¿Cómo se puede tratar la hiperplasia de próstata?

Escrito por: Dr. José Luis Carazo Carazo
Publicado: | Actualizado: 23/04/2018
Editado por: Top Doctors®

La próstata es un órgano exclusivo del varón que se ocupa de la secreción de gran parte del líquido seminal para transportar y alimentar los espermatozoides y así aumentar las posibilidades de supervivencia y éxito de la fecundación.

A medida que pasan los años, el órgano va creciendo en todos los hombres, y este fenómeno recibe el nombre de hiperplasia. Así pues, la hiperplasia benigna de próstata (HBP) no es más que el crecimiento no canceroso de la glándula.

Síntomas de la hiperplasia de próstata

La principal consecuencia de la hiperplasia de próstata es la obstrucción de la salida de orina. En la primera fase, el paciente suele tener muy pocos síntomas, ya que la vejiga todavía es capaz de compensar esta obstrucción.

No obstante, a medida que la uretra se estrecha por la compresión de la próstata, el paciente padece un conjunto de síntomas llamado prostatismo o sintomatología del tracto urinario inferior (STUI): dificultad y retraso en el inicio de la micción, sensación de vaciamiento incompleto, disminución de la fuerza del chorro miccional, micción intermitente o prolongada, goteo después de la micción, retención urinaria, incontinencia, entre otros.

En una fase más avanzada, el paciente tiene síntomas más preocupantes: disminución de la capacidad funcional de la vejiga, poliaquiuria (más micciones pero de poca cantidad), nicturia (micción involuntaria durante la noche) e incontinencia con urgencia. Esta sintomatología se debe a contracciones involuntarias de la vejiga.

 

Tratamientos de la hiperplasia de próstata

Actualmente, existen dos opciones básicas para tratar la hiperplasia benigna de próstata: tratamiento médico y cirugía. Se recomienda tener en cuenta los síntomas del paciente, la edad, la fase en la que se encuentra la hiperplasia, enfermedades concomitantes, entre otros, para escoger el método para tratarla.

Así pues, en el caso de la intervención quirúrgica, se realiza cuando el tratamiento médico no ha aliviado lo suficiente los síntomas, cuando el paciente no puede llevar sus tareas con normalidad o cuando no quiere tomar medicamentos.

Dentro del tratamiento quirúrgico de la hiperplasia de próstata, se pueden distinguir dos técnicas:

  • Intervención por vía endoscópica: se realiza a través de la uretra (transuretral). Es aconsejable para pacientes con problemas de corazón.
  • Cirugía abierta de próstata: se recomienda para próstatas grandes, ya que permite una mejor extracción.

Ambas técnicas tradicionales conllevan un riesgo significativo de complicaciones y requieren una hospitalización de entre 3 y 10 días.

 

Cirugía láser para tratar la hiperplasia benigna de próstata

La cirugía láser es una nueva técnica quirúrgica que permite la intervención de la próstata de forma transuretral, sin necesidad de hacer una incisión en el abdomen. Este método quirúrgico es, con diferencia, el mejor tratamiento de la hiperplasia benigna próstata, ya que es mínimamente invasivo, no produce sangrado y es tan seguro y eficaz como las otras cirugías.

Actualmente, en los centros especializados en Urología existen varios tipos de láser para tratar la hiperplasia benigna de próstata:

  • Láser azul o Láser de Holmium: elimina por completo el tejido prostático sin provocar sangrado (vaporización) y permite extraer muestras del tejido para analizarlo (enucleación), pero tiene menos potencia (100W), por lo que el tiempo de intervención es más largo.
  • Láser verde o KTP: permite la vaporización de próstata sin enucleación, con potencia de 120W y 180W, con fibras de alta potencia refrigeradas mediante suero fisiológico.
  • Láser rojo o de Diodos: permite la vaporización y enucleación. Tiene una potencia de 180W sin refrigeración de la fibra.

 

Funcionamiento de la tecnología láser

Esta tecnología utiliza un láser de última generación y alta energía que se une con una fibra óptica y vaporiza los tejidos blandos de la próstata, eliminando completamente el tejido de la próstata agrandada.

La cirugía láser consiste en introducir un cistoscopio (tubo fino) de doble corriente con fibra láser a través de la uretra para vaporizar la próstata. Además, como ya se ha mencionado anteriormente, el láser sella los vasos sanguíneos, de modo que evita el sangrado y permite que el paciente salga del centro con una sonda que se puede retirar al cabo de uno o dos días. Así pues, este método es totalmente eficaz, seguro y cómodo para el paciente.

 

Ventajas de la cirugía láser

La tecnología láser para tratar la hiperplasia benigna de próstata tiene varias ventajas respecto a los otros tipos de tratamiento:

  • Mínimamente invasivo
  • Resultados duraderos
  • Sin complicaciones ni riesgos típicos de los otros tratamientos
  • En régimen ambulatorio o con ingreso hospitalario mínimo
  • Sin pérdida de sangre (recomendable para pacientes de alto riesgo en tratamiento anticoagulante)
  • Alivio rápido de los síntomas • Recuperación rápida de la actividad cotidiana del paciente
  • Sondaje vesical generalmente menor de 24-48 horas
  • Mínimo riesgo de incontinencia e impotencia

 

Postoperatorio de la cirugía laser

Mientras que con los procedimientos quirúrgicos tradicionales, como la cirugía abierta, el paciente sangraba al orinar y la recuperación duraba una semana, el láser no provoca ninguna herida por la que se pueda sangrar, ofrece un alivio inmediato de los síntomas y la recuperación es muy rápida e indolora.

Así pues, el postoperatorio de la cirugía láser es más rápida y llevadera que el de otros tratamientos. El ingreso hospitalario es de entre 24 y 48 horas y en 10 días la mayoría de pacientes ya no presentan molestias y los que sí tienen afirman que son mínimas y no les afecta a su actividad diaria.

Por Dr. José Luis Carazo Carazo
Urología

El Dr. Carazo Carazo es un reputado especialista en Urología, que cuenta con más de 12 años de experiencia en la profesión. Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada. Actualmente dirige junto al Dr. Anglada el prestigioso centro de Urología UroAvanz. A lo largo de su trayectoria, ha compaginado su labor profesional con la docencia, siendo tutor de médicos residentes y responsable de la formación de médicos internos residentes de Urología en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Está capacitado para el manejo de laparoscopia robotizada con Robot quirúrgico Da Vinci.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.