Cómo tratar el dolor de la artrosis

Escrito por: Dr. Marcello Meli
Publicado: | Actualizado: 17/11/2018
Editado por: Patricia Pujante Crespo

La artrosis es una patología degenerativa que causa el deterioro del cartílago de las articulaciones. La desaparición de este comporta que haya desgaste de los huesos y se deformen, provocando mucho dolor. El Dr. Meli, experto en Tratamiento del Dolor, habla de la artrosis y de cómo aliviar sus síntomas.

 

Síntomas y causas de la artrosis

Los síntomas de la artrosis son la inflamación y dolor de las articulaciones, algo que empeora si se realiza actividad física y puede disminuir durante el reposo. Cuando el dolor está en fases avanzadas puede empeorarse el descanso nocturno, llegando a impedirlo. Otros síntomas de la artrosis son la rigidez y contracturas musculares.

La artrosis no siempre tiene un desencadenante conocido, pero algunos de estos pueden ser:

  • Enfermedades congénitas
  • Traumatismos o actividad física intensa y prolongada
  • Enfermedades metabólicas
  • Otras enfermedades reumáticas

 

Tipos de artrosis y factores de riesgo

La artrosis puede desarrollarse en diferentes zonas del cuerpo, pero las más frecuentes son:

  • Rodilla
  • Articulaciones interfalángicas, los dedos
  • Base del primer dedo de la mano, que se conoce como rizartrosis
  • Cadera
  • Columna

 

Existen algunos factores de riesgo que predisponen a los pacientes a padecer artrosis:

  • Tres de cada diez personas que superan los 45 años desarrolla signos de artrosis.
  • Las mujeres tienen más tendencia a sufrir artrosis debido a factores hormonales.
  • La obesidad es un claro factor de riesgo para la artrosis de rodilla, pero perder cinco kilos puede reducir a la mitad esta posibilidad.
  • La genética puede condicionar a la aparición de artrosis juvenil.
  • Algunos traumatismos como fracturas o lesiones pueden desencadenar futuras artrosis.
  • El uso excesivo de una articulación, en casos como deportistas o personas que repiten de forma repetida una actividad física, aumenta el riesgo de desarrollar artrosis.

La artrosis afecta a siete de cada diez personas con más de 65 años, teniendo más incidencia en mujeres, sobre todo si se encuentran en la menopausia. Según la Sociedad Española de Reumatología (SER), esta patología afecta al 10% de la población española. La más común es la artrosis de rodilla, que afecta a más de uno de cada diez pacientes con artrosis, seguida por la de mano.

 

Cómo aliviar el dolor de la artrosis

El proceso degenerativo de la artrosis no se puede revertir, pero sí se pueden aliviar los síntomas. El objetivo del tratamiento es reducir el dolor y mantener la movilidad de las articulaciones, algo que puede conseguirse mediante:

  • La reducción de peso y la corrección de la postura.
  • Llevar a cabo una vida más activa y saludable, siete de cada diez pacientes con artrosis llevan una vida totalmente sedentaria.
  • Los fármacos son paliativos, deben asociarse al control de peso y la actividad física.
  • Los antiinflamatorios pueden reducir el dolor en apenas tres de cada diez casos, y mejorar la función articular en más de uno de cada diez.
  • La cirugía artroscópica puede ser beneficiosa durante unos meses, consiste en extraer las partículas desprendidas de los tejidos dañados de la articulación.
  • El dolor también puede aliviarse mediante una inyección intraarticular de corticoides, que tiene efecto durante unas semanas o meses. El uso prolongado de estas se asocia a daños en el cartílago, por lo que no se recomienda más de una punción cada cuatro meses.
  • Las inyecciones de ácido hialurónico o viscosuplementación proveen de viscoelasticidad a las superficies articulares y con acción analgésica. El efecto de estas no supera los 6 meses, pero varios estudios avalan su uso y superioridad a largo plazo con respecto a los corticoides.
  • El Kinesiotape tiene como objetivo la alineación de la rótula en pacientes con artrosis de rodilla. Esto se consigue con la aplicación de un vendaje dinámico que contribuye a ello y con la realización de una serie de ejercicios para fortalecer el cuádriceps. Si se cumplen las pautas de trabajo, ocho de cada diez pacientes suelen mejorar con el tratamiento.
  • Las infiltraciones de Plasma Rico en Plaquetas en las articulaciones dañadas estimula la acción reparadora de las células. El tratamiento con tres infiltraciones ha mostrado más efectividad que el de ácido hialurónico en disminución de dolor y rigidez auricular.

 

Cómo evitar la artrosis

Algunos hábitos que deben asumirse en el día a día:

  • Llegar al peso adecuado
  • Realizar actividad física adaptada a la edad del paciente, teniendo en cuenta la intensidad de esta. Se puede hacer natación, ciclismo, tai-chi, yoga, pilates o caminar 20 minutos cada dos días. Hay que evitar aquellos deportes de impacto como el running, saltar o subir escaleras.
  • Hay que evitar la sobrecarga de la articulación, por lo que hay que descansar en el momento que se sienta dolor.

 

Diferencias entre artritis y artrosis

La artrosis es la forma más común de artritis, aunque existen otras formas de artritis como la psoriásica, reumatoide o infecciosa. Estas formas pueden aparecer de forma más precoz, pero para establecer un diagnóstico de artrosis es suficiente tener dolor en una o pocas articulaciones. También es necesario que el paciente tenga más de 45 años y rigidez matinal de menos de 30 minutos. Si el dolor se presenta en muchos puntos o aparece fiebre o pérdida de peso, se sospechará de otro tipo de artritis.

Por Dr. Marcello Meli
Unidad del Dolor

Prestigioso especialista en Unidad del Dolor, el Dr. Meli es el actual director, además de fundador, de Aliviam - Clínica del dolor de Mallorca y fundador de IBaD Clínica del dolor. Desde 2012 es asesor médico en BioPsychological Instruments & Services. Actual Coordinador del Servicio de Anestesia en Clínica Salvà (Red Asistencial Juaneda). Ha compaginado su labor asistencial con la docencia siendo examinador de la Sección Pain Practice del World Institute of Pain (WIP). Ha conseguido el Fellowship del World Institute of Pain en tratamiento intervencionista del dolor en 2009, en Nueva York. Es Máster Universitario en Neurociencia.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes