¿Cómo afectan los dispositivos intracardiacos a la práctica deportiva?

Escrito por: Dra. Amelia Carro Hevia
Publicado:
Editado por: Cristina Mateo

Los dispositivos cardíacos relacionados con el manejo de arritmias cardíacas incluyen marcapasos y desfibriladores automáticos implantables (DAI). En general, un paciente portador de uno de estos dispositivos está más protegido frente a las consecuencias de una arritmia que previamente a su implante.

 

Por ello, es importante tratar de adaptar la práctica deportiva considerando riesgos-beneficios y no hablar de forma dicotómica de aptitud o restricción.

 

La presencia de un marcapasos no suele representar una contraindicación absoluta para la práctica deportiva de competición. Deben ser conscientes de que llevan consigo un aparato y deben seguir ciertas precauciones (no restricciones) para asegurar su buen funcionamiento.

 

Pueden hacer vida normal y se benefician de incorporar en su rutina diaria un programa de ejercicio físico. De entre todas las disciplinas, las más adecuadas son caminar, nadar, montar en bici o practicar yoga, entre otras. Existe riesgo de afectar al dispositivo si se someten a deportes con riesgo de colisión, que es preferible evitar.

 

Además deben posponer el inicio de la actividad deportiva seis semanas desde el implante del dispositivo y después de la realización de una prueba de esfuerzo.

 

Los deportistas con marcapasos son aptos para la participación en deportes.

 

Otras recomendaciones a tener presentes son:

  • Evitar los deportes de contacto.
  • Movimientos extremos del brazo homolateral al implante
  • Evitar los deportes con exposición a campos electromagnéticos.
  • Ajustar la configuración del dispositivo y recomendar una actividad física con un nivel de intensidad por debajo de la frecuencia cardiaca del umbral de desfribilación.

 

 

¿Qué ocurre con los deportes de competición?

 

Tampoco hay riesgos mayores para portadores de marcapasos, pero sí es importante identificar tres aspectos fundamentales:

  1. Riesgo de arritmias durante el ejercicio. La incidencia de eventos cardiovasculares durante los programas de actividad física programada en la población con enfermedad coronaria es muy baja, pero los pacientes con DAI tienen un mayor riesgo de complicaciones arrítmicas.
  2. Respuesta aeróbica al ejercicio físico en la población portadora de DAI. El efecto de la actividad física sobre la capacidad aeróbica en la insuficiencia cardíaca, depende de la intensidad del ejercicio
  3. Impacto del ejercicio físico en el bienestar psicosocial. La ansiedad y el miedo son las manifestaciones psicológicas dominantes experimentadas por los portadores de DAI. La restricción del deporte se asocia a un sentimiento de falta de capacidad y este es uno de los aspectos negativos más importantes de llevar un marcapasos o DAI.

 

Los deportistas con marcapasos o DAI pueden ser considerados aptos para la participación en deportes con mayores componentes estáticos y dinámicos si están libres de requerir terapia por arritmia ventricular durante 3 meses.

 

Sin embargo, precisan de un adecuado asesoramiento en relación con el riesgo potencial de padecer choques inapropiados o traumas relacionados con la activación del dispositivo.

 

 

Desfibrilación en pacientes con DAI

 

Cuando existen fallos del dispositivo que no pueden evitar una parada cardíaca es necesario actuar conforme a las normas de resucitación cardiopulmonar. La mayoría de los DAI actuales disponen de sistemas transvenosos que no interfieren con la desfibrilación externa.

 

No obstante, algunos dispositivos más antiguos pueden incorporar electrodos o parches subcutáneos en la región apical que pueden aumentar los umbrales de desfibrilación externa.

 

Una vez solucionado el problema, deberá ser un especialista en arritmias o entrenado en el manejo de estos dispositivos el que compruebe el funcionamiento del DAI y los pasos posteriores a seguir.

Por Dra. Amelia Carro Hevia
Cardiología

Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Oviedo, la Dra. Amelia Carro es una reputada especialista en Cardiología con más de una década de experiencia médica. Licenciada en Medicina por la Universidad de Oviedo y Especialista en Cardiología vía MIR (Hospital Universitario Central de Asturias). En el año 2008 obtuvo el Diploma de Estudios Avanzados, Anatomía y Embriología Humanas por la Universidad de Salamanca. Posteriormente obtuvo el Título de Doctora en Medicina por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Coordinadora nacional del Grupo de Trabajo de Cardiología del Deporte, es miembro activo de las Sociedad Española de Cardiología. Desde 2013 dirige el Instituto Corvilud, labor que compagina con la instrucción de yoga  en la Escuela de Profesores Sanatana Dharma; también es terapeuta de Reiki por la Federación Española de Reiki

La Dra. Amelia Carro atiende pacientes por telemedicina y realiza visitas domiciliarias para lo siguiente: 

  • Educación y tecnologías en salud
  • Prehabilitación cardiaca
  • Cardiología deportiva
  • Atención cardiológica domiciliaria (consultar disponibilidad)

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..