Cáncer de piel: diagnóstico, prevención y tratamiento

Escrito por: Dr. Vicente Manuel Leis Dosil
Publicado: | Actualizado: 21/07/2018
Editado por: Anna Raventós Rodríguez

 

Cáncer cutáneo: qué tipos hay y cómo se da

Los tipos más frecuentes de cáncer cutáneo son el carcinoma basocelular (CBC), el carcinoma epidermoide (CEC) y los melanomas, por este orden. Aunque no disponemos de buenos registros, sabemos que el CBC es el tumor maligno más frecuente de todos, cutáneos o no.

 

El CBC y el CEC derivan de los queratinocitos, que son las células que componen la epidermis. El melanoma, a su vez, deriva de los melanocitos, que son las células que fabrican el pigmento de la piel.

 

Otros tipos menos frecuentes son el carcinoma de células de Merkel, el dermatofibrosarcoma protuberans y los linfomas cutáneos. El Dr. Vicente Manuel Leis Dosil, Dermatólogo experto en Cáncer de Piel, Melanoma y Cirugía Dermatológica, entre otras especialidades cutáneas, trata las problemáticas relacionadas con el cáncer de piel.

 

Factores de riesgo ante el cáncer de piel

La principal causa de los tres tipos de cáncer de piel más frecuentes es la radiación ultravioleta. Pero el patrón de exposición es diferente en cada uno. El carcinoma epidermoide se relaciona con exposiciones crónicas, acumuladas y continuadas, y en cambio el carcinoma basocelular y la mayoría de los melanomas con exposiciones intensas y puntuales.

 

En consecuencia, son factores de riesgo ante posibles casos de cáncer de piel son las quemaduras solares en la infancia, el uso de cabinas de bronceado y los trabajos o actividades de ocio y deportivas al aire libre. El tabaco es otro factor de riesgo, especialmente para el cáncer de labio y mucosa de la boca.

 

Los tipos más frecuentes de cáncer cutáneo son el carcinoma basocelular, el carcinoma epidermoide y los melanomas 

 

Las radiaciones ionizantes pueden provocar la aparición de cáncer de piel en pacientes que han recibido radioterapia y en personas que se exponen a estas radiaciones por su trabajo. Además, cada vez conocemos mejor la implicación del virus del papiloma humano (VPH) en el origen de ciertos tumores, como carcinomas en ano, pene o vulva por virus de alto riesgo en pacientes inmunodeprimidos.

 

Tipologías de predisposición en pacientes ante el cáncer de piel

Aparte de los factores ambientales de los que hablábamos (radiación UV, tabaco, radiaciones ionizantes), hay características intrínsecas de las personas que les confieren un mayor riesgo de desarrollar un cáncer de piel.

 

Los principales factores de riesgo para personas, que puedan sufrir carcinoma son:

 

  • Tener la piel clara, los ojos claros, y el pelo rubio o pelirrojo.
  • Contar con antecedentes familiares o personales de cáncer cutáneo.
  • Estar inmunodeprimido.
  • Tener muchos nevus atípicos, irregulares.

 

Existen síndromes secundarios a alteraciones genéticas cuyos portadores presentan tumores cutáneos múltiples y de forma muy precoz. Los más conocidos son el síndrome de Gorlin y el xeroderma pigmentoso.

 

Signos iniciales de padecer cáncer de piel

El carcinoma basocelular se manifiesta habitualmente como una lesión elevada, que va creciendo poco a poco, sangra a veces con pequeños roces y forma costras que se caen y se vuelven a formar. A veces tienen un color oscuro, pero otras son rojas o con un brillo similar al de una perla.

 

Las localizaciones típicas son la nariz, las orejas, la frente y las mejillas. Los pacientes jóvenes presentan un subtipo de carcinoma basocelular, el cual se asienta sobre todo en la espalda como parches rojizos, de pocos centímetros, con pequeñas costras en la superficie, las cuales a veces son múltiples.

 

Ante un nódulo carnoso, sangrante, con facilidad para ulcerarse, que crece progresivamente, hemos de sospechar un carcinoma epidermoide. Otra posible forma de presentación de este tumor es una lesión queratósica, verrucosa, llegando incluso a formar un cuerno cutáneo. Aparecen sobre todo en el cuero cabelludo, las orejas, los labios y las extremidades.

 

Para detectar lo antes posible lesiones pigmentadas sospechosas de tratarse de un melanoma, hay que aplicar la regla ABCDE:

 

  • A. Lesiones Asimétricas.
  • B. Con los Bordes irregulares.
  • C. Con varios Colores.
  • D. Con un Diámetro de más de 6 mm.
  • E. Con cambios en forma y tamaño en su Evolución.

 

Los melanomas pueden surgir a partir de un lunar previo, pero también en piel donde no había ninguna lesión previa. Existe una variante sin pigmento, mucho más difícil de sospechar.

 

La principal causa de los tres tipos de cáncer de piel más frecuentes es la radiación ultravioleta

 

Diagnóstico y tratamiento a seguir ante el diagnóstico de un melanoma

La historia clínica y la exploración física suelen ser suficientes para establecer el diagnóstico. Contamos con la ayuda de la dermatoscopia, una prueba no invasiva que permite ver de forma ampliada y un poco en profundidad la distribución del color en la lesión, así como su vascularización. Se han ido definiendo una serie de figuras y patrones que ayudan a distinguir lesiones benignas de sospechosas e incluso a hacer un diagnóstico más preciso.

 

Otra técnica no invasiva que está ganando importancia en las consultas de oncología cutánea es la ecografía. Con las mejoras tecnológicas que ha experimentado en los últimos años, podemos examinar la estructura de la piel y evaluar las lesiones sospechosas mejorando nuestra precisión diagnóstica.

 

En todo caso, cuando existan dudas, la prueba más precisa y definitiva es la biopsia cutánea.

 

El mejor tratamiento para el carcinoma basocelular y el carcinoma epidermoide, siempre que sea posible, es la extirpación quirúrgica.

 

En lesiones superficiales, que todavía no son invasoras, disponemos de otros tratamientos como la terapia fotodinámica y el imiquimod en crema. Para los excepcionales casos de carcinoma basocelular metastásicos o que no se puedan operar, disponemos desde hace unos pocos años de un fármaco llamado vismodegib.

 

El mejor tratamiento del melanoma es la extirpación lo antes posible, mientras sea todavía un tumor muy poco profundo y sin metástasis. Hasta no hace mucho no disponíamos de ningún tratamiento realmente eficaz para melanomas avanzados. Sin embargo, los nuevos fármacos biológicos, sobre todo los que actúan estimulando la inmunidad del paciente frente a las células del tumor, están abriendo prometedoras vías de investigación y ofreciendo ya resultados en cuanto a prologar la supervivencia de los pacientes.

 

Cómo protegernos ante el cáncer de piel

Dado que la principal causa de cáncer cutáneo es la radiación ultravioleta, es evidente que la mejor forma de prevenirlo es haciendo una buena fotoprotección. Es vital educar en fotoprotección a nuestros niños, y evitar quemaduras solares en la infancia. El uso de cabinas de bronceado está radicalmente desaconsejado.

 

También es importante que las personas observen su piel, sus lunares y otras lesiones, y consulten ante cualquier cambio sospechoso. Los pacientes con nevus atípicos múltiples se pueden beneficiar de revisiones periódicas por parte de un dermatólogo.

Por Dr. Vicente Manuel Leis Dosil
Dermatología

Dermatólogo con más de 10 años de experiencia, dirige Idelia Dermatología y desempeña labor asistencial en consultas de dermatología, atendiendo dermatología general y, sobre todo, oncología cutánea. Es autor de numerosos artículos científicos y ponente habitual en reuniones y congresos de Dermatología, ha participado en comisiones consultivas hospitalarias de asesoramiento en organización de quirófanos y en atención continuada y relaciones con atención primaria.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.