animales, determinadas situaciones, determinados efectos o eventos nos generen esta reacción en forma de ansiedad. Luego hay otras formas de ansiedad como el trastorno por estrés postraumático, la fobia social, que es la fobia o el miedo que aparece en situaciones de exposición pública, por ejemplo hablar en público, comer en público, es un tipo de ansiedad bastante incapacitante o limitante y que a veces hace que las personas tengan dificultad de salir de casa y de relacionarse con otras personas. 

 

Luego hay otro tipo de ansiedades por ejemplo en situaciones donde pueda haber una dificultad para recibir ayuda como es la agorafobia, esto es habitual en situaciones de aglomeración o también en situaciones donde no hay nadie, donde podamos tener dificultades a recibir ayuda si nos coge alguna crisis y nos pasa algo. Esa es la forma clínica de trastorno de agorafobia o agorafobia. Luego hay un trastorno como puede ser el trastorno obsesivo compulsivo, aunque no se considere un trastorno de ansiedad también es una enfermedad que cursa con ansiedad es un tipo de ansiedad que está bastante condicionado por una obsesión y, actualmente dentro de las clasificaciones psiquiátricas ya no se considera un trastorno de ansiedad pero también puede cursar con sintomatología ansiosa.

 

¿Existen colectivos más propensos a sufrirla?

Más que un determinado colectivo a veces tiene mucho que ver con la forma de ser de la persona. Hay personas que ya son sufridoras, son ansiosos por su forma de ser, son personas que tienden a controlar o intentar controlar mucho su entorno, a preocuparse por otras personas, a hacer las cosas bien, a ser muy responsables y este tipo de forma de ser que, podemos considerar que es que es positivo, que es adecuado, a la larga puede ser malo porque estas personas son más vulnerables o están más en riesgo de sufrir ansiedad. Es verdad que, parece ser que sí, que hay diferencias de género en hombres y mujeres, que parece ser que la ansiedad y algunos trastornos psiquiátricos son más predominantes en las mujeres pero yo diría que tiene que ver mucho más con el funcionamiento, con esta tendencia de preocuparse en exceso lo que hace que estas personas puedan ser más sensibles o vulnerables a sufrir trastornos de ansiedad.

 

¿Cómo tratar la ansiedad?

La ansiedad en muchos casos requiere sobre todo un tratamiento psicoterapéutico. También es fundamental que la persona aprenda a gestionar la ansiedad por lo tanto, enseñar técnicas de control de la ansiedad en forma de relajación. Si la persona tiene un trastorno de ansiedad que ya lleva mucho tiempo de evolución o que supone una gran limitación de su funcionamiento, sí que, en algunos casos, se requiere tratamiento psicofarmacológico. Dentro del tratamiento psicofarmacológico existen dos opciones: o bien un tratamiento en forma de benzodiazepinas, ansiolíticos o también se puede utilizar tratamiento con antidepresivos.

 

El tratamiento con antidepresivos, sobretodo de un grupo concreto, que son los fármacos inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina, a pesar de ser un tratamiento antidepresivo, como dice su nombre, tienen utilidad para el tratamiento de la ansiedad, es decir que este tipo de fármacos estrictamente no se tendrían que llamar antidepresivos, si no que también se tendría que llamar tratamiento o fármacos útiles para la ansiedad. Si la persona necesita una respuesta rápida, por ejemplo porque tiene que enfrentarse a una situación que le pueda generar ansiedad o tiene una crisis de angustia, en estos casos, por lo tanto si buscamos efecto rápido, las benzodiazepinas son más útiles. 

 

El problemas de las benzodiazepinas es que su uso continuado puede generar que esta persona genere una tolerancia es decir, que esta misma sustancia, esta misma pastilla a largo plazo no le funcione de la misma manera y esta tolerancia, también si se complica o sobre todo si la persona toma dosis altas, pueda desencadenar también una dependencia. Esto no ocurre tanto con los antidepresivos, los antidepresivos no generan tolerancia ni generan dependencia pero a diferencia de las benzodiazepinas sí que tienen más efectos secundarios. 

 

En general sí que se recomienda, si es posible, hacer un tratamiento de la ansiedad con antidepresivos pero en cualquier caso lo fundamental es que esta persona aprenda el manejo de la ansiedad, que aprenda también a prever situaciones de ansiedad y eso sobre todo lo facilita la psicoterapia. En general se aconseja psicoterapia de orientación más de tipo cognitivo conductual, pero hay otra formas de tratamientos psicoterapéuticos que también pueden ser útiles y sobre todo fundamental es que esta persona con técnicas de relajación también aprenda a gestionar esta ansiedad.

Haciendo click aquí podras volver al inicio del artículo.

Por Dr. Jordi Blanch Andreu
Psiquiatría

El Dr. Jordi Blanch Andreu es reputado psiquiatra con una larga trayectoria en el ámbito de la Salud Mental. En 2015 se le concedió el Premio a la Excelencia Profesional en Salud Mental, otorgado por el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona. Entre algunos de los cargos que ostenta se encuentra ser Jefe de Sección en el Servicio de Psiquiatría Intrahospitalaria del Hospital Clínic de Barcelona, ser Coordinador Médico de Numancia Salud Mental, Parc Sanitari Sant Joan de Déu y Codirector del centro Auris Internacional.

Es experto en trastornos depresivos y de ansiedad, trastornos emocionales en pacientes con comorbilidad médica, trastornos de personalidad y patología psiquiátrica y psicológica asociada a la infección por el virus de la inmunodeficioencia humana (VIH), así como otras enfermedades médicas graves (cáncer, enfermedades hematológicas, trasplantes de médula y órganos sólidos, etcétera).

En el centro Auris Internacional ejerce su práctica privada y allí forma equipo con la psicóloga clínica Esther Galindo Arlándiz para poder ofrecer un abordaje conjunto de intervenciones psicofarmacólogicas y psicoterapéuticas en el tratamiento de los trastornos emocionales.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes