¿Cómo saber si tienes una hernia abdominal?

Escrito por: Dr. José Eduardo Espinosa Guzmán
Publicado:
Editado por: Cristina Mateo

Una hernia abdominal o hernia de la pared abdominal es una anormalidad de esta estructura anatómica que consiste en una abertura o defecto por el cual sale parte del contenido del abdomen hacia el exterior.

 

Existen diferentes tipos de hernia abdominales de las cuales las más frecuentes son las hernias umbilicales (del ombligo) y las epigástricas (de la línea media). Las que afectan a la región inguinal (hernias inguinales, las más frecuentes de todas), aunque no son estrictamente abdominales, cuando se producen pueden ocasionar la salida del contenido intrabdominal a través de ellas. Otro tipo de hernias son las incisionales (eventraciones) que se producen después de incisiones quirúrgicas de la pared abdominal.

 

Las hernias abdominales son comunes y no necesariamente peligrosas

 

Habitualmente no suelen producir molestias y si lo hacen generalmente son molestias leves. La mayoría de las personas afectadas suelen observar únicamente la presencia de un bulto en la zona donde se localiza. A veces, las hernias aparecen solo al realizar un esfuerzo y generalmente pueden ser introducidas de nuevo, es decir, ser reducidas por el propio paciente o por su médico.

 

En ocasiones, un asa intestinal o un fragmento de grasa puede quedar atrapado en la hernia, un trastorno llamado encarcelación o incarceración. Una hernia incarcerada o encarcelada suele ser más dolorosa y el bulto no puede ser reducido, ocasionando el bloqueo u obstrucción del intestino.

 

En raras ocasiones la hernia aprisiona el intestino tan fuertemente que interrumpe el aporte de sangre lo que se denomina estrangulación. Es causa de dolor constante que aumenta de forma gradual, típicamente con náuseas y vómitos, no puede ser reducida y es dolorosa al tacto. Esta es una situación grave que puede ocasionar la necrosis de un asa intestinal y que requiere, generalmente, de una actuación quirúrgica de urgencia. Las hernias, sobre todo las umbilicales en adultos, causan problemas estéticos y pueden repararse en el momento en que la persona lo considere conveniente (lo que se denomina cirugía electiva).

 

En la mayoría de casos, la hernia abdominal no produce molestias.

 

Casi el 10% de la población padece algún tipo de hernia a lo largo de su vida

 

El diagnostico de esta patología es puramente clínico, es decir las hace su médico, aunque en algunas ocasiones se solicitará una ecografía o una tomografía computarizada (TC) para ayudar a determinar el diagnóstico.

 

El tratamiento de las hernias de la pared abdominal es fundamentalmente quirúrgico cuando son diagnosticadas. Sujetar la hernia hacia dentro mediante cintas, vendas u otros medios a veces ayuda a la persona a sentirse más cómoda, pero ni las curas disminuyen el riesgo de estrangulación, por lo que estos tratamientos no suelen ser recomendados. Si la hernia está encarcelada o estrangulada, la cirugía se efectúa inmediatamente. De lo contrario, la cirugía es electiva.

 

La reparación quirúrgica tiene como objetivo cerrar o cubrir la abertura de modo que el contenido abdominal permanezca en su lugar.

 

Actualmente se utilizan mallas sintéticas para cubrir los defectos herniarios lo que ha mejorado las tasas de recidiva de esta patología de forma considerable al evitar las reparaciones con tensión tisular que se realizaban antes y que eran causa importante de reproducción (recidiva herniaria). La vía de tratamiento quirúrgico puede ser abierta o por vía laparoscópica, siendo el cirujano el que indicará una u otra en función de la mejor conveniencia.

 

Cualquiera que sea la vía de tratamiento quirúrgico, el postoperatorio es cómodo y permite a los pacientes, en la mayoría de los casos, una rápida recuperación de su rutina diaria, incluyendo la laboral.

Por Dr. José Eduardo Espinosa Guzmán
Cirugía general

El Dr. Espinosa Guzmán es un reputado Doctor en Medicina y Cirugía especialista en Cirugía General y Aparato Digestivo, Coloproctología y Suelo Pélvico.

Ejerció durante años como Jefe de Servicio de Cirugía General y Apto. Digestivo del “Hospital Juan Ramón Jiménez” de Huelva y como Director de la Unidad Clínica de Gestión de Cirugía General y Apto. Digestivo del “Hospital Infanta Elena” de Huelva.

También destaca su actividad como Académico de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Sevilla y es Miembro de la Asociación Española de Cirujanos (AEC), la Asociación Española de Coloproctología (AECP) y  de la Asociación Andaluza de Cirujanos (ASAC). 

En la actualidad ejerce en el Instituto de Cirugía en Huelva (IOCir), servicio de cirugía de referencia del Hospital QuirónSalud de Huelva donde desarrolla su actividad.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..