¿Cómo concebir tras un embarazo ectópico?

Escrito por: Dra. Paula Ferrer Molina
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

Cuando el ovocito fecundado se implanta fuera de la cavidad endometrial se produce lo que conocemos como embarazo ectópico o extrauterino. Este tipo de gestaciones no pueden ir adelante y suponen un riesgo que puede ser grave para la madre, por lo que está indicada la interrupción del embarazo. Tratado a tiempo, el embarazo ectópico no supone ningún riesgo para la fertilidad de la mujer, que puede conseguir una gestación posterior con éxito.

 

¿Por qué se produce un embarazo ectópico y por qué es peligroso?

El embarazo ectópico se produce porque el óvulo, una vez fecundado, implanta y empieza a desarrollarse fuera del útero. Generalmente, suele implantar en las trompas de Falopio, aunque también puede anidar en un ovario, en la cavidad abdominal o en el cuello del útero.

Las trompas de Falopio son estrechas, tienen las paredes más frágiles que el útero y no están preparadas para albergar el desarrollo de un embrión. Si aún así el embrión continúa su desarrollo en ellas, puede llegar incluso a romperlas. Por tanto, es fundamental conocer sus síntomas para poder tratarlo lo antes posible.

Las trompas de Falopio son estrechas, tienen las paredes más frágiles que el útero y no están preparadas para albergar el desarrollo de un embrión
 

 

Causas del embarazo ectópico

Alrededor de un 50% de las mujeres que sufren un embarazo ectópico han tenido alguna enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) previa, como la salpingitis (inflamación de las trompas de Falopio).

Otras causas del embarazo extrauterino son las obstrucciones y/o malformaciones congénitas en las trompas de Falopio, las adherencias por una cirugía anterior, la endometriosis, un embarazo ectópico previo, el uso de dispositivos intrauterinos (DIU) o una cirugía tubárica previa.

 

Síntomas del embarazo ectópico

Los síntomas del embarazo ectópico que deben ponerte en alerta y por los que debes acudir al médico son:

  • Dolores constantes en un lado del abdomen, aislados o acompañados de náuseas, vértigos y trastornos intestinales o urinarios.
  • Síntomas de hemorragia interna (palidez, tensión baja, etc.).
  • Dolor abdominal intenso. Si la rotura de la trompa es repentina, la mujer experimentará dolor agudo en la parte inferior del abdomen acompañada de una intensa presión en el recto, tensión arterial baja y dolor en el área del hombro.

 

Cómo tratar el embarazo ectópico

El embarazo ectópico es peligroso para la madre y, por ello, es necesario interrumpirlo de forma quirúrgica o médica. El tratamiento quirúrgico por laparoscopia consiste en la extirpación de la trompa (salpinguectomía) o en su apertura y limpieza (salpingostomía). El tratamiento farmacológico consiste en inyecciones para reabsorber el tejido embrionario.

La elección de un tratamiento u otro depende de la localización del embrión y de las semanas de gestación. El tratamiento quirúrgico está indicado cuando el embarazo se encuentra en estado avanzado o si la madre está en periodo de lactancia de otro hijo. De la misma forma, si hay mucho tejido cicatricial en el abdomen, hemorragias intensas o el embrión es demasiado grande, se deberá recurrir a una cirugía abdominal mayor.

Alrededor de un 50% de las mujeres que sufren un embarazo ectópico han tenido alguna enfermedad inflamatoria pélvica
 

 

¿Se puede prevenir el embarazo ectópico?

La mayoría de los embarazos ectópicos no pueden prevenirse pero, si padeces endometriosis o si has pasado por una infección o enfermedad que haya podido afectar a las trompas de Falopio, cuando vayas a buscar un embarazo conviene que lo consultes con tu ginecólogo, ya que realizar un diagnóstico precoz es la mejor forma de evitar consecuencias graves.

 

¿Podré volver a quedarme embarazada?

Tras la interrupción de un embarazo ectópico se recomienda a la mujer que espere un tiempo prudencial antes de volver a quedarse embarazada. El embarazo ectópico no tiene por qué afectar a su fertilidad, aunque depende de si este ha causado daño en las trompas de Falopio. Por otra parte, las mujeres que han sufrido un embarazo ectópico tienen más riesgo de padecer otro, sobre todo si la causa es una obstrucción de las trompas de Falopio o una malformación o  infección previa.

Tras un embarazo ectópico muchas mujeres logran un nuevo embarazo sin problema. En el caso de que ambas trompas hayan sido extirpadas o no sean permeables, la única opción es realizar una fecundación in vitro, una técnica cuya tasa de éxito en pacientes con daño tubárico es muy alta, ya que consiste en depositar directamente el embrión, ya fecundado, en el útero.

Por Dra. Paula Ferrer Molina
Reproducción asistida

La Dra. Ferrer es una reputada especialista en Ginecóloga, experta en Reproducción Asistida. Cuenta con más de 10 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en la materia. Está subepecializada en técnicas de Reproducción Asistida y ha investigado en pautas de desarrollo endometrial. En el año 2015 se doctoró en Medicina por la Universidad Autònoma de Barcelona. Y actualmente ejerce en CREA, Centro Médico de Reproducción Asistida. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.