Comer compulsivamente

Escrito por: Mª José Moreno Magaña
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

Comer compulsivamente es una patología que debe tenerse en cuenta cuando se habla de Trastornos Alimentarios. Se caracteriza por una ingesta de alimentos excesiva que produce una satisfacción inmediata que, sin embargo, desaparece al poco rato.

Características de los atracones:

En el plano de los sentimientos, en un primer momento,  un atracón puede ser placentero. El sabor y la textura de la comida pueden parecer intensamente agradables. Sin embargo estos sentimientos suelen durar poco. Pronto son reemplazados por un sentimiento de disgusto hasta poder llegar a sentir asco por lo que se está haciendo, pero la persona que está teniendo un atracón es incapaz de parar. Además, las personas que se dan atracones sienten mucha ansiedad.

La forma típica de comer durante un atracón es hacerlo de manera muy rápida. Se engulle la comida más que masticarla. Hay personas que beben mucho para ayudarse a tragar y esto lleva a una sensación de estar llenas o hinchadas. Además el tipo de alimentos que suelen escoger para los atracones son dulces o comida basura.

Muchos pacientes coinciden en que tienen la sensación de que su conciencia ha sido alterada. A menudo describen que durante la ingesta compulsiva se sienten como si estuvieran en trance, como si no fuera uno mismo el que está comiendo de esa manera.

 

 

Atracón y Dieta

La mayoría de las personas que padecen estos problemas suelen hacer dieta. En muchas ocasiones la dieta precede a los episodios compulsivos pero con frecuencia también es una respuesta a ellos.  De hecho, en muchos de los casos que veo en la consulta el inicio de los atracones se produce tras seguir durante un tiempo una dieta restrictiva.

Es bastante habitual la alternancia entre fases en las que consiguen hacer dieta y periodos de ataques compulsivos. Como resultado su peso corporal puede fluctuar mucho y en muchos casos hay sobrepeso, lo que suele influir negativamente en la autoimagen y la autoestima de la persona.

Problemas físicos y psicológicos relacionados con los atracones

El trastorno por atracón deteriora considerablemente la calidad de vida. Pueden sentirse deprimidos y desmoralizados. Las personas que comen compulsivamente son también propensas a tener problemas de ansiedad. Algunas evitan los compromisos sociales, especialmente los relacionados con las comidas. Además las oscilaciones bruscas en el estado de ánimo son muy frecuentes.  Por todo ello las relaciones sociales o familiares pueden deteriorarse mucho.

Como consecuencia de los atracones hay problemas digestivos como sentirse hinchado, las digestiones son muy largas, y en casos graves, se dilata el estómago, hasta  poder hacer que se desgarren las paredes. A esto hay que añadir las consencuencias nutricionales que produce el comer de una manera tan descompensada.

Tratamiento

El tratamiento psicológico adecuado es el tipo cognitivo-conductual.  Así se tratan los aspectos cognitivos del problema (la preocupación por el peso o la comida, el pensamiento todo-nada y la baja autoestima), mientras que la parte conductual se dirige a abordar los hábitos alimentarios negativos, habilidades sociales…

Asimismo, los sentimientos de depresión y muchos conflictos interpersonales mejoran notablemente o desaparecen del todo cuando se supera el problema de los atracones. 

Por Mª José Moreno Magaña
Psicología

Es una psicóloga con una amplia experiencia en el tratamiento de trastornos alimentarios. Además de la carrera, realizó un máster en Intervención Conductual en Psicología de la Salud por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente es profesora de un máster sobre Psicología Clínica y de la Salud en el ISEP. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes