¿Cómo controlar la ansiedad?

Escrito por: Dra. Silvia González Parra
Publicado: | Actualizado: 18/07/2018
Editado por: Top Doctors®

La ansiedad es una sensación normal que experimentamos alguna vez en momentos de peligro o preocupación. Nos sirve para poder reaccionar mejor en momentos difíciles.

Cuándo acudir al especialista por la ansiedad

La ansiedad puede llegar a convertirse en un problema si la sentimos con cierta frecuencia sin que parezca haber razón para ello, los síntomas son prolongados y graves o nos impiden hacer lo que queremos.  Es entonces cuando debemos acudir a un especialista.

Como la ansiedad es una reacción normal, el objetivo no es hacer que desaparezca, sino aprender a controlarla y reducirla a niveles manejables. 

Cuando hay dificultades para controlar la ansiedad esta tiende a mantenerse, incluso si no hay causa aparente para ello. Las personas se habitúan a preocuparse en exceso de sus problemas, a esperar dificultades o a evitar situaciones difíciles. En ocasiones hacen cosas que sólo les tranquiliza inicialmente, como extremar el orden o repetir comprobaciones. El cuerpo se acostumbra a estar tenso y se crea un círculo vicioso: como los síntomas son desagradables, la persona se vuelve más sensible a cualquier alteración física, se preocupa continuamente de que le pueda pasar algo, hecho que le hace estar más ansioso.

¿Hay personas predispuestas a tener ansiedad?

Existen algunas personas más vulnerables a padecer ansiedad como aquellas con tendencia a una preocupación excesiva, a reaccionar exageradamente ante las dificultades o que han sufrido experiencias difíciles. A veces, la acumulación de pequeños problemas causa ansiedad.

¿Es cierto que la ansiedad aumenta en primavera y otoño? ¿Por qué?

La ansiedad es el trastorno más sensible a los cambios de tiempo. En primavera y otoño aumentan los casos de ataques de pánico, angustia, pero también de depresión e incluso los suicidios. 

En primavera y otoño aumentan los casos de ansiedad

Tipos de ansiedad

Existen diferentes tipos de ansiedad patológica:

  1. Trastorno de ansiedad generalizada: sensación general y constante de preocupación.
  2. Trastorno de pánico: ataques súbitos de sentimientos de pánico con ansiedad intensa.
  3. Agorafobia: sentimientos de pánico en los lugares en los que la persona tiene la sensación de no poder salir, escapar o de sentirse desprotegida.
  4. Trastorno de estrés post traumático: ansiedad intensa tras haber vivido una experiencia aterrorizante que implica amenaza o daño físico.
  5. Fobia social: ante las situaciones sociales.
  6. Fobias específicas: ante situaciones muy específicas como la proximidad a determinados animales o la altura.

¿Qué debemos evitar si tenemos ansiedad?

Algunas personas, para tratar de reducir la tensión desagradable de la ansiedad, suelen comer, fumar o beber en exceso. Otras personas evitan las situaciones que le producen ansiedad. De momento, esa estrategia funciona pero a largo plazo el miedo se potencia, la persona pierde la confianza en sí misma y los problemas van en aumento.

¿Cómo podemos controlar la ansiedad?

Para reducir la ansiedad podemos trabajar en diferentes áreas como:

  • Entender lo que nos está pasando, descubrir la causa que ha podido producir la ansiedad y actuar sobre ella.  Es fundamental buscar soluciones. El exceso de trabajo o los problemas sin resolver desgastan emocionalmente. 
  • Reducir el estrés. Para ello es importante gestionar el tiempo y realizar descansos regularmente. Hacer ejercicio, aprender a relajarnos, a distraernos o dormir lo suficiente. Revisar las prioridades en la vida, las responsabilidades y ponernos objetivos realistas. No exigirnos demasiado. Ayuda confiar en alguien y no mantener emociones reprimidas.
  • Llevar una dieta equilibrada, que incluya todos los nutrientes con frutas, vegetales y nueces. Las dietas basadas en alimentos procesados favorecen los déficits de algunos nutrientes que pueden incrementar estos síntomas, como algunas vitaminas, minerales, ácidos grasos poliinsaturados, omega-3 o determinados aminoácidos. Conviene evitar bebidas que tengan cafeína u otros estimulantes. A veces algunos medicamentos como los del resfriado pueden agravar los síntomas.
  • Aprender a calmarse y pensar más claramente. Reducir las preocupaciones irracionales.
  • Intentar no huir o evitar situaciones difíciles, esperar a que el miedo ceda. El miedo se vence atravesándolo.
  • Practicar ejercicios de relajación. Meditación. Respirar despacio.

Uno de los principales trucos para superar la ansiedad es la perseverancia. No podemos dejarnos desanimar por los normales altibajos de la recuperación.

Por Dra. Silvia González Parra
Psiquiatría

Ha trabajado durante más de veinte años como especialista en Hospitales y Centros de Salud Mental de la Sanidad pública y privada (trabajo asistencial, investigador y docente). Compagina su labor asistencial con la docencia, siendo profesora Asociada de la Facultad de Medicina de la Universidad Francisco de Vitoria y colaboradora docente de la Facultad de Psicología de la Fundación Universitaria San Pablo CEU y la Universidad Cardenal Cisneros. Es autora y coautora de varios proyectos de investigación, comunicaciones y publicaciones, y ha participado en varios proyectos de investigación, algunos de ellos se reflejan en varias publicaciones de revistas médicas, así como capítulos especializados en libros y comunicaciones (tanto orales como escritas) a diferentes congresos nacionales e internacionales.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.