Cómo prevenir y tratar las verrugas plantares

Escrito por: Anabel Martín Ruíz
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

Las verrugas plantares, o papilomas plantares, son lesiones benignas causadas por el Virus del Papiloma Humano (VPH) que se manifiestan en la capa epitelial de la piel. Figuran entre las 10 dermatosis (enfermedades de la piel) más frecuentes.

 

Afectan aproximadamente al 10% de la población, siendo en niños una prevalencia más alta, de hasta el 20% alcanzando su punto máximo entre los 12 y 16 años. También tiene una gran prevalencia en pacientes inmunodeprimidos.

 

Las verrugas plantares o papilomas plantares son lesiones
benignas causadas por el Virus del Papiloma Humano (VPH) 

 

¿Qué tipos de papilomas hay?

Dentro del VPH conocemos 100 subtipos. En el pie encontramos con frecuencia:

  • Verrugas comunes (tipo 2 y 4)
  • Verrugas planas (tipo 3, 10 y 28)
  • Verrugas palmoplantar profunda (tipo 1)
  • Verrugas quísticas (tipo 60)
  • Verrugas en mosaico

 

¿Qué síntomas presenta el paciente?

Generalmente son asintomáticas, pero dependiendo de su ubicación pueden ser dolorosas y/o alterar la deambulación.

 

En cuanto a la examinación de la piel encontramos pápulas verrugosas, afectando el patrón normal de los dermatoglifos con capilares trombosados y en ocasiones cubierta de hiperqueratosis.

 

En otras palabras, se presenta como una lesión elevada de aspecto verrugoso con puntos negros, con o sin dureza superficial, afectando el patrón de la huella dactilar.

 

Sus dimensiones varían desde 1 mm a varios centímetros.

 

¿Cómo se producen los papilomas en el pie?

La aparición de esta lesión está asociado a un contacto directo del VPH.

 

En pacientes inmunodeprimidos, pacientes con fuerte estrés emocional y en pacientes pediátricos se aumentan las posibilidades de infectarse de este VPH.

 

¿Se pueden prevenir?

Sí, se pueden prevenir. Evitaremos contacto directo en zonas donde concurra el VPH, un claro ejemplo son baños y piscinas públicos. Para ello evitaremos andar descalzos por estas zonas. Si no hemos frecuentado estos tipos de lugares y aun así hemos sido contagiados se valorará otras causas como estrés emocional o inmunosupresión como, por ejemplo, reciente toma de medicamentos que provocan tal causa.

 

En el caso de haber sido contagiado por el VPH es recomendable no intercambiar los calcetines de lado si han sido usados, ya que ayudaríamos a su propagación al pie sano.

 

Si tenemos convivientes en casa es recomendable desinfectar superficies donde haya deambulado descalzo/a.

 

¿Cómo se pueden tratar?

En primer lugar, este tipo de lesiones deben ser diagnosticados por un profesional cualificado, podólogo/as, médicos, dermatólogo/as.

 

Una vez diagnosticado, en nuestras consultas de podología, valoraremos el mejor tratamiento individualizado para cada paciente.

 

Entre los tratamientos encontramos el uso de ácidos, crioterapia, multipunción, láser, y en caso de ser muy resistente, la cirugía.

Por Anabel Martín Ruíz
Podología

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.