Cambios en el tratamiento de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

Escrito por: Dr. Jordi Monés Carilla
Publicado: | Actualizado: 23/04/2018
Editado por: Top Doctors®

Una de las principales complicaciones en la terapia para tratar la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es el posible desgarro del epitelio, que implica la pérdida de la agudeza visual de forma irreversible para el paciente. Este efecto adverso aparece en cerca del 40 por ciento de los casos considerados de alto riesgo, es decir, cuando presentan una gran cantidad de líquido en el epitelio.

En estos casos estamos obligados a tratar porque sabemos que la enfermedad causará una pérdida de visión, pero por otro lado también sabemos que el riesgo de rotura que implica el tratamiento es alto. Una de las hipótesis que explican este efecto es que la contracción de los neovasos que se da como consecuencia del fármaco antiangiogénico aplicado durante la terapia ocurre de manera muy brusca, lo que contribuye al desgarro del epitelio.

 

 

Por ello, reducir la dosis habitual de las inyecciones y duplicar la frecuencia de las inoculaciones en la terapia para el tratamiento de la degeneración macular asociada a la edad podría rebajar el riesgo de rotura del epitelio en pacientes con alto riesgo. Sin embargo, en ningún caso justifica usar media dosis en los pacientes estándar o de riesgo bajo.

Un análisis realizado por nuestro equipo que nos publicó la revista Clinical Ophtalmology demuestra que redistribuir las dosis en el tratamiento de pacientes de alto riesgo reduce los efectos adversos asociados a la pérdida de agudeza visual. La prueba se realizó en una paciente de 71 años que presentaba grandes desprendimientos del epitelio. Para tratarla se le administraron 2,5 miligramos de ranibizumab, que es la mitad de la cantidad habitual de la terapia, pero con un periodo quincenal en lugar de mensual, con lo que se mantenía la misma dosis total del tratamiento.

Los resultados demostraron que la redistribución de las dosis en la terapia ayudó a estabilizar paulatinamente la proliferación angiomatosa retinal y la agudeza visual se pudo conservar sin complicaciones patentes.  

Por Dr. Jordi Monés Carilla
Oftalmología

El Dr. Jordi Monés es uno de los mejores oftalmólogos en enfermedades de mácula, retina y vítreo, experto en tratamientos para degeneración macular, la retinopatía diabética, las enfermedades maculares y la microcirugía vitrirretinal. Con formación en Estados Unidos, actualmente ocupa el cargo de Director del Instituto de la Mácula del Centro Médico Teknon. Durante los últimos 12 años ha sido uno de los investigadores de la mayoría de ensayos clínicos multicéntricos internacionales para el tratamiento de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) y miembro consejero de varios grupos de investigación. Ha publicado en revistas científicas y libros especializados y ha dado más de 200 conferencias en congresos y reuniones internacionales.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.