¿Cómo afecta el COVID-19 a las personas que sufren diabetes?

Escrito por: Dr. Daniel Cabo Navarro
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

La pandemia por COVID-19 ha demostrado que no afecta a todas las personas de igual forma, ya que en general es más benévola en personas jóvenes y provoca más riesgos en personas que tienen edades más avanzadas.

 

La hospitalización por COVID-19, así como la intubación traqueal, la permanencia en la UCI y la mortalidad es algo que puede afectar a cualquier individuo de cualquier edad, aunque esté sano. Sin embargo, se ha observado que el riesgo de enfermedad grave se acentúa en aquellas personas que tienen edades avanzadas o que tienen patologías previas, como es el caso de la diabetes.

 

Se ha observado que el riesgo de enfermedad grave por
COVID-19 se acentúa en aquellas personas que sufren diabetes

 

COVID-19 y pacientes con diabetes

Los datos demuestran que los pacientes que padecen diabetes tipo 2 cumplen más estos criterios de severidad por su perfil de edad más avanzada y más comorbilidades. Sin embargo, en los pacientes con diabetes tipo 1 también se ha observado que existe un mayor riesgo de gravedad y mortalidad que la población general, sobretodo en personas de más de 49 años.

 

Muchas de las personas que sufren diabetes también presentan obesidad, y este también constituye un factor de riesgo de evolución severa de enfermedad por COVID-19.

 

Estas patologías, sumadas a la edad y a otras enfermedades que el paciente puede padecer, provocan un mayor riesgo de disfunción de los órganos del paciente infectado por COVID-19. Esto se debe a que el organismo pierde la capacidad defensiva para responder de forma coordinada y correcta a la infección. Y de hecho, en algunos casos, lo hace de forma descontrolada y excesiva, ocasionando más daño que el propio virus.

 

En el paciente que padece diabetes, se ha observado que una forma de descubrir una posible infección por COVID-19, de la misma forma que otros virus, es a causa de la hiperglucemia en la monitorización habitual por motivos no justificados, en muchos casos difícil de controlar.  El mantenimiento de esta hiperglucemia en el tiempo constituye un indicador de gravedad de enfermedad que se ha relacionado con una mayor mortalidad.

 

El tratamiento de pacientes con diabetes infectados por COVID-19

Los objetivos del tratamiento de los pacientes con diabetes varían en función de las características del paciente, así como la gravedad del cuadro clínico. Sin embargo, siempre van dirigidos a prevenir la hipoglucemia, la hiperglucemia significativa o el riesgo de desarrollo de cetoacidosis diabética:

  • Los pacientes que sufren diabetes tipo 2, asintomáticos o clínica leve sin descompensaciones glucémicas importantes, deben mantener el tratamiento pautado. Sin embargo, es importante consultar con el médico para que pueda valorar la necesidad de cambiar el tipo de tratamiento de forma temporal o ajustar la dosis del mismo. Es importante mantenerse bien nutrido y bien hidratado, así como medirse la glucemia capilar 2 veces al día.
  • En los pacientes con diabetes tipo 2 que presentan síntomas leves y que mantienen controles glucémicos más elevados, se deberá ajustar el tratamiento antidiabético. Además, estos pacientes deberán iniciar insulina de larga duración que será administrada cada 24 horas. Sin embargo, es importante ajustar la dosis progresivamente en función de los controles glucémicos capilares, que se deberán hacer un mínimo de 2 veces al día o más si se precisa por empeoramiento del control. En este caso, también es muy importante mantenerse bien nutrido y bien hidratado. Si se observa un empeoramiento clínico, es fundamental acudir a la consulta del especialista para que pueda valorar el estado del paciente.
  • En pacientes con diabetes tipo 1, se deben monitorizar las glucemias capilares cada 2 o 4 horas, según el control. Además, deberán vigilar sus cetonemias mediante muestra capilar, especialmente si hay síntomas importantes.

 

La importancia de mantenerse nutrido e hidratado

Si a pesar de estas medidas persiste la clínica que complica mantener una buena hidratación o ingesta, y los cuerpos cetónicos persisten elevados, es importante acudir a la consulta del médico especialista para que pueda indicar el tratamiento más adecuado.

Por Dr. Daniel Cabo Navarro
Endocrinología

El Dr. Daniel Cabo Navarro es un reconocido endocrinólogo en Málaga que destaca por el tratamiento de las patologías de obesidad, diabetes, y problemas de tiroides. Se licenció en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra y posteriormente se especializó en Endocrinología vía MIR por el Hospital Vall d´Hebron de Barcelona. 

Ha desarrollado su actividad asistencial en diversos centros nacionales y actualmente visita a sus pacientes en varios centros de Málaga, Fuengirola y Campo de Gibraltar. A su vez, es autor de diversas publicaciones científicas y ponente en congresos de la especialidad. 

Actualmente, dirige su propia consulta privada de Endocrinología en Málaga, compaginando su labor profesional en el Centro Médico Malagueta Quirónsalud, en Quirónsalud Fuengirola, en el Hospital Quirónsalud Campo de Gibraltar o en la Clínica Universal. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..