Cómo abordar la ansiedad sostenida

Escrito por: Dr. Manuel Alfonso Simón
Publicado:
Editado por: Patricia Pujante Crespo

La ansiedad puede definirse como una situación de miedo sostenido. El miedo es algo necesario para el ser humano y para cualquier otro animal, para poder evitar las situaciones de peligro (“que no se nos coman los depredadores”).

El miedo es una reacción fisiológica normal. En el ser humano aparece una complicación a partir de la capacidad simbólica del pensamiento humano. En otros animales una vez desaparece el “depredador” se acaba el miedo, pero el hombre puede imaginar y anticipar todo tipo de peligros, aunque no estén presentes. Por ello es relativamente fácil entrar en situaciones de miedo sostenido, de ansiedad.

La ansiedad es una situación de miedo sostenido más común de lo que pensamos

 

Factores que pueden influir en el hecho de desarrollar ansiedad

En la ansiedad pueden influir factores ambientales, situaciones estresantes (época de exámenes, por ejemplo), que pueden prolongarse en el tiempo y mantienen activa la respuesta fisiológica. Una mala gestión de la situación es causa frecuente de entrar en estados de ansiedad persistente.

Existen también diferencias en la fisiología de cada persona que hacen que unas personas sean mucho más propensas a tener ansiedad que otras. De la misma forma que algunas personas tienen el colesterol alto a poco que no vigilen su dieta, otras pueden comer casi cualquier cosa y no les sube el colesterol. Además de la dieta y ejercicio (factores ambientales en el símil de miedo) hay un factor fisiológico que es determinante. Ese factor es, naturalmente, hereditario.

En el caso de la ansiedad el factor hereditario es doble, ya que, además de tener una fisiología proclive a la ansiedad, es muy probable que se haya crecido en un ambiente en el que se transmiten las cosas con ansiedad y se ve el mundo como algo más amenazante de lo que es. Así, si mi padre o madre sufren ansiedad, yo habré crecido en un ambiente proclive a la ansiedad, además de tener una carga genética de mayor tendencia a la ansiedad.

 

Síntomas de alerta: cuándo estoy sufriendo ansiedad

La ansiedad es fácilmente identificable, ya que todos tenemos o hemos tenido episodios de ansiedad. El factor más importante a tener en cuenta es si esa ansiedad es persistente o interfiere en nuestra calidad de vida.

De alguna manera el diagnóstico es cuantitativo. La “cantidad” de ansiedad, su persistencia y la interferencia en nuestra calidad de vida son factores a tener en cuenta para pedir ayuda profesional de un especialista en Psiquiatría. También es importante tener en cuenta si esa ansiedad afecta a otras funciones de nuestro cuerpo (factor psicosomático).

 

Cómo tratar la ansiedad y resultados de la terapia

Los resultados del tratamiento de ansiedad son favorables. Hay que identificar, en cada caso, los componentes del cuadro clínico y diseñar un plan terapéutico que, generalmente, incluye el tratamiento del factor biológico y el de la gestión de la ansiedad (factor psicológico).

Por Dr. Manuel Alfonso Simón
Psiquiatría

El Dr. Alfonso es un prestigioso especialista en Psiquiatría. Cuenta con más de 35 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos campos de la especialidad. En concreto, es experto en patologías complejas, depresiones resistentes, fobias, TOC y trastornos del sueño, entre otras patologías psiquiátricas. A lo largo de su trayectoria ha combinado su labor asistencial con la docencia, siendo profesor del Departamento de Psicología Médica y Psiquiatría de la Universitat Autónoma de Barcelona. Actualmente dirige su propio equipo de Psiquiatría.

 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..